Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Otra vuelta de tuerca con los ‘nuevos’ Chicago Bulls

"La transición es más rápida y el ataque más libre", afirma Pau Gasol en su estreno

Pau Gasol tras taponar a LeBron.
Pau Gasol tras taponar a LeBron. EFE

Un monumental tapón de Pau Gasol a LeBron James a falta de tres segundos para el final remachó la victoria de Chicago ante Cleveland en el primer partido de la temporada en la madrugada del miércoles. Fred Hoiberg, el nuevo entrenador del equipo de Illinois, tras cuatro años al frente del equipo de la Universidad de Iowa State, es la pieza básica en el intento de darle una vuelta de tuerca a una escuadra que la pasada temporada dio la sensación de estar saturada por los métodos de Tom Thibodeau. Los Bulls vencieron por 97-95. Los diez jugadores con los que contó Hoiberg ya formaban en el plantel de la pasada temporada. La novedad fue la forma en que los utilizó y el estilo de juego que, a primera vista, parece querer imponer.

"Es un ataque con mucha libertad, donde jugamos más en transición, pero tenemos que saber cuándo parar. Creo que le irá bien al grupo, y el jugador se sentirá cómodo al ser más rápido", declaró Gasol, que jugó mejor en defensa e intimidó a los Cavaliers con seis tapones. En cambio, en ataque apenas apareció. Lanzó siete veces pero solo anotó dos puntos, capturó dos rebotes y no acudió ni una sola vez a la línea de tiros libres. Hay que remontarse a un partido en el que todavía defendía los colores de los Lakers, el 7 de noviembre de 2013 contra Houston, para encontrar un registro anotador tan escaso de Pau Gasol. "No entré bien en el ritmo ofensivamente", reconoció. "Aunque al final creo que he hecho un trabajo importante. Tuve el momento estelar de la noche con el tapón a LeBron y estoy contento por ayudar a mi equipo a ganar, que es lo que cuenta".

De entrada, la principal novedad fue que Hoiberg alineó a Mirotic en el quinteto titular, en perjuicio de Noah. La pasada temporada, el montenegrino solo apareció tres veces en el cinco inicial, y debido a las bajas. El francés, en cambio, fue titular en los 79 partidos que disputó, incluidos 12 en los 'playoffs'. Es el primer gran retoque con el que Hoiberg pretende que su equipo explote un juego más rápido, con posibilidad de concluir más ataques desde posiciones abiertas. El técnico baraja de manera preferente la combinación inicial con Pau y Mirotic y un relevo con Noah y Gibson, con todas las variables posibles de por medio.

Mirotic, a sus 24 años y en su segunda temporada en la NBA, respondió de maravilla. Fue el máximo anotador de los Bulls con 19 puntos y tres triples, además de nueve rebotes. "Comenzar ganando a un rival como Cleveland, que fue el equipo que nos eliminó en los 'playoffs', significa que hemos empezado bien", declaró el jugador que jugó con la selección española que obtuvo la medalla de oro en el Eurobasket. "Estoy contento de cómo me están saliendo las cosas y es un doble motivo de satisfacción por la gran ayuda que me da Pau Gasol en defensa. El hecho de que haya puesto seis tapones demuestra que me está protegiendo siempre".

Snell fue también titular en el puesto que habitualmente ocupaba Dunleavy, lesionado. Y otra de las novedades que se prevén es que Hoiberg utilice una rotación más amplia y conceda muchos más minutos a los jugadores de banquillo, aunque en el primer partido no dio cancha a Bobby Portis, la principal incorporación del equipo esta temporada, procedente de la Universidad de Arkansas. Derrick Rose, con una lesión facial, jugó con una máscara y anotó 18 puntos, aunque solo acertó ocho veces en 22 lanzamientos en un partido al que asistió el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declarado seguidor de los Bulls.

En Oakland, la temporada empezó prácticamente como concluyó. Cuatro meses y medio después de que Golden State conquistara el título en el sexto partido de la final, en Cleveland, lo celebró con la ceremonia de la entrega de los anillos ante su público. Fue en los prolegómenos del partido ante Nueva Orleans. Lo ganó con autoridad, por 111-95, a pesar de la baja de su entrenador Steve Kerr, convaleciente de una lesión en la espalda.

Dirigidos desde el banquillo por el interino, Luke Walton, los Golden State Warriors, sin apenas novedades excepto la baja de David Lee, brindaron una excelente imagen. Anthony Davis, la estrella de los Pelicans, no tuvo su mejor día y Stephen Curry brindó una nueva exhibición del talento que ya le valió ser proclamado el MVP de la pasada temporada. El base de los Warriors y sumó 40 puntos, 28 en el primer cuarto. Solo dos jugadores habían obtenido puntuaciones más altas en una noche de estreno en la NBA: Wilt Chamberlain, con 43 puntos, en 1960, y Kareem Abdul-Jabbar, con 41, en 1972.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información