Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid vence al Las Palmas desde la hamaca

Los blancos, con Casemiro, Jesé y Marcelo al frente, superan con el freno echado al conjunto canario, muy débil al inicio y contemporizador después

Cristiano marca de cabeza para el Madrid.
Cristiano marca de cabeza para el Madrid. AP

Tirado en la hamaca, el Madrid hasta se permitió más de una cabezada ante un Las Palmas que pasó por Chamartín en los huesos. Tres buenos goles a la hora de la siesta y ya, que llegan rivales muy duros y hay un mal fario en la enfermería. Con la victoria abrochada en un suspiro, lo mejor para el líder fue observar el papel cada vez más solvente de futbolistas como Casemiro y Jesé, y la crecida de un pretoriano como Marcelo. Enfrente, un equipo flácido, con la pelota como martirio, como si fuera un artefacto sospechoso. Lo contrario de lo discurrido por Quique Setién, un misionero del balón capaz de lograr que sus equipos sean protagonistas, sin importar los galones. El cántabro tiene tajo por delante. Con el curso iniciado, el tiempo mengua aún más el destino, pero el santanderino no es de los que renuncian a sus principios. Por las vías que predica, el fútbol le ha dado lo mejor, como futbolista y como entrenador. En Gran Canaria deberán tener la paciencia que no tuvieron con Paco Herrera o ir de tumbo en tumbo hacia no se sabe dónde.

REAL MADRID, 3 - LAS PALMAS, 1

Real Madrid: Kiko Casilla, Danilo, Nacho, Varane, Marcelo,Casemiro, Kroos (Borja Mayoral, m.85), Modric (Lucas Vázquez, m.46), Isco, Jesé (Marcos Llorente, m.80), Cristiano Ronaldo. No utilizados: Yañez, Pepe, Kovacic, Cheryshev.

Las Palmas: Javi Varas, Devid Simón, Aythami, Bigas, Garrido, El Zhar (Nauzet Alemán, m.68), Roque Mesa, Vicente Gómez, Hernán (Tana, m.64), Jonathan Viera y Willian José (Araujo, m.80). No utilizados: Lizoain, David García, Juan Culio, Valerón.

Goles: 1-0. M. 4. Isco. 2-0. M.15. Cristiano Ronaldo. 2-1. M.38. Hernán. 3-1. M. 43. Jesé.

Árbitro: Santiago Jaime Latre. Amonestó a Hernán, Vicente Gómez, Aythami.

72.387 espectadores en el Santiago Bernabéu.

En Madrid, Las Palmas bajo la guardia desde el autobús de llegada. Antes de amanecer ya había concedido dos goles. Dos parpadeos blancos, dos tembleques amarillos y asunto liquidado. Sin llegar a los cinco minutos, Kroos presionó a Javi Varas, que sacó de puerta con el dictado de Setién, la pelota por el paso. Casemiro acogotó a Roque Mesa, que la controló con el juanete y dejó la pelota a pies de Jesé, que conectó con su medio centro brasileño. De Casemiro a Isco, y pase a la red del malagueño. Sin cumplirse el cuarto de hora, Marcelo se tomó el té antes de precisar su asistencia para Cristiano, que cabeceó con Bigas, su marcador, en otra órbita. Sobremesa de pipas.

Con Casemiro como agente de seguridad, Marcelo con patines por la orilla y Jesé con el sacacorchos, el grupo de Rafa Benítez hizo lo que quiso mientras quiso, que no fue siempre. El partido le dio para regular de lo lindo ante lo que le espera, con el PSG, el Sevilla y el Barça en la sala de espera. Mientras hubo tinglado, sobresalieron las figuras de Marcelo y Jesé. El capitán de estos días atraviesa el mejor momento de su carrera. Nunca le faltó ingenio, siempre fue un intrépido encantador, pero ha ganado en madurez. Poco o nada es superfluo en su juego, ahora sabe programarse, mide cuándo remar y cuándo contenerse. Marcelo ha ganado juicio y está como un tiro justo cuando no tiene competencia alguna en la plantilla. Hoy es un grande. Un lateral, sí, pero con el peso en el juego que solo tuvieron los grandes muy grandes, como quien le dio el relevo, Roberto Carlos.

Marcelo ha ganado juicio y está como un tiro justo cuando no tiene competencia

Las Palmas quiso encapotar a su rival con una línea de cuatro zagueros y un pelotón de centrocampistas, muchas veces hasta cinco en línea. Insuficiente para minar el campo, mucho menos para gente como Jesé, al que las bajas le han dado pista y él ha cogido vuelo. Por la derecha y por la izquierda sacó la cadena a sus marcadores, con ese despegue con turbo que tiene cuando encara. Por el callejón de Jesé se hizo la luz del Madrid.

Jesé remata ante Javi Varas. ampliar foto
Jesé remata ante Javi Varas. AFP

Los canarios solo cogieron alguna bocanada cuando el Madrid echó cuentas del calendario. Casi lo aprovecha Viera, pero Casilla, en su primera titularidad, puso el candado. También estuvo ágil en una falta lanzada por William José. Dos exigencias, dos buenas respuestas. Nada pudo hacer previamente en el gol de Hernán, el primero que descuenta el Madrid en casa, un cabezazo tras un córner que pilló a los madridistas entre bostezos.

Pese al tanto visitante, no hubo tiempo para apretones, porque Jesé puso la puntilla cerca del intermedio con un gol de clase. El siguiente periodo, tregua total. Los de Setién, al margen de su cierta impotencia, encantados con un resultado aceptable tras vislumbrar en el horizonte otro 7-0 como el recibido por sus predecesores hace trece años, en la última visita a Madrid del Las Palmas. El Madrid, ya sin marcha, con el abanico: a evitar más lesiones, a dar cancha a noveles como Llorente y Mayoral y a tomar aire ante lo que se avecina.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información