Douglas ya cuenta en el Barcelona

El lateral azulgrana, que apenas jugó el año pasado, único en disputar los 90 minutos

Douglas, en un partido del año pasado ante el Málaga.
Douglas, en un partido del año pasado ante el Málaga.diario as

Douglas Pereira dos Santos (Monte Alegre do Goiás, Brasil; 24 años) llegó a última hora de la pretemporada anterior porque la directiva dio marcha atrás y validó una nueva incorporación. Intuían los dirigentes del Barcelona que la FIFA no cedería y que el TAS aprobaría la sanción por fichajes irregulares de menores. Por lo que se tomó una decisión. “Optamos por fichar a dos años vista para no gastar más en este verano”, cuentan desde el club. Pero la carrera presidencial, ganada por Josep Maria Bartomeu, trajo consigo a Arda Turan –también llegó antes Aleix Vidal-, que costó 34 millones más siete en variables. “En el fútbol ya se sabe… no te puedes detener y menos si eres el Barcelona”, se justifican ahora desde la entidad. Pero ninguna de las dos incorporaciones podrá jugar siquiera los amistosos, por lo que Luis Enrique, que entiende que todos los futbolistas deben de sumar para llegar al final del curso con las piernas sin sobrecargar, cuenta con todos los que le quedan. Incluso con Douglas. “El entrenador me ha dicho que esté tranquilo y que haga las cosas con confianza”, convino el lateral derecho; “me siento en casa, con más seguridad. Pero tengo que trabajar y mucho porque estoy en el Barça, un club grande”.

En la temporada anterior, Douglas apenas contó para el técnico, que le dio la titularidad absoluta a Alves, en ocasiones aliviado por Montoya, que ya firmó por el Inter. Así, contabilizó 264 minutos repartidos en cinco encuentros (dos de Liga y tres de Copa, todos intrascendentes menos 73 minutos contra el Málaga, que acabó en empate a cero). Pero ahora la situación es distinta. Con Adriano perfilado en la izquierda como recambio de Alba –posición que también puede ocupar ocasionalmente Mathieu-, Douglas tiene hasta enero [que es cuando Aleix Vidal ya podrá debutar como azulgrana] para convencer a Luis Enrique. “Las lesiones del año pasado no me ayudaron y no tenía la cabeza bien”, reconoció ayer el futbolista desde Pasadena, primera parada de la gira del Barcelona; “el equipo, además, estaba muy bien. Ahora tengo cada vez mejor la cabeza, con más confianza y tengo mentalidad para hacer cosas”.

“Ahora tengo cada vez mejor la cabeza, con más confianza y mentalidad para hacer cosas”, dice el lateral brasileño

Quizá por eso Luis Enrique le dio a Douglas los 90 minutos en el duelo de la madrugada del miércoles -el único azulgrana en completar el partido- frente al LA Galaxy de Gerrard y Keane (2-1) ante 93.226 espectadores, con el estadio Rose Bowl a reventar. Marcaron Luis Suárez y Sergi Roberto y el Barça jugó con ritmo e intensidad porque Luis Enrique no negocia con el esfuerzo; un fútbol notable si se tiene en cuenta los pocos días que lleva el equipo de preparación. “Repetimos cosas buenas de la pasada temporada, pero tenemos que mejorar. Seremos el equipo a batir y no podemos fallar”, señaló el entrenador. También jugó Douglas con precisión, bien en la entrega y sin apuros atrás, por más que tampoco profundizara demasiado por su costado. Un partido en el que no chirrió como en el curso anterior, motivo por el que el Camp Nou murmuraba cuando jugaba y tocaba el esférico. “A la gente no le tengo que decir nada, tengo que hablar en el campo”, replicó.

Vermaelen, el otro fichaje

Lesionado durante casi toda la temporada anterior, el central belga ha estado durante el verano en Barcelona siguiendo un plan intensivo para recuperar la forma, las sensaciones, el fútbol. “Es el otro fichaje”, dicen desde el Barcelona. Ya jugó 62 minutos en el último partido de la Liga anterior ante el Deportivo (2-2) y frente al LA Galaxy disputó media parte. Y, al fin, parecen olvidados los problemas musculares por los que se debió operar.

Gerard López, técnico del Barça B

Josep Maria Bartomeu escogió a Pep Segura como secretario técnico del fútbol formativo profesional (Barça B y Juveniles). Y Segura, en su primera decisión, le otorgó el banquillo del filial —que el curso pasado bajó a Segunda B— al excanterano y exjugador del Barcelona Gerard López, que ayer empezó a ejercer en Torremirona. “Tengo dos retos principales: devolver el equipo a Segunda y ayudar a mis jugadores a subir al primer equipo. Mi experiencia en la cantera me será útil porque puedo ponerme en la piel de los futbolistas”, aseguró López.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS