Fútbol mexicano

La sombra del racismo acecha a la liga mexicana de fútbol

Verón, capitán de los Pumas, el equipo que disputará la final, está siendo investigado por haber llamado simio al colombiano Darwin Quintero

Darío Verón (i) forcejea con Quintero
Darío Verón (i) forcejea con QuinteroMEXSPORT

La sombra del racismo sobrevuela la liga mexicana de fútbol. El capitán de los Pumas, uno de los dos equipos que disputará dentro de dos días la final del campeonato contra Tigres, está siendo investigado por haber llamado "simio" al jugador colombiano Darwin Quintero. Darío Verón y la directiva de su equipo lo niegan pero el afectado y sus compañeros, los futbolistas del América de México, mantienen la acusación. 

Las semifinales entre América y Pumas parecieron más un parte de sucesos que un partido de fútbol. El encuentro podría haber sido portada del periódico amarillista Alarma. El árbitro acabó expulsando a cuatro jugadores, todos del América. En la refriega hubo varios encontronazos. El más desagradable, sin duda, es este que implica a Verón y que pone sobre la mesa un debate incómodo: ¿México es un país racista?  

Los datos revelan la existencia de un problema latente. El 23,3% de los mexicanos no estaría dispuesto a vivir con una persona de otra raza, según datos de la Encuesta Nacional sobre Discriminación, y el 28% considera que a personas de otra raza se les trata diferente. 

Los inmigrantes son también un grupo vulnerable. El 58,1% considera que sus derechos no son respetados en el país y el 20,5% cree que el racismo es el principal problema que enfrentan en México, solo superado por el desempleo. 

La directiva de Las Águilas, como se conoce al América, denunció a Verón ante la Federación Mexicana de Fútbol por insultos racistas. El Conapred, una institución que persigue la discriminación está investigando de oficio el caso. Antonio Sancho, el director deportivo del equipo universitario, ha defendido a su jugador: "Darío dice que no hizo nada". Sin embargo, el portero Moisés Muñoz, compañero de Quintero, dijo haber oído el dardo racista. 

La liga mexicana todavía no ha entrado de lleno en esta discusión.En otros países, como Inglaterra, se iniciaron campañas muy agresivas para tratar de frenar la discriminación en el deporte. El uruguayo Luis Suárez, cuando jugaba en el Liverpool, fue sancionado con ocho partidos por sus insultos racistas al francés Patrice Evra.

Verón es reincidente. En 2010, según recuerda el periódico Récord, el defensa panameño Felipe Baloy le acusó a él y a Marco Antonio Palacios de llamarle "negro" y "mono" como insulto.  

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50