Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Benítez: “Se nota que nos faltan tres goleadores”

El técnico del Madrid afirma que su equipo sufre por las bajas de Benzema, James y Bale

Cristiano Ronaldo y Blanc
Cristiano habla con Blanc tras el partido. AP

Florentino Pérez oficia de sumo sacerdote en la liturgia de la llegada de los futbolistas del Madrid al estadio. El autobús aparca en la rampa del párking del Bernabéu y los muchachos van bajando del vehículo para encontrarse con el presidente embutido en su traje de fajina, listo para animarlos con palabras de complicidad, abrazarlos, o tocarlos furtivamente como bendiciéndoles antes de la batalla. Así uno a uno hasta completar una ceremonia que ayer, hora y media antes del partido contra el PSG, se interrumpió con un chirrido.

El mandatario enfrentó a Cristiano y le pidió explicaciones por unas declaraciones que hizo en la revista alemana Kicker. El goleador anunció en esta publicación algo que viene diciendo desde hace años: que no sabe si seguirá en el Madrid la temporada que viene porque el futuro es indescifrable. “No me gusta lo que has dicho”, le espetó Florentino Pérez al futbolista. Cristiano se le quedó mirando contrariado. “Yo no he dicho eso”, le respondió, antes de que el jefe le palmeara la mejilla y se separaran. Ambos fueron grabados por una cámara de Antena 3 demasiado evidente para pasar desapercibida.

Cristiano entró con tan mal pie al partido que según las estadísticas proporcionadas por Opta no tocó ni un solo balón dentro del área del PSG. Un dato extraño en un futbolista célebre por liderar los registros de productividad en el área contraria. Síntoma de que el Madrid se atascó en ataque. “Lo que más me molesta es que el Madrid ha marcado con una semi-ocasión”, se quejó Laurent Blanc, el técnico del PSG, tras el 1-0. “No se puede decir que el gol de Nacho sea una ocasión verdadera”.

Sergio Ramos fue especialmente autocrítico a pie de campo, apenas acabó la velada. “Hemos jugado mal”, sentenció. “Debemos reflexionar sobre muchas cosas porque no hemos tenido la posesión y el rival nos ha hecho mucho daño”.

“Sergio tiene razón”, asintió Rafa Benítez, el entrenador, cuando le comentaron lo que pareció un lamento por su planteamiento conservador. “Tenemos que reflexionar sobre las cosas que no hemos hecho bien en el primer tiempo. En la segunda parte hemos tenido tres contraataques clarísimos que nos pudieron dar un gol. En el primer tiempo está claro que pudimos mejorar muchas cosas en defensa. En el segundo lo hicimos mejor: el PSG tuvo menos ocasiones peligrosas y salimos mejor a la contra. Pero insisto: estamos ganando, nos hemos clasificado, y lo hacemos con bajas de jugadores que a priori todo el mundo dice que son de los mejores del equipo”.

Benítez replicó a Ramos señalando que el problema no había residido en no tener el balón tanto como en no defender bien, cosa que resulta responsabilidad del capitán. El técnico también justificó el dominio del PSG en el hecho de que le faltan futbolistas importantes que hagan goles. “Nuestro objetivo no es encajar menos goles”, se defendió, cuando le señalaron que se preocupa más en defender que en atacar; “sino meter goles y tratar de no encajar. Pero nos hemos tenido que adaptar al rival, que es un equipo con mucha calidad, y nosotros teníamos una serie de dificultades. Tenemos de baja a tres de los jugadores que más goles meten en este equipo [Bale, Benzema y James]. Eso nos tiene que condicionar sí o sí. Cuando vayan llegando esos futbolistas tendremos más jugadores que tienen como hábito ver la portería. Si manteneos al equipo con solidez ganaremos los partidos con más facilidad. Mientras tanto cualquier entrenador firmaría estar clasificados, no encajar y seguir invictos en todas las competiciones oficiales”.

No son muchos los entrenadores que hablan con tan poco cuidado de no ofender a sus figuras. Benítez no reparó en que Isco y Jesé podían sentirse heridos en su susceptibilidad con sus comentarios. “Este partido”, prosiguió, “le da mucho más valor al partido de ida. Conseguir un resultado como lo conseguimos allí y ganarle aquí a un gran equipo como el PSG demuestra que estamos ahí. Estamos clasificados y hoy hemos sabido sufrir y trabajar. En el segundo tiempo el equipo ha tenido contras como para meter algún gol. El valor de la victoria se reafirma con el valor del rival”.

Hasta en tres ocasiones Benítez destacó el contragolpe como único recurso atacante de su equipo. “La primera parte me deja peor sensación que la segunda, donde hemos tenido bastante más control, hemos defendido mejor, hemos tenido más el balón y hemos salido mejor a la contra”, reiteró. “Nos ha faltado tener un poquito más de posesión, pero hemos jugado ante un gran equipo. Lo que nos ha faltado nos lo puede dar la calidad de los que se están recuperando de sus lesiones. Al final eso se tiene que notar”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información