Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos contra el reinado de las Nadeshiko

Japón tratará de mantener el título en la reedición de la final del Mundial femenino de 2011

Las jugadoras de Japón se entrenan en Vancouver. Ampliar foto
Las jugadoras de Japón se entrenan en Vancouver. AFP

Nadeshiko es una flor rosácea que crece en el este de Japón (y también en España). Es, además, el término que recoge los atributos del ideal de la mujer japonesa, desde el prisma conservador del país asiático. Desde 2004, también es el sobrenombre con el que se conoce a la selección nacional femenina de fútbol, un conjunto de bajitas jugonas que se medirán a la portentosa Estados Unidos la madrugada del lunes (1.00, Teledeporte) para revalidar el título que conquistaron hace cuatro años en el Mundial de Alemania.

Hace 11 años, la federación japonesa convocó un concurso para elegir un nombre que diera visibilidad a su emergente selección, después de su participación en los Juegos Olímpicos de Atenas. De 2.700 propuestas de los hinchas, se eligió la palabra nadeshiko. Menos de una década después, Japón levantó la Copa del Mundo, convirtiéndose en la primera selección asiática en ganar el título, se colgó la plata en los Juegos de Londres 2012 —el oro fue para EE UU— y el año pasado se proclamó por primera vez campeona continental.

El Mundial de Canadá llega a la final con los mismos protagonistas de hace cuatro años. Treinta de las jugadoras que disputaron aquella cita estarán en Vancouver. En ese duelo, el título se decidió en la tanda de penaltis, después de que Estados Unidos se adelantara en dos ocasiones. Se intuye, por tanto, un déjà vu como síntoma de una realidad que deja a estos dos equipos como los dominadores del fútbol femenino mundial con dos estilos distintos.

Estados Unidos pondrá el físico y la verticalidad ante el fútbol elaborado de su rival, al que le gusta rumiar el gol. El cuadro que dirige Jill Ellis ha llegado a su cuarta final con autoridad para tratar de conquistar un título que se le escapa desde 1999 y que ha levantado en dos ocasiones. A sus 32 años, Carli Lloyd intentará poner la última rúbrica a su brillante torneo, después de que su fallo en la tanda de penaltis de 2011 contribuyera a que el título fuera para Japón. “Está haciendo el torneo de su vida”, ha dicho sobre ella Abby Wambach, otra de las veteranas, máxima goleadora como internacional y Balón de Oro 2012. En la portería estará otra de las figuras, Hope Solo, la mejor guardameta del torneo con 12 paradas y solo un gol encajado, cierre de una zaga clave del éxito estadounidense.

En su camino hasta Vancouver, las estadounidenses gobernaron su grupo con victorias ante Australia (3-1) y Nigeria, y un empate ante Suecia. Luego se deshicieron fácilmente de Colombia, y un gol de Lloyd acabó con China en cuartos. En semifinales, presentó sus credenciales al título con una contundente victoria frente Alemania, que bailó al ritmo que impuso Estados Unidos.

Japón, sin embargo, ha avanzado en los cruces con más apuros, sobre todo ante Australia, donde emergió Iwabuchi, joven talento del Bayern Múnich, con un gol en el último suspiro, y ante Inglaterra, que eliminó gracias a un tanto en propia meta en el descuento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información