Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pau Ribas: “La gente a lo mejor se ha sorprendido conmigo”

El escolta badalonés considera que su polivalencia y mentalidad son la clave de su madurez deportiva y su buen papel en una selección a la que ha llegado con 28 años

Pau Ribas colma en Berlín un año de imparable ascensión en su carrera. Fue elegido en el mejor quinteto de la Liga Endesa con el Valencia, fichó por el Barcelona, debutó con la selección absoluta y, en el segundo partido de su primera gran competición en ella, irrumpió en el quinteto inicial, ante Turquía. A sus 28 años, este badalonés que lleva el baloncesto en la sangre, hijo de Jordi Ribas, jugador de la Penya a finales de los setenta, se ha ganado a pulso una labor relevante en los esquemas de Sergio Scariolo, en una selección que hoy afronta su tercer partido en el Eurobasket, ante Italia (21.00, Cuatro).

Pregunta. ¿Cómo lleva su bautizo en un Eurobasket?

Respuesta. Ha habido de todo. Empezamos con una derrota un poco dura porque queríamos comenzar bien el campeonato. Siempre es bueno empezar con una victoria, aunque enfrentarse a Serbia, subcampeona del mundo, siempre es un poco complicado. Ante Turquía, nos quitamos el peso de encima, la mochila. Jugamos con confianza, con soltura y mucho más dinamismo. Es la línea que queremos seguir.

P. ¿Por dónde pueden ir los tiros ante Italia, tercer rival de España?

R. Ofensivamente tienen mucha calidad, pueden anotar muchos jugadores y de muchas formas. A lo mejor su laguna es más defensiva. Ahí es donde nosotros nos podemos hacer fuertes: defender duro, correr el campo y hacerles que el partido se les haga pesado, que haya mucho contacto, que sea muy físico. A sus jugadores les gusta más actuar sueltos, tirando, anotando... Tenemos que llevar el partido a un terreno más duro y si es así, ellos van a sufrir.

P. Personalmente, ¿imaginaba un inicio tan satisfactorio?

R. La gente a lo mejor se ha sorprendido conmigo. Pero tengo 28 años ya y llevo mucho tiempo en la Liga ACB y jugando al máximo nivel en Europa. Desde el primer momento, desde que me llamó Sergio, me dijo que tenía mucha confianza en mí. He intentado responder con mi trabajo y los compañeros respetan mucho lo que hago. Así es más sencillo tener confianza y poder aportar mucho más.

P. El reto del equipo es clasificarse para los Juegos. ¿El suyo, además, será ganarse un puesto para Río?

Hubiera podido llegar antes a la selección, pero la generación del ochenta es tan buena que le hizo un tapón a la mía”

R. Un buen resultado aquí nos ayudaría a todos los jugadores que estamos en el equipo. Si tuviéramos ese billete para Río supondría pasar con nota una responsabilidad, y eso siempre ayuda. Pero lo importante para mí es hacer una buena labor y ayudar a la selección a llegar lo más alto posible. Quedará mucho tiempo para la siguiente competición. Para mí es la primera, así que no tengo la mira puesta mucho más allá.

P. Hace nada estaba pagando la novatada con Rabaseda y cantándole el cumpleaños feliz a Pau Gasol.

R. Sí. Fue hace tres años. Se preparaban para los Juegos Olímpicos de Londres. Yo estaba con una selección B y nos quedamos tres jugadores con ellos, los que fueron invitados de otros años. Desde entones, fue otra vez invitado ‘auténtico’ y ahora me toca dar el callo.

Mi mentalidad en Vitoria creció a la sombra y eso me ayudó a ser más regular y a jugar más concentrado”

P. ¿Le ha costado especialmente llegar a la selección?

R. Es que no depende solamente solo de tu nivel. En los últimos años el nivel de la selección, con la generación del ochenta, ha sido buenísimo. Pero, a la vez, eso ha sido malísimo para los que veníamos detrás. Para nosotros suponía, entre comillas, un tapón muy importante. A los que veníamos detrás nos ha costado más. Pero estoy contento por haber llegado aquí. Significa que no he parado en mi progresión. He seguido trabajando, mejorando. A lo mejor, en otra época, podría haber llegado antes, pero no me importa.

