Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Juego como si tuviera la pierna”

La serbia Natasa Kovacevic compite de nuevo como baloncestista profesional, 26 meses después de sufrir una amputación

Natasa Kovacevic, con el balón, en el partido en que reaparició. / Foto: ANDREJ ISAKOVIC (AFP)/ Vídeo: ATLAS

“A veces, me siento como si no hubieran transcurrido los dos años que he estado fuera de las canchas”, confiesa Natasa Kovacevic tras su reaparición. Pero sí. Han sido algo más de años, 26 meses. En septiembre de 2013 esta baloncestista, internacional con todas las selecciones de Serbia hasta llegar a la Sub-20, sufrió un terrible accidente de tráfico cuando se desplazaba con su equipo, el Györ húngaro. Fallecieron el entrenador Akos Füzy y el director deportivo Peter Tapodi. Kovacevic resultó gravemente herida y tuvo que serle amputada la pierna izquierda por debajo de la rodilla.

Su prometedora carrera como deportista parecía entonces fatalmente concluida. No ha sido así. Después de largos meses de rehabilitación, Koavacevic recuperó la forma, consiguió adaptarse a una prótesis especial y, a sus 21 años, fichó por el Estrella Roja de Belgrado y volvió a jugar. “Esto lo es todo para mí y deseo que enseñará a otras personas que pueden conseguir cualquier cosa en la vida si fijan su mente en ello”.

Kovacevic lanza a canasta. ampliar foto
Kovacevic lanza a canasta. AP

Kovacevic, según un portavoz de la federación serbia, es la primera jugadora europea discapacitada que juega en un equipo profesional. A sus 21 años, su reaparición, se convirtió en un pequeño acontecimiento. Las jugadoras le hicieron un pasillo de honor y cada una de sus canastas fue vitoreada por el público que se congregó en el pabellón de las afueras de Belgrado donde se disputó el encuentro. Ganó el Estrella Roja al Student Nis por 78-74 y Natasa sumó cinco puntos, tres robos de balón y tres rebotes. “Ha sido fantástico volver a la cancha y estoy súper contenta por haber regresado al deporte que amo. He intentado pasármelo bien y tengo que agradecer a mi equipo por haber hecho todo lo posible”.

En febrero de 2014, Kovacevic fue nombrada por la Federación Internacional (FIBA) embajadora para los jóvenes. Un mes después estableció una fundación para ayudar a los deportistas más jóvenes. Mientras, proseguía su recuperación. “Desde que sufrí el accidente, decidí tomármelo con calma y constancia, pero nunca me imaginé que iba a llegar tan lejos”, confesó después del  partido. “Al principio mis rivales no me han defendido muy fuerte, pero a medida que han visto que estaba jugando como cualquiera, se han aplicado en mi marca con tanta fuerza como es habitual. He vuelto como si aún tuviera la pierna”.

Una vez concluido el partido, aficionados, sobre todo niños, corrieron a felicitarla. “Ha sido magnífica la sensación tras conseguir mi primera canasta. Todavía estoy un poco sorprendida por el apoyo que me ha dado tanta gente. Todavía estoy intentando vivir mi vida con normalidad. Quiero agradecer a todos los que me han ayudado a recuperarme, especialmente a toda mi familia y a mis amigos que siempre han estado junto a mí”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >