Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedrosa, un susto tras otro

El de Honda salva la caída tras otro fallo mecánico en una jornada marcada por el dominio de Lorenzo y Márquez

Dani Pedrosa durante los libres en Silverstone
Dani Pedrosa durante los libres en Silverstone EFE

Hace dos semanas fue una horquilla defectuosa que provocó que perdiera aceite y la rueda trasera derrapara violentamente. Este viernes fue el freno trasero, que se bloqueó inexplicablemente y por poco le hace perder el control de su Honda. Dani Pedrosa va de susto en susto. Por suerte, si el último fin de semana de carreras, en Brno, el fallo mecánico acabó en accidente y marcó su gran premio –una contusión en el tobillo le impidió clasificarse bien y hacer una buena carrera: acabó sexto–, esta vez el susto no pasó a mayores. Pudo salvar la caída. Pero el enfado al regresar al taller del equipo fue monumental. “Podría haberme matado”, declaró en Brno; en Silverstone, donde aspira a volver a estar entre los mejores, se contuvo.

Queda, todavía, la duda sin resolver de por qué ocurrió, por qué las pinzas quedaron enganchadas al disco de freno y aquello acabó en una larga derrapada. “Se cambiará el freno. Y están estudiando qué ha pasado, porque no es habitual”, explicó el piloto, que se quedó a solo dos décimas del más rápido, su compañero de equipo, Marc Márquez.

Solo 33 milésimas separan a Lorenzo y Márquez en primer día de entrenamientos; Rossi, a casi un segundo

La jornada estuvo protagonizada, además de por el susto de Pedrosa, por el dominio de otros dos españoles: Lorenzo, el líder del Mundial, y Márquez, el campeón. Sólo distan 33 milésimas de segundo entre la mejor vuelta de uno y otro. El primero siempre se encontró muy cómodo en esta pista, y no parece haber perdido ni una pizca de la confianza que le acompaña desde que regresó de las vacaciones; el segundo no anda menos fino de lo que lo estuvo en Indianápolis o Brno, donde ya consiguió reducir las distancias que le separaban de la dócil Yamaha. Silverstone se presenta, al menos de momento, como otro escenario propicio para un duelo entre ambos.

Según Lorenzo, su M1 pierde algo respecto a las Honda en las rectas, pero está prácticamente convencido de que su mejor rendimiento en las curvas puede darle suficiente ventaja como para que la casa rival no lo gane por pura velocidad punta. Márquez, por su parte, marca las diferencias en un último parcial (decisivo) con apenas dos frenadas (dos grandes curvones) de esas con las que su Honda todavía puede lidiar.

Quien peor rendimiento ofreció en esta primera jornada de entrenamientos libres fue Rossi, empatado a puntos con Lorenzo en la clasificación general. Siempre le cuesta ponerse a punto al italiano el primer día. Y este viernes no fue para menos. A los problemas a la entrada de las curvas, que le restan confianza en lo que antes fue uno de sus puntos fuertes, se suma en este escenario la rápida degradación del neumático trasero. “Tendremos que cambiar los reglajes para ser más constantes”. Sabe que la regularidad y la consistencia de su compañero en carrera es la clave de los domingos. Pero parece lejos de encontrar una solución. De momento, al menos, y aunque a casi un segundo de aquel, pudo clasificarse décimo, lo que asegura su presencia en la Q2 si lloviera este sábado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.