Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mago de la versatilidad

Koichi Tsuji, reponsable de desarrollo de Yamaha, asegura que Lorenzo se adapta mejor que Rossi a los cambios en la moto

Rossi y Lorenzo en la carrera de Misano el pasado 13 de septiembre.
Rossi y Lorenzo en la carrera de Misano el pasado 13 de septiembre. Getty

Comparten datos. Comparten box. Comparten moto. El talento no se comparte. Jorge Lorenzo y Valentino Rossi son dos genios de las dos ruedas, pero muy diferentes en su pilotaje. En Yamaha lo saben. No lo ocultan. Koichi Tsuji, máximo responsable de desarrollo de la marca japonesa, tiene muy claro que la versatilidad es la gran diferencia entre ambos corredores. "Lorenzo puede estar a gusto con configuraciones muy diferentes. Rossi tiene, sin embargo, menos variedad y evoluciona la moto casi siempre de la misma forma", explica.

Al Mundial le restan cuatro carreras y solo 14 puntos separan al italiano del español. La lucha entre los dos compañeros de equipo es titánica. Lorenzo, que ganó el domingo pasado el Gran Premio de Aragón, intentará aplicar su piel camaleónica sobre la Yamaha para alzar el que sería su tercer título de Moto GP —venció en 2010 y 2012—.

Si la moto no es un problema, el piloto balear tiene que sacar el máximo rendimiento a otros elementos. Los neumáticos son su gran baza. Davide Marelli, su jefe de telemetría, es consciente de que Lorenzo puede llevar las gomas hasta el extremo gracias a su pilotaje fino. "Puede explotar más la duración de las ruedas".

El caso de Rossi, que cuenta con siete cetros mundiales —el último en 2009—, es totalmente diferente. Sus picos de rendimiento están totalmente identificados. Sabe lo que quiere y cómo lo quiere. "Siente lo que necesita en apenas segundos", comenta Tsuji. Su principal caballo de batalla para lo que resta de campeonato es la frenada, donde se deciden muchas carreras y una gran ayuda para sacar ventaja en el cuerpo a cuerpo. Il Dottore es un genio en estas lides, pero el domingo vio cómo Dani Pedrosa le arrebataba la segunda plaza por no sacar el máximo rendimiento a sus frenos.

Matteo Flamigni, telemétrico de Rossi, habla hasta dos horas con el italiano tras cada sesión de entrenamientos. El mensaje que le transmite es constante desde hace varias carreras, que puede mejorar los tiempos si apurara más la frenada.

Una filosofía propia

Al margen de los pequeños detalles que definirán quién gana el campeonato, Yamaha se ha coronado en este Mundial. Sus dos pilotos dominan con autoridad y la M1 ha superado a Honda, la gran rival. Tsuji no desvela el secreto, pero cree que su gran ventaja es la filosofía de la propia marca. "Si tenemos cualquier duda, pedimos consejo a otros departamentos, como a los que fabrican las motos de calle", argumenta.

El año que viene hay muchas dudas de si Yamaha prolongará su tiranía. El reglamento ha cambiado y todos los sistemas electrónicos serán idénticos. El propio jefe de desarrollo califica de incógnita la moto de la próxima temporada. "Hasta que no termine el campeonato, que es cuando haremos las primeras pruebas, no sabremos cómo mejorar", concluye.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.