Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mourinho y Cesc Fàbregas niegan que haya una rebelión en el Chelsea

El español asegura que se siente "extremadamente contento" en el conjunto inglés y niega cualquier malestar de la plantilla con el luso

Cesc, con gorra, en el banquillo junto a Mourinho.
Cesc, con gorra, en el banquillo junto a Mourinho. REUTERS

El centrocampista del Chelsea Cesc Fàbregas ha negado los rumores que aseguraban que había mantenido una pelea con su entrenador, José Mourinho, por acusarle de "tratar de desestabilizar al club" y de estar llevando a cabo una revuelta dentro del vestuario, según apuntaron varios medios ingleses. El propio Mourinho negó este martes en rueda de prensa tal rebelión. "Estás acusando a uno o más jugadores de ser deshonestos, y yo te acuso a ti de ser un periodista deshonesto", respondió el técnico luso cuando le preguntaron por las supuestas malas relaciones en el vestuario.

La BBC publicó esta semana que un jugador de la primera plantilla del Chelsea "prefería perder a ganar con Mourinho" y este martes un blog nombraba a Fàbregas como responsable de liderar una revuelta del vestuario en contra del entrenador portugués.

Mantengo una excelente relación con el entrenador"

"Me gustaría aclarar que en en contra de lo que se está informando en diversas páginas web estoy extremadamente contento en el Chelsea y mantengo una excelente relación con el entrenador", aseguró el futbolista español en su perfil de Twitter. "Puede que algunos individuos estén tratando de desestabilizar el club desde el exterior pero creo firmemente que daremos la vuelta a la situación y estaremos de vuelta pronto", añade.

El centrocampista, que fue capital en el doblete doméstico del Chelsea la pasada temporada, cuando ganaron la Premier League y la Copa de la liga inglesa, saltó fuera del once titular durante el partido ante el Liverpool en Stamford Bridge el pasado sábado entrando de refresco en la segunda mitad.

El Chelsea acumula seis derrotas en los primeros once partidos de la Premier que le han llevado a ocupar la 11.ª plaza de la tabla. Mourinho, por su parte, ha sido sancionado con un partido y una multa de 54.400 euros por la FA (Federación Inglesa de Fútbol) por protestar al árbitro durante el encuentro ante el West Ham, que terminó con derrota para los blues por 2-1.

El conjunto inglés se enfrenta este miércoles al Dínamo de Kiev en la Liga de Campeones. Una derrota podría incrementar la presión sobre Mourinho, que amplió su contrato con el club cuatro temporadas el pasado mes de agosto.

Los 'tuits' de Cesc

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información