Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid, un fusil con la mira desviada

Los de Benítez se han quedado secos en dos de los seis partidos de Liga pese a tener una media de 22 disparos

Cristiano se lamenta durante el partido contra el Málaga. Ampliar foto
Cristiano se lamenta durante el partido contra el Málaga.

“Hemos creado las ocasiones suficientes para marcar no uno, sino más goles”, dijo Rafael Benítez, entrenador del Real Madrid, el sábado después del empate a cero contra el Málaga. Es el segundo empate sin goles (el primero en el Molinón a finales de agosto) en los seis partidos de Liga. El Madrid no se quedaba seco en el Santiago Bernabéu desde septiembre de 2013 (0-1 contra el Atlético). Llevaba 36 partidos seguidos marcando en casa.

“El fútbol tiene este tipo de cosas, tienes dominio durante gran parte del partido, tienes muchísimas ocasiones, no tienes acierto, y al final terminas empatando a cero”, explicó el técnico del Madrid, al que le recordaron que ya se ha dejado cuatro puntos de 24. “Claramente no me gusta, pero fíjense en la cantidad de tiros que hemos tenido hoy [por el sábado] y en el Molinón. Habrá que crear más y manejar la ansiedad en esos últimos minutos que son los que pueden cambiar el resultado de un partido”, explicó.

El Madrid terminó el partido contra el Málaga con 30 remates; 26 fueron el día del debut liguero contra el Sporting. Rematar, remata. Y de eso presume Benítez. Pero al fusil le falta afinar la mira. Después de los seis primeros partidos de Liga, los de Benítez —con 14 goles a favor y tan sólo uno en contra— suman 136 remates, pero a puerta solamente ha ido el 38% (52). Es decir, el equipo necesita 3,7 remates a portería para marcar un gol. Promedia 22,6 disparos por encuentro y 8,6 a puerta. En el Molinón fue el portero Ivan Cuéllar el protagonista. El sábado, contra el Málaga, Kameni. Ambos detuvieron nueve disparos.

El Celta, por ejemplo, máximo goleador del torneo con 15 tantos, ha mostrado mucha mejor puntería en sus 15,5 remates de media, 6,2 a puerta. Necesita mucho menos que el Madrid para marcar.

“Cuando el portero rival es el mejor del partido es que tú has hecho tu trabajo”, comentó Benítez. ¿Estaba el equipo ansioso? “Los últimos cinco minutos, cuando teníamos que mantener la calma y seguir moviendo el balón y jugando con tranquilidad. No era fácil. Estamos en el inicio, crear tanto es positivo, la ansiedad es un tema a mejorar”, contestó.

13 disparos de Cristiano

Contra el Málaga, Cristiano Ronaldo fue el que más remató (13 veces pero sólo dos a portería); Isco, cinco; Benzema, cuatro. Jesé disparó tres veces y Modric dos. Cristiano fue también el que más remató contra el Sporting. Sigue, de momento, sin alcanzar a Raúl como máximo goleador de la historia del club blanco (está a dos tantos).

El equipo de Benítez, que ha ganado equilibrio y solidez defensiva, sufre ahora la falta de acierto de sus hombres de arriba. Promedia 2,3 tantos por partido (con Carlo Ancelotti el promedio fue de 2,7 el primer año y 3,1 el segundo), pero no marca con tanta facilidad como con su predecesor. Hace dos temporadas el Madrid necesitaba 2,8 remates a puerta para marcar un gol; el año pasado, 2,3. Este, 3,7. Benítez apela a la tranquilidad y a manejar el balón y el juego sin ansiedad. Pólvora tiene de sobra.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.