Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sospechosa lesión del árbitro en el Huracán-Logroñés

El colegiado de este partido de promoción a Segunda se retira y el conjunto entrenado por Seligrat, que vivió la misma historia en un Lleida-Leganés hace dos cursos, se clasifica

En el fútbol, como en la vida, suceden coincidencias extrañas que dan pábulo a la sospecha. En el encuentro de playoff de ascenso a Segunda del pasado domingo entre el Huracán- Logroñés, el colegiado grancanario Juan Luis Pulido Santana se tuvo que retirar de terreno de juego en el minuto 70 aquejado de una lesión en el gemelo de su pierna izquierda. En aquellos instantes, el Logroñés mandaba en el partido 0-1 y en la eliminatoria (1-1 en la ida). Tras 12 minutos de receso, un linier reanudaba el partido como árbitro principal mientras un espectador de la grada del estadio San Gregorio de Torrent, casualmente árbitro de Segunda B, ejerció de juez de banda. Y la historia del encuentro se revertió por completo. Un penalti a favor del conjunto valenciano (anteriormente había errado uno) y dos expulsiones sufridas por el conjunto riojano, propiciaron el empate al final de los 90 minutos y la remontada del Huracán Valencia en la prórroga.

“Ha sido un atraco”, declaró sin ambages Carlos Pouso, el técnico del Logroñés. Según Toni Hernández, presidente del club valenciano y periodista de profesión, se ofreció a ambos entrenadores la posibilidad de aplazar el encuentro. “A Pouso y Seligrat les dije que no deberíamos jugar, pero ambos me contestaron que sí se debía jugar. Los dos equipos estuvieron de acuerdo. El problema es que no hay un árbitro reserva”, entiende el mandatario del Huracán Valencia, un club sin apenas historia y raigambre en el fútbol valenciano y que comenzó su andadura en el 2011 al comprar la plaza de Tercera división al Torrellano de Elche. Se inició en la localidad de Manises y se trasladó dos años atrás a la vecina población de Torrent.

Se dio la casualidad que el mismo árbitro, Pulido Santana, hace dos años y de nuevo en un partido de promoción de ascenso a Segunda que disputaban Leganés y Lleida, sufrió también a falta de 20 minutos para la conclusión del encuentro una lesión idéntica a la que padeció el pasado domingo en el estadio San Gregorio, siendo irremediablemente sustituido por el asistente de banda, pasando el colegiado grancanario a ejercer de línea. Se adelantó en el marcador el Leganés y finalmente empató el Lleida, que salvó la eliminatoria. La providencia quiso que el técnico del conjunto catalán por aquel entonces fuese Toni Seligrat, el ahora entrenador del Huracán Valencia. “En dos eliminatorias de playoff me ha ocurrido. Me llama la atención hasta a mí”, manifestó la pasada noche a el programa El Larguero de la cadena Ser, el preparador natural de Torrent. “Me sentí humillado, estafado y perjudicado”, expresó por su parte Carlos Pouso en los micrófonos del mismo programa radiofónico. El Logroñés tiene previsto enviar a la Federación Española de Fútbol un vídeo con las irregularidades que creen que se cometieron en el partido así como solicitarán un parte médico del árbitro y la sospechosa y repetida lesión.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información