Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

David Villa: “A EE UU se viene a jugar, no a retirarse”

"Sé que es muy complicado volver a la selección, pero no seré yo el que diga que no si me llaman otra vez"

Villa posa en el recinto deportivo del New York City. Ampliar foto
Villa posa en el recinto deportivo del New York City.

Aunque con acento norteamericano, en el vestuario del New York City Football Club, David Villa, 33 años, sigue siendo El Guaje. Y como niño con zapatos nuevos vive el delantero su aventura en la Major League Soccer (MSL). Aterrizó en Estados Unidos el pasado verano, cuando el NYCFC, recién nacido, no contaba aún con ningún otro jugador. Pasó seis meses sin apenas disputar un partido –jugó cuatro jornadas en Melbourne, en el equipo australiano del Grupo City–, a la espera del comienzo del campeonato, matando el gusanillo del fútbol turisteando por Manhattan y disfrutando de la NBA y del campeonato de hockey sobre hielo, deporte del cual se ha vuelto un gran fan. Este año, el caluroso estío de Nueva York lo pasa con la familia, que no ha querido volver a Gijón y dejarle solo, en una zona de playa cercana a la Gran Manzana, la MLS no para hasta diciembre.

Pregunta. Superado su primer año, ¿cómo valora la experiencia de vivir y jugar aquí?

Respuesta. Estoy muy feliz, aunque el arranque deportivo fue difícil, porque construir un equipo desde cero cuesta. Pero ahora estoy muy bien. La vida en Nueva York es sensacional. Y deportivamente, cada vez mejor.

P. ¿Fue una elección más vital que deportiva?

“Yo no podría jugar sin expectación ni competitividad. Y aquí la hay"

R. No. En mi carrera nunca ha habido nada por delante de lo deportivo. Pero es verdad que estoy disfrutando de la experiencia en general: de vivir en Nueva York, de jugar en un club que es nuevo, que además, pertenece a un grupo global con equipos en diferentes países. También estoy disfrutando de los viajes, de ver un montón de ciudades que no sé si tendría tiempo de conocer.

P. ¿Y por qué no seguir en la Liga o en un campeonato de primer nivel?

R. Necesitaba un cambio. Además, siempre he elegido mis equipos porque me han demostrado claramente que me querían. Cuando fiché por el Barcelona, estuve dos años con un montón de novias, tenía mucho para elegir. Pero que el entrenador, y más siendo Pep Guardiola, te llame y te cuente que te quiere y que te hable de táctica y de dónde te va a poner… Cuando eso ocurre, se te borra el resto. Colgué esa llamada con Guardiola, y sabiendo que el Valencia iba a venderme y el Barça, a pagar lo que pedían, le dije a mi representante: “Me da igual mi contrato, que sea lo mejor, obviamente, pero quiero jugar en el Barcelona. No me importan las cifras”. Luego, antes de fichar con el Atlético, tenía ofertas del Totthenham y del Arsenal, que no se concretaban. Pero llegó el Atlético y me dijeron: “Queremos que seas el 9 de nuestro equipo y no estamos mirando otros”, Y allí fui.

P. ¿Qué le contaron de la MLS y con qué se ha encontrado?

“Como dijo Morata, de Pirlo aprendes hasta cómo amarrarte las botas”

R. Me dijeron que había expectación y la hay. Yo no podría jugar sin expectación, sin aficionados, sin periodistas, sin competitividad en cada partido… Eso sí que me retiraría del fútbol, más que encontrarme mal físicamente. Aquí, la expectación es enorme, la gente va al estadio, te anima y cada vez hay más periodistas.

P. Es el capitán, jugador franquicia, Sus compañeros le tienen devoción. ¿Les cuenta batallitas?

R. Los chicos me preguntan muchas cosas, sobre todo, por mis experiencias. Quieren saber cómo es disputar una final de Champions, un Mundial... Pero a mí no me gusta dar consejos, les cuento cómo lo viví, lo que sentí en cada momento y cómo me preparé para esos partidos.

