Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Astana o un modesto en Europa lleno de millones

El equipo kazajo, fundado en 2009 y reenombrado en 2012, cuenta con el respaldo del presidente del país Nursultán Nazarbáyev

Hizo historia al convertirse en el primer equipo de Kazajistán en disputar una fase de grupos

Atletico de Madrid - Astana
El Astaná entrenando en el Calderón. EFE

Hace apenas seis años el fútbol dio un paso al frente en Kazajistán. Lo hizo a través de la iniciativa de fundar un club para Astaná, la capital del país. El proyecto, artificial, requirió la fusión del Alma-Atá y el Megasport, que abandonaron la ciudad de Amity para convertirse en el Lokomotiv Astana en 2009. El nombre no era casualidad. Como todo, el dotar a la capital kazaja de un club de fútbol de un nivel considerable requería un respaldo económico.

Un mecenazgo del que se encargó primero Temir Zholy, la poderosa compañía ferroviaria del país, para dejar paso después al mismo Gobierno, que en 2012 lo renombró como FC AstanA y lo incluyó en el club polideportivo Astana Presidential Sports Club, fundado por el propio presidente Nursultán Nazarbáyev.

El resultado de tal respaldo pronto dio sus frutos y, antes de la construcción de un equipo capaz de mandar en Kazajistán, llegó la de un estadio millonario estadio en 2009 —el Astana Arena— catalogado con cuatro estrellas UEFA y con capacidad para más de 30.000 espectadores.

El objetivo deportivo se fue forjando también a base de un talonario que empezó a atraer a jugadores con un nivel superior al de la liga local. Los títulos eran cuestión de tiempo. El primero llegó solo un año después de su fundación, en 2010, cuando se alzaron con la Copa de Kazajistán, trofeo que repetirían en 2012 después de hacerse con la Supercopa.

Dichos títulos les permitieron participar en dos ediciones de la Liga Europa antes de proclamarse campeones de Liga el curso pasado y conseguir una plaza en las rondas previas de la Champions. Y entonces hicieron historia. Los kazajos, con pies de plomo, fueron avanzando hasta convertirse en el primer equipo del país en disputar una fase de grupos de la máxima competición continental.

En ella han seguido soñando. Lo hacen bajo la dirección en el campo del serbio Nemanja Maksimovic. El campeón del mundo sub-20 llegó a Astana este verano a cambio de medio millón de euros y es el auténtico líder de un equipo que este miércoles se presenta en el Vicente Calderón para medirse al Atlético de Madrid.

Y lo hacen sin esperanzas y con la mente puesta en su competición local, en la que se están jugando el título. "Vamos a intentar dar el mejor nivel, pero también vamos a pensar en el equipo. Tenemos un partido muy importante con el Kairat Almaty y no podemos perder más puntos”, afirmó Stanimir Stoilov, entrenador de un equipo que ha logrado congregar en su estadio a un gran número de aficionados capaces de crear un ambiente que llegó a llamar la atención a algunos de los jugadores del Galatasaray en su visita a Astana.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información