Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maratón hasta enero

El Barcelona afronta una primer parte del año donde se jugará tres títulos y los partidos más complicados de la Liga

Luis Enrique, en un entrenamiento en la ciudad deportiva.
Luis Enrique, en un entrenamiento en la ciudad deportiva. AP

El Barça tiene una primera parte de la temporada trufada de partidos y en la que hará frente a los tres primeros títulos de la campaña (Supercopa de Europa, Supercopa de España y Mundial de clubes) y a una primera vuelta de la Liga extremadamente exigente. Todo ello sin Arda Turan ni Aleix Vidal, que, por la sanción de la FIFA, no podrán disputar competición oficial hasta enero. Para afrontar tal maratón, se presume que Luis Enrique realizará menos rotaciones respecto al año pasado y cargará la pretemporada para iniciar la campaña con el depósito lleno. Mantener el nivel competitivo, y evitar el bajón que sufrió el Madrid la temporada anterior a partir de enero, será el principal objetivo de Luis Enrique.

El conjunto azulgrana inicia este lunes una gira por Estados Unidos, más centrada en la mercadotecnia que en lo deportivo, enemiga habitual de los entrenadores. En Los Ángeles los azulgrana se enfrentarán a los Galaxy de Steve Gerrard (miércoles 22 de julio, a las 5:00 a.m.), al renovado Manchester United de Van Gaal (25 de julio, a las 22:00 a.m.) y, por último, al Chelsea de Mourinho en un duelo que evocará grandes noches de Champions (29 de julio, a las 2:00).

Al finalizar la gira por Estados Unidos se incorporarán al trabajo Messi, Mascherano, Alves, Neymar y Bravo

Al finalizar la gira se incorporarán al trabajo Messi, Mascherano, Alves, Neymar y Bravo (participaron en la Copa América), que tan solo disputarán dos amistosos –frente a la Fiorentina el 2 de agosto y el Gamper contra la Roma el 5– antes de exponerse a un mes frenético. El Barça se jugará dos títulos en menos de una semana. Primero, la Supercopa de Europa, que se disputará en Tblisi el 11 de agosto, frente al Sevilla. El duelo será una reedición de la final del 2006 en Mónaco, cuando los de Nervión tumbaron al Barça por 0-3 en un partido que fue el principio del fin de la era Rijkaard. De ese equipo únicamente sobreviven Iniesta y Messi.

Más tarde llegará una maratón de partidos frente al Athletic de Bilbao: tres encuentros en diez días. Primero, la Supercopa de España –la ida en San Mamés el 14 de agosto y la vuelta en el Camp Nou el 17– y después la primera jornada de Liga, fijada para el día 23. El tourmalet de agosto finalizará el 30, con la disputa de la segunda jornada de la competición doméstica frente al Málaga, un equipo que se le atragantó a los de Luis Enrique el año pasado en los dos partidos que disputaron ambos conjuntos (0-0 en la Rosaleda y 0-1 en el Camp Nou).

A partir de entonces a la escuadra azulgrana le espera una primera vuelta de Liga de aúpa, con cuatro salidas complicadas: Calderón (13 de septiembre), Sánchez Pizjuán (4 de octubre), Bernabéu (8 de noviembre) y Mestalla (29 de noviembre). Y, para acabar, los blaugrana cerrarán el año disputando el Mundial de Clubes en Japón entre el 16 y el 20 de diciembre. Por lo tanto, si el Barça de Luis Enrique quiere emular al de Guardiola (único equipo que conquistó las seis copas en 2009) no le valdrá con ir de menos a más, sino que deberá mantener una velocidad de crucero si quiere llegar en forma al final del curso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.