Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliveira cita a Kent en Malasia tras su dramática victoria en Australia

El líder del Mundial y Bastianini acaban en el suelo, arrastrados por un error de Antonelli

Kent se sale de la trazada tras el toque con Bagnaia, al fondo. Ampliar foto
Kent se sale de la trazada tras el toque con Bagnaia, al fondo. AFP

No pudo irle peor el fin de semana a Danny Kent, líder de Moto3, que tenía ya opciones de sentenciar el título en este gran premio de Australia. Pero no le acompañó la buena fortuna en Phillip Island, a pesar de haber sido uno de los pilotos más rápidos en los libres, incluso pese a haber logrado la pole positionel sábado. Ni siquiera aquello le sirvió de mucho, porque fue sancionado por rodar lento en algunos momentos de la sesión. “Es un poco frustrante, todo el mundo esperaba mi rueda y yo sólo quería poder hacer una buena vuelta lanzada con el neumático bueno”, se excusaba él. Llegado el día de la carrera no le fue mucho mejor. Tuvo no uno, sino dos toques en la pista y el segundo fue definitivo. Tendrá que esperar a Malasia para proclamarse campeón. Allí, además, tendrá un rival nuevo. Ya no compite con Bastianini (que se fue al suelo al mismo tiempo y por el mismo motivo que lo hizo él), ahora lo hace con Oliveira, ganador en Australia este domingo.

Me acabo de dar cuenta de que el campeonato sigue vivo. No me puedo creer esta carrera tan loca”

Miguel Oliveira, piloto del Red Bull KTM

La carrera empezó según lo previsto. Relegado a la séptima posición de la parrilla por aquella sanción del día anterior, el británico recuperaba posiciones con cierta facilidad. También lo hacía, aunque con más dificultades, Bastianini, que se había clasificado el 29º, con muchos problemas de concentración en los últimos grandes premios. Así se llegó a la octava vuelta con un grupo ya definido en cabeza, en el que se encontraba el líder, Kent, que rodaba por detrás de Binder y escoltado por tipos como Oliveira, Vázquez o Navarro, los que finalmente pelearían por el podio. En el segundo grupo estaba Bastianini. Hasta que Bagnaia, que se movía entre uno y otro, tuvo una caída, golpeó a Kent y removió todas las fichas. El líder cayó a la 16ª posición. Y, tras comprobar que su menuda Honda no estaba afectada por el toque, empezó la remontada. Cuando empezaba a recuperar las posiciones perdidas (a once giros), ya por delante de Bastianini, su rival por el Mundial, quiso correr más de la cuenta, buscó adelantar a Antonelli por el exterior, aquel se pasó de frenada, levantó su moto y se lo llevó por delante. A él, a Bastianini, y a Dalla Porta. Todos al suelo.

Oliveira, que debía terminar en el podio para mantener vivas sus esperanzas, logró alargar la tensión hasta la siguiente semana, en Malasia, donde Kent deberá ser, como mínimo, sexto para ser campeón de Moto3.

“Me acabo de dar cuenta de que el campeonato sigue vivo. No puedo creer que carrera tan loca. Estoy muy contento por mi equipo, ha sido una gran victoria”, decía el portugués nada más bajarse de la moto mientras el británico salía de la clínica móvil con la confirmación de que no tenía nada roto. Sólo un poco dañada la moral.

Rins, a por el subcampeonato

Alex Rins, en el GP de Australia.
Alex Rins, en el GP de Australia. Getty Images

N. T., Phillip Island

Ha habido pocos pilotos más consistentes que Àlex Rins este fin de semana. Su victoria parecía cantada. Y entonó la melodía en cuanto el semáforo se apagó. El debutante, de 19 años, que ya ganó tras lograr la pole en Indanápolis, volvió a repetir en este difícil y rapidísimo trazado, también desde la primera posición de la parrilla. Pura concentración, el de Barcelona se esforzó por mantener el ritmo prácticamente desde el primer giro: tomó la delantera con una magnífica frenada en la recta de meta al final de la primera vuelta. Y ya nadie pudo hacerle sombra. Ni amenazar su dominio lo más mínimo. Fue abriéndose camino y tras ocho giros su ventaja respecto al segundo era de prácticamente un segundo.

Lowes le perdió la pista, pero aguantó los envites de Luthi y Folger, ambos finalmente descartados, el primero por una caída, el segundo por un pinchazo. Y ambos les acabó acompañando en el podio el joven Baldassarri, de 18 años. El triunfo de Rins le sirve para colocarse segundo en la clasificación. Ha aprovechado bien el piloto de Pons la baja de Rabat por lesión. Ahora le saca 8 puntos de ventaja. Veremos quién acaba llevándose el subcampeonato ahora que el campeón, Zarco, séptimo ayer, corre liberado de toda presión y exigencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información