Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Chelsea se desploma y cae en casa ante el modesto Crystal Palace

El actual campeón se distancia ocho puntos del líder, Manchester City “En otra Liga ya estaríamos sin opciones”, dice Mourinho

Jose Mourinho, durante el choque ante el Crystal Palace
Jose Mourinho, durante el choque ante el Crystal Palace AP

Cuatro jornadas después del inicio de la Premier League el vigente campeón está a ocho puntos del líder. No ha llegado ni el mes de septiembre, pero ya está claro que tendrá que remontar el Chelsea para entrar en la pelea por el título porque ni el Manchester City cede ni el equipo de José Mourinho acaba de encontrar su mejor versión, derrotado de nuevo (1-2) en su propio feudo en esta ocasión ante el pétreo Crystal Palace. “En otra liga yo ya diría que estaríamos ya sin opciones, pero esto es la Premier League y no puedo asegurarlo”, se animó al final de la jornada el técnico portugués, que cumplió su partido 200 en una competición que ha ganado en tres ocasiones.

Las diferencias entre el City y el Chelsea son ahora mismo sustanciales, pero tienen mucho que ver ante todo con el estado de forma de los arquitectos que diseñan su fútbol. Mientras David Silva marca diferencias, a Cesc Fàbregas, que nunca deja de pedir la pelota y liderar al equipo, se le espera. Tampoco hay excesivas noticias de Eden Hazard. “Tenemos que hacerlo mejor todos, incluido yo”, resumió Mourinho, reacio a señalar a alguno de sus hombres en público, lisonjero con su oponente ayer al que elogió por su espíritu y rendimiento y apenas guerrillero en el comentario de dos acciones dudosas en las que su gente reclamó penalti.

A 300 kilómetros de Londres, el Watford no fue rival para el Manchester City (2-0), atascado en la primera parte, pero resolutivo en la continuación con un gol inicial de Sterling, el primero con su nuevo equipo. Poco después sentenció Fernandinho tras un pase de Silva. Jugó una vez más de titular Jesús Navas, pero fue sustituido en el descanso por Nasri. Todo apunta a que Kevin de Bruyne, a punto de incorporarse al equipo de Pellegrini procedente del Wolfsburgo en un traspaso de 80 millones de euros llegará para ocupar esa posición y acabar de engrasar una maquinaria que ha comenzado la liga con cuatro victorias en cuatro partidos. Sin ni siquiera recurrir a Otamendi, que no fue ni convocado, el City está inabordable y tras el parón de las selecciones visitará Selhurst Park para enfrentarse al Crystal Palace.

Esa cita prevista para el 12 de septiembre podría enfrentar a primer y segundo clasificado si el Manchester United no vence mañana en su nada sencillo desplazamiento a Swansea. El Palace emerge como uno de los modestos más ambiciosos del campeonato tras gastarse casi 30 millones de euros en el mercado. Justamente una de las incorporaciones que llegó con la carta de libertad, el delantero Bakary Sako, descolló en el triunfo en Stamford Bridge. Allí le miraron a la cara al campeón, aceptaron el intercambio de golpes hasta convertir a Courtois en uno de los jugadores más destacados del partido y finalmente se alzaron ganadores. Marcó Sako pasada la hora de partido y de inmediato Mourinho llamó a Falcao para activar un dúo en la delantera con Diego Costa. Llegó el empate a falta de doce minutos tras centro de Pedro que cabeceó como en sus mejores tiempos el goleador colombiano. Pero de inmediato adelantó de nuevo al Crystal Palace el lateral Joel Ward y Mourinho tocó a rebato, adelantó a Zouma de la zaga al corazón del área rival y empezó un bombardeó que a la postre resultó inocuo.

Pero el Chelsea no es el único grande en problemas. El Liverpool cayó en Anfield con estrépito (0-3) ante el West Ham United, que ha perdido sus dos partidos en casa y venció en los dos fuera además ante dos candidatos a estar arriba porque en la apertura del campeonato ganó en casa del Arsenal. Es la primera derrota para el equipo de Brendan Rodgers, que además pierde para la próxima jornada a su faro en ataque porque el brasileño Coutinho se fue expulsado antes de tiempo. “Todos los equipos del campeonato estamos encontrando muchas dificultades en casa”, se disculpó Rodgers en la línea de Mourinho, que ya a principios de agosto había advertido que los puntos estarían más repartidos esta temporada.

 Al Liverpool le espera la próxima semana un desplazamiento a Old Trafford y ve al líder a cinco puntos, idéntica distancia que separa al Manchester City del Arsenal, vencedor en Newcastle (0-1) con gol en propia puerta de Coloccini tras un disparo cruzado de Oxlade-Chamberlain. No brilló el equipo de Wenger, favorecido por una temprana expulsión de Mitrovic en los locales. Por ahora el único fulgor en la Premier es para el Manchester City.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.