Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arda entra en las urnas

El fichaje del turco genera polémica entre los candidatos del Barça, que acusan a la junta gestora de beneficiar a Bartomeu

Arda Turan señala su nuevo escudo en la presentación. Ampliar foto
Arda Turan señala su nuevo escudo en la presentación. EFE

Un mensaje de bienvenida en su teléfono recibió a Arda Turan al llegar al Camp Nou. Era de Iniesta. “Es mi ídolo”, reconoció el ex jugador del Atlético, el viernes, durante la presentación como futbolista del Barcelona. Otro que ha cumplido un sueño. “Quien me conoce sabe que mi gran ilusión siempre fue jugar aquí”, confesó en una rueda de prensa en la que solo utilizó el turco para expresarse, para sorpresa de los asistentes, dado que lleva cuatro años viviendo en Madrid. Debe tener paciencia. No podrá jugar hasta enero por la sanción de la FIFA que pesa sobre el Barcelona (por irregularidades en el fichaje de menores, el club no puede inscribir jugadores hasta enero de 2016), lo mismo que le sucede a Aleix Vidal, quien, mientras su nuevo compañero era presentado en Barcelona, comentaba durante la celebración de un campus en Andorra: “Al menos no estaré solo”.

Más de seis mil personas aclamaron al nuevo futbolista cuando saltó al Camp Nou, donde hace apenas un año ganó la Liga vestido de rojiblanco. Hicieron ruido, porque muchos eran seguidores turcos y ya se sabe que a pasión les ganan pocos. El mismo ruido que ha generado su contratación en medio del proceso electoral. El Barcelona ha pagado 34 millones, más siete en variables al Atlético y firma una cláusula por la que el presidente electo puede devolver al jugador, previo pago de 3,4 millones si no le parece bien el fichaje, justificado por Ramón Adell, presidente de la junta gestora, asegurando que la operación “no se podía demorar más”.

Las críticas

La decisión de la gestora, que se reunió de manera extraordinaria para resolver el fichaje, provocó la crítica de los candidatos Laporta, Benedito y Freixa y el aplauso enérgico de Bartomeu. “Lo pidió Luis Enrique y el Atlético tenía prisa”, justificó el expresidente. “Si el jugador quería venir, podrían esperarse”, le replicó Laporta. “No nos pueden cargar esta operación”, lamentó Benedito, el único que ha dicho abiertamente que piensa devolverlo si gana las elecciones. “Es un buen fichaje, pero yo no pagaría 40 millones por un jugador de 30 años”, apuntó el exdiretivo Evarist Murtra.

“No puedo asumir la responsabilidad de sustituir a Xavi, un jugador tan grande, un ídolo del Barça y del mundo"

Tras contratar a Aleix Vidal, el Barcelona trató inicialmente de fichar a Pogba, motivo por el que Ariedo Braida y Albert Soler se reunieron con representantes de la Juve. Sólo sirvió para que los azulgrana afirmaran que habían bloqueado el paso del jugador a cualquier club hasta 2016. Acto seguido, en el Barça buscaron y encontraron a Turan, que durante la presentación explicó haber hablado con su nuevo entrenador: “Luis Enrique me ha llamado y me quedé muy feliz. Me ha dicho que podemos hacer todo en conjunto, me dijo que quería que viniera”.

Aunque suene como recambio para Xavi, el turco ha dejado claro que esa idea no pasa por su cabeza. “No puedo asumir la responsabilidad de sustituir a un jugador tan grande, un ídolo del Barça y del mundo. Soy diferente, y nadie puede ser Xavi. Tengo mi forma de trabajar y me quiero ganar al público, pero Xavi es un símbolo para el Barça”, concluyó Arda, quien siendo un recogepelotas del Galatasaray en 2002 celebró un gol de Luis Enrique. “Toda mi vida quise jugar en el Barça y por eso rechacé las demás ofertas”, remachó el turco, que considera a Messi el número uno.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.