Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquín: “Mi corazón me ordenó volver al Betis”

Impactante regreso del andaluz a la Liga, que recupera también a valores como Soldado, Llorente y Óliver Torres

Joaquín, el día de su presentación.
Joaquín, el día de su presentación. EFE

Joaquín atiende con prisas. “Venga que me voy al Puerto”, proclama antes de disfrutar de dos días de descanso en la bella localidad gaditana. Ese Puerto de Santamaría donde nació y donde vive su familia. Sus padres y sus siete hermanos. Joaquín ha vuelto al Betis cuando se cumplen 15 años de su estreno en el primer equipo andaluz. Un 3 de septiembre de 2000 disputaba su primer partido en el campo del Compostela con solo 19 años. Ahora, con 34, ha regresado después de jugar seis temporadas en el propio Betis, cinco en el Valencia, dos en el Málaga y otras dos en la Fiorentina. En este largo camino ganó dos Copas del Rey, fue 51 veces internacional con España y disputó una Eurocopa (Portugal 2004) y dos Mundiales (Corea 2002 y Alemania 2006).

La ciudad deportiva del Betis ha cambiado. No el sentimiento de Joaquín, idolatrado por la afición, recibido por 20.000 béticos en su presentación en el Benito Villamarín. “Me quedé impactado cuando salté al campo, de verdad. Esperaba que hubiera gente, pero tanta… Lo que fue muy emotivo para mí fue volver a ponerme la camiseta del Betis. ¿Sabe?, era algo que deseaba desde el primer día que me fui”, aclara Joaquín. El portuense se marchó un día de verano de 2006, después de que Manuel Ruiz de Lopera le obligara a presentarse en Albacete, equipo con el que amenazó con cederlo.

¿Reencuentro con Lopera?

Y allí se fue Joaquín, haciéndose fotos con la gente que veía para dar fe de su presencia en tierras manchegas. Vuelve Joaquín y puede que lo haga Lopera, todo pendiente de lo que ocurra en la junta de accionistas del próximo día 23. “Bueno, yo lo que digo es que el Betis está por encima de todo”, afirma Joaquín con relación al posible reencuentro con Lopera.

“Siento que puedo ayudar mucho al Betis. Siento que mi sitio está aquí. No es que no me adaptara a Florencia (lo pasó muy mal el primer año), es que mi felicidad y la de mi familia estaba aquí. Mi corazón me lo ordenó”, comenta Joaquín, con el brazo derecho escayolado por dar un puñetazo a una mesa en un momento de tensión de las negociaciones.

“Es que no me cogía el teléfono mi agente y perdí los nervios. Han sido días duros, me ha costado mucho salir, pero todo ha ido bien”, recuerda Joaquín, quien ha perdido una buena cantidad de dinero por jugar de nuevo en el Betis. Su ficha pasa de 1,8 millones de euros a 800.000 y ha perdonado el año de contrato que le quedaba con la Fiorentina. “Florencia es una ciudad increíble, Valencia me trató muy bien y Málaga es como estar en familia, pero el Betis es el Betis”, recuerda Joaquín, capaz de alterar el protocolo de su presentación cuando vio a un pequeño en silla de ruedas en la grada. Le dio el último balón que le quedaba. Luego se tomó una cervecita en el vestuario y rompió a llorar.

Bien recibido por el entrenador, Pepe Mel, y sus compañeros, Joaquín tiene claro que todavía tiene mucho que aportar al Betis. “Vengo con una ilusión enorme y muchas ganas de ayudar y de seguir disfrutando. Y con mucho fútbol, por supuesto, si yo supiera que no estoy a un nivel apto para ayudar, hubiera sido el primero en decidir no venir. Vuelvo a casa porque sé que todavía tengo muchas cosas por dar y disfrutar. La gente volverá a ver a ese Joaquín que tanto disfrutó”, proclama el internacional, flaco como el primer día que se estrenó en el Betis.

Tercia Tomás Calero, doctor del conjunto verdiblanco. “Es uno de los futbolistas de mejor genética que he tenido a mis órdenes. Nunca se lesionaba, siempre estaba dispuesto para jugar y no ha perdido velocidad”, aclara. “En Florencia me harté de correr. Son muy exigentes en el aspecto físico”, reconoce el propio Joaquín, el gran reclamo de este Betis junto a Van der Vaart y Rubén Castro. Curiosamente, una posible línea de mediapuntas compuesta por el propio Joaquín (34), Van der Vaart (32) y Rubén Castro ( 34) sería centenaria.

Viejos conocidos

El regreso de Joaquín es uno de los más llamativos que se ha producido este año en la Liga española. Junto a él, la competición ha recuperado a Soldado, quien a sus 30 años ha iniciado el torneo como un auténtico tiro en el Villarreal. Con dos goles y dos asistencias, Soldado quiere olvidar su etapa en el Tottenham. Joaquín vivirá un par de derbis frente a Fernando Llorente, que también ha abandonado la Juventus para fichar por el Sevilla. Llorente se estrenó ante el Atlético de Madrid en la pasada jornada, pero fue muy bien sujetado por Godín y Giménez. En ese Atlético brilló con luz propia Óliver Torres, quien ha llegado al equipo de Simeone muy crecido después de su cesión al Oporto. El centrocampista también brilló en el duelo de la selección sub-21 frente a Estonia.

Además de estos cuatro jugadores españoles, la Liga recupera a futbolistas como Rami, Casemiro y Filipe Luis, que emigraron a otras ligas y ahora quieren recuperarse en la española, que recibe su talento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.