Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Sur pone fin al sueño de España en su primer Mundial

La selección de Quereda, que se adelantó en la primera parte, se despide del torneo tras acabar sucumbiendo 2-1

Corea celebra el triunfo ante una desolada Sonia. Ampliar foto
Corea celebra el triunfo ante una desolada Sonia. AFP

Corea del Sur acabó con el sueño de España en el Mundial. La selección se despidió de su primera experiencia en la cumbre con su segunda derrota (2-1), después de haber llegado al descanso con un gol de ventaja, el de la capitana Vero Boquete. Un testarazo de Cho Sohyon y un centro envenenado de Sooyon dieron la vuelta al partido y dejaron fuera al equipo de Quereda. Un adiós con todos los honores, vestido del estilo innegociable de la selección en todas sus categorías, que tuvo poca recompensa: dos derrotas (Brasil y Corea) y un empate (Costa Rica).

España, 1-Corea, 2

Corea del Sur: Kim Jungmi; Lee Eunmi, Shim Seoyeon, Hwang Boram, Kim Hyeri (Kim Sooyun, min. 45); Cho Sohyun, Kwon Hahnul; Jeon Gaeul, Ji Soyun, Kang Yumi (Park Heeyoung, min. 77); y Park Eunsun (Yoo Younga, min. 59). 

España: Ainhoa Tirapu; Celia Jiménez, Marta Torrejón, Irene Paredes, Leire Landa; Virginia Torrecilla; Marta Corredera (Erika Vázquez, min. 75), Vicky Losada (Silvia Meseguer, min. 57), Vero Boquete, Alexia Putellas; y Natalia Pablos (Sonia Bermúdez, min. 63).

Goles: 0-1. M. 29.  Vero Boquete. 1-1. M. 53. Cho Sohyun. 2-1. M,  78.  Kim Sooyun.

Árbitra: Anna-Marie Keighley (NZL). Amonestó a Virginia Torrecilla (min. 56) y Hwang Boram (min. 69).

Incidencias: partido correspondiente a la última jornada del Grupo E, disputado en el Lansdowne Stadium de Ottawa.

España fue fiel a su partitura en este Mundial. Gran primer tiempo. Sudores fríos en el segundo. Se hizo con el balón desde el principio e hizo correr a las coreanas, a las que no les quedó más remedio que tirar de físico para no resquebrajarse. Virginia, Vicky y Vero Boquete se adueñaron del centro del campo, como ya hicieron ante Costa Rica y Brasil. Pagó su estreno con un empate cosechado con un once extraño, plagado de mediapuntas que no terminaban de desplegarse en campo contrario. Y pagó un primer tiempo extenuante ante Brasil, la subcampeona de 2007, la de Marta y Formiga, que se vio dominada ante la inexperta España, pero acabó atosigando a las primerizas.

El guion se repitió en Ottawa ante Corea. Lección aprendida: Virginia, recuperadora incansable, manija milimétrica de España, volvió a repartir el juego de su equipo . La primera clara, como casi siempre, la tuvo en sus botas Natalia. La goleadora del Arsenal, la máxima realizadora de España en la fase de clasificación, recibió un gran balón de Alexia Putellas. Se le fue el control, rebotó en una central, y con una media vuelta disparó con la zurda, que no es su pierna, un poco desviado.

Las sensaciones se volvían a poner de cara para España. Posesiones largas, superioridad indiscutible y atención a las contras aisladas de Corea. Sobre todo mucho ojo a la estrella rival, Ji Soyun, a la que llaman la Messi coreana, la que se ha proclamado mejor jugadora de la Superliga inglesa este curso con el Chelsea. Como el argentino, cogió un balón escorada a la derecha y se fue hacia dentro, en diagonal, infiltrándose en la zaga española. Llegó a tiempo Vero Boquete para frustrar el gol.

Vero deja el campo tras la eliminación de España. ampliar foto
Vero deja el campo tras la eliminación de España. Getty

No se ha mostrado la capitana con la contundencia que acostumbra, con los galones que le da haber sido la primera española entre las diez finalistas al balón de oro, en ser también la primera, con el Frankfurt, su exequipo, en proclamarse campeona de la Champions. Apareció en el partido decisivo, aunque solo sirviera para soñar temporalmente. Corredera percutió por la izquierda y mandó el balón para hacerlo coincidir con la llegada de la gallega, que marcó a placer. Gol de la capitana y pase de la incombustible extremo, que ha extendido en Canadá su magnífico final de temporada con el Barcelona. Un auténtico martirio para la zaga coreana.

Consiguió España el premio que buscaba y mantuvo la portería a cero. El problema fue que, al igual que el de la primera parte, el guion de la segunda fue el habitual. España sufrió su inicio  fulgurante y el partido se abrió, se convirtió en un correcalles y lo agradecieron las coreanas. A los 15 minutos llegó el primer zarpazo. Se durmió Vicky, perdió el balón y las asiáticas se fueron a por Ainhoa. Kang apuró por la derecha y puso un centro para que Cho cabeceara a la red sin oposición.

A partir de ahí España perdió el mando. Los cambios tampoco tuvieron demasiado efecto, salvo la entrada de la eléctrica Sonia. Young-a fue un constante peligro y las ocasiones para La Roja mermaron. No dejaron de intentarlo, aunque faltara aire. Corredera tuvo el empate en un mano a mano algo escorado que repelió bien Jung-mi. Las tablas podía valer si Brasil ganaba a Costa Rica por más de dos goles. Una opción descartada cuando un centro chut de Sooyon confundió a Ainhoa y se coló en la red. Una mala estampa para el honroso papel de España en su primer Mundial. El gol metió a Corea en octavos.

Un palo de Sonia Bermúdez en un lanzamiento fue su punto y final en el torneo. Un palo al sueño de las 23 jugadoras que han hecho historia en Canadá. Con muy poco han llegado muy lejos. Ahora es el turno de que el resto, de los que depende que este progreso no frene, se pongan a su altura.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.