Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reus hace sudar al Atlético de Simeone

Vietto y Saúl remontaron para los rojiblancos el gol de un equipo local muy intenso y organizado ante un público entregado

Vietto celebra su gol al Reus.

Al Atlético le valieron los galones allí donde no le bastaron el fútbol ni las ocasiones. Los colchoneros sudaron para imponerse a un Reus que, como ya había avisado Simeone, estuvo organizado y bien plantado sobre el campo. Vietto primero y Saúl más tarde, salvaron los muebles para un Atlético que durante mucho rato deambuló medio adormecido sobre la cuerda floja. Y en la Copa, las siestas se pueden pagar. Es un resultado “para nada cómodo” resumió el técnico argentino. “Estoy muy satisfecho porque hemos estado a la altura”, celebró Natxo González, el preparador local.

Reus, 1- Atlético, 2

Reus: Edgar Badía; Cassamá, Dinis (Moyano, m.80), Olmo, Alberto; Ramon Folch, García (Ricardo, m.66); Haro, Colorado, Fran; y Fernando (Edgar Hernández, m.60).

Átletico de Madrid: Moyá; Gámez, Savic, Lucas, Siqueira; Oliver, Thomas, Saúl, Koke; Correa y Vietto.

Goles: 1-0. M.30. Fran Carbia aprovecha un balón suelto después de un despeje fallido de Lucas. 1-1. M.36. Vietto cabecea en posición muy dudosa un centro de Oliver. 1-2. M.63. Saúl bate a Edgard Badía después de una jugada iniciada en un saque de esquina botado por Koke.

Árbitro: Fernández Borbalán. Colegio Navarro. No mostró tarjetas.

Estadio Municipal de Reus. Unos 4.300 espectadores. Encuentro de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

En el arranque, las reducidas dimensiones del estadio municipal de Reus permitían al público oír “bien Koke, bien”, las instrucciones que Simeone dedicaba a la brújula de su Atlético. El paso de los minutos fue acallando la voz del técnico al mismo ritmo al que el volante se desdibujaba sobre el césped. Y sin ritmo no hay fiesta. Un Reus simple pero intenso, para nada filigranero, fue tan efectivo que enchufó la primera media oportunidad de que dispuso ante Moyà. La jugada puso en evidencia las carencias del Atlético cuando se relaja. Y no era un Atlético menor el que se desplegó sobre el municipal de Reus para tratar de solventar los dieciseisavos de Copa. Jugaba sin Griezmann, Torres, Filipe Luis ni el comandante Godín pero con suficientes mimbres como para, sobre la pizarra, no tener que ver como se le adelanta en el marcador un equipo de Segunda B, por muy líder que este sea y lleve un año invicto.

Contagiados por un público que, desacostumbrado como está a tener rivales de relumbrón, no ahorraba efusividad y lo mismo se cebaba en Simeone que gritaba “independencia” o se desgañitaba contra el colegiado, el Reus planteó un arranque eléctrico. No bajó el pistón ni con el aviso de Vietto a los seis minutos ni con las internadas de Siqueira. Inocentes fuegos artificiales del Atlético. Mal plan para intimidar a una gente que tiene en la Tronada el acto más célebre de la fiesta mayor. El Reus apretó y, cuando Simeone ya lucía gesto serio y mano en el mentón, Fran Carbia aprovechó un doble fallo de los centrales, Savic y Lucas, para marcar el 1-0.

Contagiado por un público desacostumbrado a rivales de relumbrón, el Reus planteó un arranque eléctrico

Entonces el Reus se gustó y se creció. Solo un destello de clase de Oliver, que puso un centro precioso sobre la cabeza de Vietto, en posición dudosa, impidió a los locales llegar al descanso con ventaja. La segunda parte, menos brava, tuvo como principal noticia el gol de Saúl y el despliegue del joven Thomas. El Reus, por su parte, regaló a la parroquia un puñado de buenas ocasiones comandadas por David Haro. Ya lo dijo Natxo González a modo de despedida: “A ver si lo de hoy sirve para lograr que vengan más a vernos”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >