Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossi: “No es un título verdadero. Lorenzo no debe estar tan contento”

El italiano explota tras una remontada que no sirvió para evitar el campeonato de Lorenzo

“Nada va a empañar mi victoria”, dice el mallorquín

Rossi en Cheste
Rossi, en el circuito de Cheste. REUTERS

No fue la carrera más rápida de su vida. Tampoco la más perfecta. Pero sí la victoria más importante, según Jorge Lorenzo, el nuevo campeón del mundo. “La tensión era muy alta en las primeras vueltas, el neumático trasero cayó, se movía mucho y era difícil mantener el ritmo, también me costaba ver la pizarra, tiré al máximo e intenté no pensar en nada; solo me decía a mí mismo: tira todo cuanto puedas, quería concentrarme en cada vuelta. No podía ver donde estaba Valentino, pero imaginaba que era cuarto”, narraba el piloto español, que pocas veces sucumbió a sus emociones como hizo este domingo en Cheste. “Cuando cogí la bandera me emocioné mucho, normalmente me cuesta mostrar mis emociones, pero no he podido evitar ponerme a llorar como un niño”, asumía con una sonrisa algo más calmado horas después de conseguir la victoria.

El de este domingo fue el triunfo que le dio en el circuito de Cheste su tercera corona de MotoGP, la menos cantada, la más dramática, y, sin duda, la que se ha peleado más en las salas de prensa y en los despachos de las tres. Y de ello es responsable su compañero de equipo, Valentino Rossi, rival por el título y poco elegante en la derrota: “Jorge se merece el campeonato, pero no es un campeonato verdadero. Lorenzo no debería estar tan contento”, decía el italiano al terminar la carrera en declaraciones a Movistar Plus. No ayudaron unas declaraciones del mallorquín en caliente, todavía eufórico, cuando también dijo a los micrófonos de la televisión: “Somos españoles y el título tenía que venir para España. Lo merecíamos por todo lo que hemos luchado”, lo que se entendió como una asunción de pacto entre los tres corredores en cabeza, que, aseguran, no es así. Lorenzo lo tiene claro. Nada desmerece su campeonato: “Nada va a empañar mi victoria. Si no he llegado a Valencia con más puntos ha sido por circunstancias. Los que saben de motos saben que he sido muy fuerte este año y en esta carrera, donde hoy era muy difícil mantenerse en pie y en la que las Honda también eran muy rápidas. Yo ni siquiera he podido revisar la carrera todavía, pensé que no habrían querido arriesgar una caída, pero está claro que todos hemos tenido problemas con los neumáticos”.

También lo tienen claro los dos corredores de Honda, Márquez, a quien Rossi acusó de ser el “guardaespaldas de Lorenzo”, y Pedrosa: “Con el calor que ha hecho este fin de semana aquí los dos teníamos problemas con los neumáticos; además, hoy había cinco grados más que ayer y yo acusé muchos problemas con la goma delantera. En las últimas vueltas sabía que era posible adelantar a Jorge, pero cuando quise hacerlo vi una bandera amarilla, luego llegó Dani y me hizo perder el contacto. Sinceramente, si yo hoy hubiera sido el guardaespaldas de Lorenzo hubiera estado a cinco segundos de él, no justo detrás, tan cerca, arriesgándome a caer”, explicó, el rostro serio, Márquez. “No sé cómo Valentino puede decir cómo puedo sentirme yo encima de la moto”, se lamentó Pedrosa. “Yo acepto cuando gano y cuando pierdo. Me siento insultado. Me conocéis y sabéis que cuando salgo a la pista siempre doy el cien por cien”, añadió el campeón del 2014.

Ninguno de los dos directivos de Yamaha que acompañaron a Lorenzo en la conferencia de prensa que ofreció como campeón del mundo, Koichi Tsuji, responsable de desarrollo de la marca, y Lin Jarvis, director de Yamaha Motor Racing, avalaron la teoría del complot de Rossi, quien además no acudió a la cena de entrega de premios del Mundial. “Fue una buena carrera”, dijo Tsuji. “Basta de polémicas. Ya sabíamos que el que perdiera no estaría contento”, pidió Jarvis. Y concluyó Lorenzo: “El campeonato de Valentino ha sido impresionante, pero debe ser un poco frustrante no haber alcanzado la velocidad que teníamos Márquez o yo y perder quizá la que puede ser su última oportunidad de ser campeón”.

Rossi: “Cuando ha hablado, Jorge ha sido muy estúpido”

Si algo quedó claro tras la carrera en Phillip Island, donde Valentino Rossi terminó por segunda vez en la temporada fuera del podio, fue que el italiano había emprendido una guerra sin fin (que se sepa, de momento) contra Marc Márquez. Poco importa que sus argumentos se sustenten o no. Este domingo, tras la carrera en la que perdió el título después de haber estado a la cabeza del liderato del Mundial desde la primera cita del curso, en Qatar, siguió el hilo de un elaboradísimo discurso que arrancó en la sala de prensa de Sepang, en Malasia, hace dos semanas y que dio con él en la última posición de la parrilla del circuito de Cheste.

En el Ricardo Tormo, cargado de argumentos para explicar cómo se ha venido al traste su sueño de ganar el décimo título de su carrera —“en Australia, Marc decidió que yo no debía ganar el Mundial”—, volvió a arremeter contra Márquez. Y de paso también contra Honda. Y también contra Lorenzo. “Marc ha hecho de guardaespaldas de Lorenzo, es embarazoso para el deporte. Y me sorprende la predisposición de Honda a ayudar a un piloto de Yamaha”, decía de la fábrica rival. Para su compañero de equipo tuvo de todo menos felicitaciones o palabras amables: “Con Lorenzo estoy enfadado por cómo se ha comportado después de Sepang [que se quisiera personar en la causa del TAS, se entiende]. Se lo ha ganado en la pista, pero fuera de la pista podría haber sido mucho más inteligente y enfrentarse a esta situación sin comentarios. Cuando ha hablado ha sido verdaderamente estúpido. Y para mentir. Tal vez ya estaban [ÉL Y MÁRQUEZ] compinchados”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información