P. ¿Es muy distinta la MLS a las grandes ligas europeas?

"Físicamente me encuentro genial, como hacía mucho tiempo que no me encontraba.

R. Lo más, el formato de la Liga. Los seis primeros de diez clasifican para el playoff. Así que, si arrancas mal, tienes tiempo para remontar. Y si arrancas bien, te puedes tomar parte de la Liga con más tranquilidad. Por eso muchos equipos dejan a sus mejores jugadores en el banquillo en partidos que parecen vitales, porque todo se define en el playoff. En España, los 20 equipos se juegan la vida en cada partido.

P. ¿Cómo es jugar a fútbol en un mítico estadio de béisbol como el Yankee Stadium?

R. Fantástico. Además, los partidos están siendo una locura, con muchos goles a favor y en contra. El único miedo que teníamos era a la respuesta del público, porque es un estadio muy grande, pero estamos metiendo de media 28.000 espectadores. Y en algún partido, antes incluso de la llegada de Pirlo y Lampard, llegamos a los 45.000. Impensable para un nuevo equipo.

P. Se le vio practicando faltas con Pirlo. ¿Le contó el truco?

R. Leí una entrevista a Morata en la que decía que de Pirlo se puede aprender hasta cómo amarrarte las botas. Y me pareció muy buena frase, porque de jugadores así aprendes cada día. Yo he tenido la suerte de haber jugado con grandes jugadores que han hecho que mi carera fuera mejor. Y ahora, tener a Pirlo con nosotros es fantástico. Si yo estoy contento, imagínate los chicos.

P. Está en racha, ha marcado siete goles en nueve partidos.

R. Físicamente me encuentro genial, como hacía mucho tiempo que no me encontraba. Y luego, está la mejora del equipo, me siento más respaldado. Jugadores de este nivel, si quieren retirarse, se retiran. Tienen dinero, títulos, reconocimiento... ¿Para qué van a venir aquí si no tienen ganas de dar más? El que viene ahora a Estados Unidos, viene a jugar, no viene a retirarse.

P. ¿Ha hablado con Del Bosque recientemente?

R. La última fue el verano pasado, después del Mundial. Sé que es complicado volver a la selección, ha habido un pequeño cambio de ciclo y además, están Morata, Alcácer y Diego Costa delante, que son grandísimos jugadores. No hay problema, si no me llaman más, no voy. Pero no seré yo quien diga no si él quiere llamarme.

P. ¿Sigue la Liga?

R. Sí claro. Y la pretemporada. Creo que este va a ser un campeonato muy parecido al anterior. Valencia, Sevilla, Atleti y Villarreal estarán muy cerca de los dos de arriba. Pero Barça y Madrid, si están bien, es complicado que cometan un error.

 P. ¿Pudo ver el ascenso del Sporting?

 R. Lo seguí por la radio. Volvíamos a Manhattan de entrenar. Iba en el coche con Oscar Pitillas, el preparador físico, y tuvimos que parar en un área de servicio, porque no podía conducir con ese final de partido, pendientes del Girona. Fue muy emocionante, sobre todo para uno que ha nacido allí y sabe lo difícil que es para el Sporting estar arriba. Ha sido un año con muchas pegas. Y aún así, la cantera del Mareo arrima el hombro. No hace falta buscar a fuera, en esa cantera hay gente muy buena. Y creo que harán un buen año en Primera, porque el equipo es muy competitivo y con eso, en la Liga, puedes hacer mucho daño.

 P. Se estrenan contra el Madrid, ya sin Iker Casillas. Será rara una liga sin Casillas y Xavi.

 R. Lo importante es que Iker sea feliz. Su salida del Madrid fue muy triste. No merecía una salida así.

 P. Y a Xavi, ¿no pudo convencerlo de que fichara por el New York City?

 R. Lo llamé muchas veces. Y era una de las opciones que barajó el club para el tercer jugador designado [fuera del tope salarial], pero optó por otra cosa. Y también le deseo que sea muy feliz.

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.