Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bale recae y ahonda la crisis de lesiones musculares en el Madrid

El jugador apuró su recuperación, disputó 180 minutos con su selección y el sábado no terminó el partido contra el Levante

Bale salta ante Simao en el partido contra el Levante.
Bale salta ante Simao en el partido contra el Levante. AP

El doctor Jesús Olmo, jefe de los servicios médicos de todas las categorías de fútbol del Real Madrid, observa cómo día a día se le multiplican las malas noticias. Gareth Bale recayó de su lesión en el sóleo de la pierna izquierda. Es lo que los traumatólogos, con tono amargo, denominan “recidiva”, la repetición de una enfermedad poco después de terminada su convalecencia. Indicio de que el diagnóstico, o el tratamiento, o ambos, se hicieron mal.

Bale se rompió el 15 de septiembre. Reapareció el 4 de octubre y jugó 20 minuitos contra el Atlético en el derbi: su ingreso coincidió con la depresión del Madrid en los minutos finales de un partido que acabó empatando (1-1) después de mucho sudar. Bale se marchó a Gales y con su selección disputó los 180 minutos de las dos jornadas de clasificación para la Eurocopa. Cardiff lo elevó a la categoría de héroe nacional. Regresó la semana pasada anunciando que quería “hacer feliz al madridismo”. Jugó 45 minutos contra el Levante sin apenas intervenir. Le sustituyeron en el intermedio. Se diría que estaba mal físicamente pero al acabar el partido su entrenador, Rafa Benítez, dijo que solo necesitaba “descanso”.

El décimo infortunio muscular del curso pone en un aprieto a Jesús Olmo, jefe de los servicios médicos

En el Madrid se ha iniciado el habitual proceso de búsqueda de responsables. El más visible, en el vértice de una estructura piramidal, es Jesús Olmo. La directiva le reforzó tras la destitución de Carlo Ancelotti, culpado de los problemas físicos que castigaron a la plantilla durante la temporada pasada. El italiano perdió el pulso con el médico. Ahora las sospechas se extienden hacia Olmo.

Dicen los portavoces del Madrid que Olmo prefiere no hacer declaraciones. Atraviesa una época difícil. En el primer equipo los jugadores le han transmitido que no le quieren ver en el vestuario. La desconfianza hacia el galeno va en aumento. No hay semana en la que no se anuncie una rotura fibrilar, dolencia que, según los expertos, suele ser índice de una mala preparación física o de una monitorización médica irregular. Por no faltar, hasta el Castilla, el referente de la cantera, sufre una ola de lesiones musculares que ha afectado a nueve futbolistas y le ha dejado expuesto, sobre todo, en defensa. Ayer el club guardó silencio institucional.

Novena lesión muscular de blanco

15 de septiembre de 2015. Lesión en el sóleo de la pierna izquierda (dos semanas y media de baja).

18 de abril de 2015. Lesión en el sóleo de la pierna izquierda (dos semanas de baja).

10 de abril de 2015. Sobrecarga muscular en el pie derecho (una semana de baja).

17 de octubre de 2014. Rotura de grado II en el piramidal derecho (dos semanas y media de baja).

25 de enero de 2014. Sobrecarga en el gemelo izquierdo (dos semanas de baja).

15 de diciembre de 2013. Golpe en el sóleo de la pierna izquierda (dos semanas de baja).

2 de octubre de 2013. Contractura muscular en el muslo izquierdo (dos semanas de baja).

22 de septiembre de 2013. Sobrecarga muscular en el muslo izquierdo (una semana de baja).

La baja de Bale certifica la décima lesión muscular —de un total de doce infortunios— del Madrid este curso. Los afectados han sido Bale, James, Pepe, Benzema, Danilo, Carvajal y Modric. Dos de ellos, Bale y James, han sufrido recaídas o recidivas. Fuentes próximas al vestuario advierten que las recaídas son una amenaza que se consuma desde hace por lo menos un año con dolorosa regularidad. Recuerdan que James y Modric tardaron más de la cuenta en recuperarse de sus roturas durante la temporada pasada. Estas mismas fuentes subrayan que a finales de febrero Olmo denunció a Ancelotti ante la directiva. Le acusó de realizar una preparación física anticuada.

La baja de Bale tiene una trascendencia especial por el carácter de jugador bandera que pretendían conferirle los miembros de la junta. Fichado por el presidente Florentino Pérez en 2013 a cambio de 95 millones de euros, según fuentes madridistas, y 100 millones de euros según el Tottenham, el galés era el hombre llamado a relevar a Cristiano en la saga de grandes figuras del equipo. Este era el plan, considerando que Cristiano cumplirá 31 años en febrero. Esta fue la estrategia que asimiló Rafa Benítez, el entrenador, después de que los dirigentes le informaran lo que esperaban obtener de él, antes de contratarle, la pasada primavera.

Bale sufrió la quinta lesión en el sóleo de la pierna izquierda desde que llegó al Madrid. El galés cuenta un total de nueve lesiones musculares desde septiembre de 2013.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información