Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

La buena estrella de Hamilton

Mercedes saca partido del talento del campeón en de la pista y tira de su imagen rebelde para renovarse fuera de ella

Hamilton, en Suzuka. Ampliar foto
Hamilton, en Suzuka. EFE

Hace un par de semanas, Lewis Hamilton colgó una foto en su cuenta de Instagram en la que se le veía encaramado a una especie de tanque de seis ruedas y más de dos metros de altura que Mercedes bautizó en su día como G 6x6. El bicho, una mole de 3.700 kilos, ya no se fabrica porque, al margen de costar 358.000 euros, conducirlo requiere sacarse el permiso de camión. En aquel post, el actual campeón del mundo de Fórmula 1 preguntaba a sus 1,7 millones de seguidores si debía comprárselo o no. En la escudería alemana aseguran que aquello salió del propio Hamilton porque es él mismo quien maneja sus perfiles en las redes sociales, pero tampoco esconden las ventajas de contar con un atleta tan pendiente de sus resultados en la pista como de su imagen fuera de ella. Además de devolver el título de campeón a Stuttgart seis décadas después, el chico de Tewin también ha contribuido de forma directa en el proceso de renovación que Mercedes impulsó hace unos tres años con el lanzamiento de su nuevo Clase A, un coche fabricado para atraer a un cliente mucho más joven que el que hasta ese momento se interesaba por los vehículos de la estrella.

Los éxitos en la F-1 y el carácter rebelde de Lewis han contribuido a rebajar 13 años la edad media de nuestros clientes potenciales", asegura el presidente de Mercedes-Benz España

“Gracias a la imagen agresiva y dinámica de estos modelos, en España se ha conseguido reducir 13 años la media de edad de nuestros clientes –de los 55 años hasta los 42–. Los éxitos en la F-1 y el carácter rebelde de Lewis han contribuido a ello”, asegura a este periódico José Luis López-Schümmer, consejero delegado de Mercedes-Benz en España. La transformación arrancó hace unos tres años, y en ese escenario es difícil encontrar a nadie mejor para abanderarla que Hamilton y sus extravagancias. “Disponer de un icono como él ayuda mucho. Hay que tener en cuenta que el concepto de lujo se ha reinterpretado”, argumenta Antonio Monerris, un experto en estrategias de posicionamiento y arquitectura de marca. “Ahora, el lujo es la experiencia, y en esa línea ha ido Mercedes, que ya era concebida como un símbolo muy potente gracias a un gran trabajo previo, y que ahora se beneficia de todo lo que mueve su buque insignia”, matiza este gurú de la publicidad.

El aspecto determinante al contratar un piloto es su talento, pero Lewis también nos ofrece una posibilidad de sacar partido de su gran impacto", dice el responsable de prensa del equipo

“Como es lógico, el aspecto más determinante a la hora de contratar a un piloto es su talento. Pero en el caso de Lewis, además nos ofrece una posibilidad de sacar partido de su gran impacto”, explica Bradley Lord, el responsable de prensa de la división de F-1. “De todas formas, las redes sociales corresponden a su ámbito más privado, nosotros prácticamente no entramos y solo le damos unas guías”, añade Lord, siempre al quite de lo que se mueve en Twitter. Allí, el bicampeón cuenta con una comunidad de seguidores que roza los tres millones, el que tiene más de toda la parrilla. Llegar a esa cifra no es nada fácil, ni siquiera para alguien que dispone de una agencia especializada ello.

Además de llevarle los asuntos profesionales relacionados con la F-1, la división artística de Purple PR también se encarga de exponerle tanto como puede en los eventos más exclusivos. Este verano, por ejemplo, Hamilton estuvo acompañado en todo momento por un cámara que grabó sus vacaciones, un viaje a todo tren de unos diez días que le llevó, en su avión privado, de Colorado –allí posee una casa–, a Barbados –con Rihanna–, y de allí a Nueva York –también se ha comprado un apartamento en la Gran Manzana–, donde asistió a numerosos saraos y se mezcló con la jet set neoyorquina. El video está disponible en su cuenta de youtube. Su agenda la lleva Emma Philpott, la encargada de rodearle de celebridades, mientras que las fotos que figuran en su Instagram se las hace Daniel Forrest, a quien Hamilton llama Spinz y que viaja con él a la mayor parte de las carreras.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información