Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“O nos escondemos o nos matan”

La policía identifica a 21 hinchas después de la batalla campal entre aficionados del Cádiz B y el Xerez CD, que deja dos heridos en un choque de la Primera Andaluza

“Déjenos entrar en su casa. O nos escondemos o nos matan”. Así se expresaron tres hinchas del Xerez CD que huían de aficionados del Cádiz después de una batalla campal poco antes de que se iniciara un partido de Primera Andaluza entre el filial del conjunto amarillo y el Xerez CD. Las imágenes tomadas por los teléfonos móviles desvelan la batalla entre unos 50 aficionados del Cádiz y unos 25 hinchas del Xerez, que se citaron poco antes de la celebración del encuentro.

Los dos bandos iban preparados para la guerra, como atestigua los numerosos palos que todavía quedaban en las inmediaciones de la ciudad deportiva El Rosal, en Puerto Real, donde se disputó el partido. Los hinchas del Xerez llegaron primero al recinto, sobre las nueve de la mañana, y esperaron la llegada de los del Cádiz en las inmediaciones de las instalaciones unos 45 minutos antes del choque, que tuvo lugar a las 11.30 horas. Sin ninguna presencia policial en la zona, se inició una batalla campal, con lanzamientos de piedras entre ambos aficionados y golpes con objetos contundentes. Como resultado, dos hinchas del Xerez resultaron heridos y tuvieron que ser transportados en ambulancia al hospital. Uno de ellos recibió ocho puntos de sutura en la cabeza.

Algunos de los hinchas salieron huyendo de la pelea y buscaron refugio en algunas casas vecinas a las instalaciones del Cádiz. En una de ellas, llamaron a la puerta y se colaron en la casa de una vecina, que no tuvo más remedio que acogerlos. La policía hizo presencia en las instalaciones unos 10 minutos después de iniciada la contienda, procediendo los efectivos a separar y perseguir a los aficionados de uno y otro equipo, que salieron huyendo incluso por las marismas. La policía identificó a 16 aficionados tras la reyerta y a otros cinco en horas posteriores.

Javier de Torre, subdelegado del gobierno en Cádiz, ha explicado en rueda de prensa los motivos por los que no existió un dispositivo de seguridad para prevenir los incidentes. “Al no ser un partido de competición nacional, es la Federación Andaluza o los clubes los que nos tienen que informar si existe algún riesgo y ninguna de las esas comunicaciones nos llegó”, aclaró el subdelegado. “Una vez que la policía tramite las denuncias, algunos aficionados se enfrentan a sanciones graves o muy graves”, expuso de Torre. Por el momento, no se han practicado detenciones.

La pelea responde a la ancestral rivalidad entre los aficionados del Cádiz y el Xerez, que han mantenido enfrentamientos siempre que los dos equipos se han encontrado tanto en Segunda, Segunda B y ahora hasta en Primera Andaluza, donde coinciden el filial del Cádiz y el Xerez CD. Ambos clubes han condenado los incidentes en sus páginas oficiales. Eso sí, mientras el Xerez lamenta la falta de previsión de las autoridades, el Cádiz contradice la versión dada por la subdelegación del gobierno y ha afirmado que avisó el pasado miércoles a las autoridades sobre la posibilidad de que pudieran darse incidentes. Al mismo tiempo, aclara que acotó una grada para los aficionados visitantes y contrató seguridad privada como medidas necesarias en este tipo de partidos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información