P. Su carrera es nómada: Joventut, Baskonia, Valencia, Barcelona...

R. Me motivan muchos los nuevos objetivos y no pensar en lo pasado. Salir de Badalona me costó mucho porque había estado toda la vida allí, pero era un paso que tenía que dar si quería evolucionar como jugador, intentar jugar en la Euroliga, tener unas perspectivas más elevadas...

P. Su padre debió decirle ‘¿pero dónde vas?’

R. Mi padre fue profesional y sabe cómo funciona esto. Cada época tiene sus equipos, sus momentos. A lo mejor 10 o 15 años atrás me podía haber quedado mucho más tiempo en Badalona, pero en esa época era complicado. En Vitoria hubo momentos buenos y otros no tanto por los minutos de juego. Pero era un equipo de primer nivel Euroliga, ganamos una Liga ACB, había mucha competencia. Esa época me ayudó muchísimo sobre todo mentalmente, y en temas no solo de baloncesto. La mente tiene que estar preparada para muchas cosas y esos años me hicieron mejorar en la sombra. Al salir de allí, mucha gente pensaba que ir a Valencia era un pasito atrás. Yo quería ir a Valencia a jugar minutos y a tener más responsabilidad. Fue una decisión acertada. Y ahora llegó al Barcelona en el momento ideal, en mi momento de máxima madurez, siendo internacional.

P. ¿A qué se refiere cuando dice que no solo mejoró en el baloncesto?

Pau Ribas, ante Benda, en un España-R. Checa. ampliar foto
Pau Ribas, ante Benda, en un España-R. Checa. EFE

R. A veces tienes menos minutos, partidos en que juegas poco, hay entrenadores con una exigencia máxima… Mentalmente es muy importante estar preparado para muchas cosas. Afrontarlo ha hecho que sea mucho más regular y me ha ayudado a jugar con mucha más concentración.

P. ¿Ser internacional refuerza su reivindicación del jugador español?

R. Más que del jugador español, del español joven. Yo lo he vivido. Cada vez habrá menos jugadores y eso se notará en un futuro. Queremos que el baloncesto sea siempre muy fuerte, pero cada vez hay menos jugadores españoles jóvenes. Eso debilita y perjudica al baloncesto. A lo mejor, como me pasó a mí, a los 18 años no parecía que fuese a llegar al profesionalismo. Después, de los 18 a los 20, haces un cambio y ves que ese jugador vale como cualquier extranjero.

“Asumo un papel importante”

Pau Ribas empezó su carrera profesional jugando de base. Su posición en la cancha derivó a la de escolta y alero. Él mismo destaca su polivalencia, su capacidad para desarrollar diferentes funciones en la cancha de juego. En las dos primeras jornadas es el tercer jugador español, junto a Rudy Fernández, que ha dispuesto de más minutos (24 de media), solo superado por Llull (27) y por Pau Gasol (26). Su media ha sido de 9,5 puntos y 3 asistencias.

“Scariolo me pide que aporte energía y dinamismo desde la defensa”, explica. “En ataque sabe lo que puedo hacer bien. Intento anotar y abrir el campo cuando las defensas se cierran, sobre todo con Pau. Intento crear tiros para los demás y desde el bloqueo directo puedo cargar esa responsabilidad. Sergio tiene muy claro lo que quiere de nosotros. En la preparación ya jugué algunos partidos en el cinco inicial. Pero eso es lo de menos. Más importante que empezar sea, quizá, acabar el partido en la cancha. Pero me siento bien en este papel. Scariolo me dio desde el primer día un papel importante. Yo lo asumí y creo que puedo aportar algunas cosas diferentes”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información