Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossi, el circuito de Cheste y la curva Doohan en la que se cayó en 2006

El Ricardo Tormo, donde el italiano perdió el título hace nueve años, siempre favoreció más a las Honda que a las Yamaha

Valentino Rossi
Valentino Rossi, en Sepang EFE

Si a Valentino Rossi no le gusta nada, ni lo más mínimo, el circuito Ricardo Tormo de Cheste, anclado en un paraje inhóspito, tan cómodo y apetecible para el espectador, que puede estar al loro de prácticamente todo cuanto pasa en la pista pues es como un foro a la vista de cualquiera en la grada, como incómodo y tortuoso es para el piloto, que frena y acelera una y otra vez, que toma las curvas a velocidades irrisorias, que rara vez se divierte al manillar, es porque tiene razones de peso.

Rossi detesta Cheste por motivos técnicos e históricos. Porque no le sienta bien a su Yamaha y tampoco le sienta bien a él. Y porque la última vez que tuvo que jugarse el Mundial en este mismo escenario, en la última carrera de la temporada, siendo el favorito y con ocho puntos de ventaja —ahora tiene siete y, de momento, tendrá que salir el último en la parrilla—, perdió el título. Fue en 2006. Nueve años después, a los 36, cuando aspira a su décima corona, envuelto en la polémica, para más picante, el Ricardo Tormo no parece su mejor aliado.

“Este circuito da asco. Es estrecho, incómodo para pilotar, no me gusta nada. Está pensado solamente para el público y para mí es, sin duda, la peor pista”, dijo Rossi hace ya unos años. El trazado, de influencia norteamericana, se corre en el sentido contrario a como avanzan las agujas del reloj. Rossi le llamó “ratonera” no hace tanto, pues tiene 12 metros de ancho, solo un metro más que Jerez, el más estrecho del calendario. Y nunca fue el mejor escaparate para las Yamaha, que se desenvuelven mejor en circuitos de curvas rápidas y enlazadas; este, en cambio, es de curvas lentas, de hecho, todas se toman en segunda y tercera marcha, salvo la penúltima, un curvone muy largo, con rasante, donde siempre se derrapa bastante y que desgasta mucho el neumático.

Cheste es un circuito en el que se impone la frenada y la aceleración, cualidades que siempre fueron más propias de la Honda, de ahí que el piloto que más veces haya ganado en este escenario sea Pedrosa —lo ha hecho en tres ocasiones—, aunque es precisamente en estos puntos en los que más está sufriendo la RC213V este curso, por el carácter agresivo del motor. De modo que parece difícil especular si la tónica será la misma en la última carrera de esta temporada o si Lorenzo logrará sacar partido a la mejora en aceleración de su M1 a la salida de las curvas. Y si también lo hará Rossi, que el curso anterior ya logró el subcampeonato merced a un fantástico segundo puesto en Valencia. De ello depende quién de los dos será el nuevo campeón del mundo.

Caída en el quinto giro

Claro que ni Rossi ni ninguno de sus acólitos olvida que fue en este mismo circuito donde perdió un Mundial que parecía cantado y tras una remontada de libro. Aquel caluroso domingo de noviembre de 2006, Rossi tenía la pole, pero salió mal. También tienen nervios los genios. Perdió unas cuantas posiciones, pero se lo debía tomar con calma, pues le bastaba con terminar sexto —esta vez, debería ser segundo si Lorenzo ganara la carrera—. En el quinto giro, sin embargo, sin mediar rival alguno, se cayó en la curva Doohan, la segunda, un punto de adelantamiento habitual, un viraje que se toma en primera, a unos 80km/h, una minucia, y que no escondía peligro alguno. Hasta entonces. El título, ya saben, fue para Nicky Hayden.

Yamaha cancela la fiesta prevista para el sábado

A tres días de la fiesta previa al Gran Premio de Valencia que la escudería Yamaha había convocado en Cheste, llegó el comunicado de cancelación. La firma japonesa explicó en su texto de disculpa que deseaba “concentrar todos los esfuerzos en apoyar a Valentino Rossi y Jorge Lorenzo de cara a la carrera final de la temporada”, en la que uno de sus dos pilotos será coronado campeón.

La escudería Movistar Yamaha que ya conquistó el título por equipos, al igual que la fábrica japonesa celebró el de constructores, ha visto condicionada su agenda por las circunstancias que están rodeando a la última prueba del Mundial. Hace unos días, la FIM y Dorna ya decidieron cancelar la rueda de prensa previa a la carrera, en la que debían estar Valentino Rossi, Jorge Lorenzo, Marc Márquez, Dani Pedrosa, Carl Crutchlow y Danilo Petrucci.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información