Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossi a Márquez: “¿Por qué quieres que gane Lorenzo el Mundial?”

Valentino acusa al español de ralentizar la carrera en Australia para beneficiar a su rival porque tienen, dice, rencillas personales

Rossi y Márquez
Rossi y Márquez en la rueda de prensa de este jueves. AP

La primera acusación, velada, llegó el mismo domingo. En declaraciones a la prensa, Valentino Rossi decía no entender la carrera que había hecho Marc Márquez: “No sé por qué ha bajado el ritmo tantas veces, no lo entiendo”. Le dijeron que Márquez había explicado que tenía problemas con el neumático delantero (se sobrecalentaba) y no podía mantener un ritmo tan alto toda la prueba. Y él soltó una sonora risotada: “Ya, los neumáticos. No entiendo qué ha pasado, pero lo de los neumáticos no me lo creo”. No se escondió. Salió a tomar algo el domingo por la noche, se encontró con el ganador de la carrera en Phillip Island y le espetó: “Marc, ¿qué has hecho hoy, estabas ayudando a Jorge? ¿Por qué quieres que gane Lorenzo el Mundial?”.

Ahora batir a Lorenzo parece que también supone ganar a Márquez. En Australia no hubo juego limpio”

Valentino Rossi, piloto de Yamaha

Este jueves, ya en el circuito de Sepang, en Malasia, donde tiene su primera bola de partido, Rossi tiró del hilo. E inició una guerra de declaraciones inesperada, que desvía la atención. Ya no se habla de título, de si el circuito malayo beneficia a las Honda o de si el Mundial lo ganará el piloto más rápido o el más perspicaz: se habla de la guerra de Rossi contra Márquez, de si el español ayudó a Lorenzo al ralentizar el ritmo de la carrera (algo que sí hizo) o si le perjudicó al adelantarle en la última vuelta. Y el mallorquín, el auténtico rival de Rossi en la pista y en la clasificación, mientras tanto, asiste como mero espectador al cruce de declaraciones.

“Márquez jugó conmigo en Phillip Island, está bastante claro. Lo importante es que él sepa que yo lo sé. Estoy bastante preocupado, porque jugársela con Lorenzo cara a cara, intentar ganarle, ya es difícil. Ahora batir a Lorenzo parece que también supone ganar a Márquez. En Australia no hubo juego limpio como debería hacer un piloto profesional”, se arrancó Rossi. Y siguió: “Me ha decepcionado mucho. Sinceramente no me esperaba que tomara una posición tan clara. Y me preocupa porque intentará hacerlo también aquí y en Valencia”.

Si de verdad Márquez prefiriese que yo ganase el campeonato, no me habría pasado en la penúltima curva”

Jorge Lorenzo, piloto de Yamaha

“Si hice algo fue ayudarle en la última vuelta”, se defendía el piloto de Honda, que añadía: “Ya sabemos que Valentino es el número uno en la psicología, pero en este caso me pone la presión a mí y a quien tiene que ganar en pista es a Jorge”. “Si de verdad Márquez prefiriese que yo ganase el campeonato, no hubiese ido a por todo en la última vuelta, haciendo la vuelta rápida, ni me habría pasado en la penúltima curva”, analizaba después Lorenzo.

Pero el discurso del italiano, que en la misma conferencia de prensa llamó “estúpidos” a quienes insultaron a su compatriota Iannone por haberle adelantado también en la última vuelta de aquella carrera en Phillip Island, lo que también le perjudica en su carrera por el título, no parecía tener fin. “¿Es verdad que me idolatraba? ¿Será verdad que tenía mi póster en casa? No lo sé. No estoy seguro, pero me encantaría ir a verlo”, espetaba el líder de MotoGP.

El de Tavullia defiende que el de Honda le tiene ganas desde el incidente en el gran premio de Argentina, que acabó con el español por los suelos: “Prefiere que gane Lorenzo porque está enfadado conmigo desde Argentina, es una cuestión personal. Desde entonces está como un niño: 'no ganaré yo, pero tampoco ganarás tú'. Es un mal menor para él que gane Lorenzo”.

Márquez, con Rossi detrás, en la carrera del GP de Australia. ampliar foto
Márquez, con Rossi detrás, en la carrera del GP de Australia. EFE

Y seguía: “Creo que Márquez se compara siempre conmigo. Me quiere batir, quiere superarme en número de victorias, quiere ganarme en número de mundiales... Y si yo gano otro mundial él lo tendrá más difícil. Ya aquel año en Laguna Seca quiso adelantarme en un sitio porque yo había adelantado a Stoner cinco años antes cuando podría haberme pasado perfectamente tres curvas después. Aquello fue una señal. Me lo advertían, pero yo no quería hacer caso. Y mira: piensa mal y acertarás”. Y eso ha hecho. O quizá no sea más que una estrategia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información