Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xavi Pascual: “El secreto de este Barcelona es su ego colectivo”

Xavi Pascual ve “imposible” repetir las cinco Copas de Europa seguidas del ‘dream team’

A Xavi Pascual le gustaría que el Barcelona que acaba de alzar su novena Copa de Europa, se pareciese al dream team por un solo motivo: aquél equipo de Valero Rivera conquistó cinco de esas coronas de manera consecutiva, de 1996 a 2000. Hasta ahí. “No es un referente, porque nosotros tenemos que construir nuestro propio camino. El balonmano no es el mismo, ha cambiado todo, los rivales, la competición, todo. Repetir aquello es imposible”, confiesa exhausto pero exultante el entrenador blaugrana, mientras sopesa junto al capitán el equipo, Víctor Tomás, el enorme trofeo de la Final Four de Colonia.

Pasqui lo ha sido casi todo en el club. Jugó de portero desde 1987 a 200l y coincidió precisamente con la primera eclosión del equipo de Valero que abrió la cuenta de los títulos en la Copa de Europa en 1991. En 2005 pasó a ser el entrenador de los porteros y, sucesivamente, coordinador de los equipos base, segundo entrenador y máximo responsable técnico, cargo en el que relevó a Manolo Cadena en 2009.

El Barcelona lo ha ganado todo esta temporada, los seis títulos por los que ha competido. Solo le queda uno para el cum laude, la Copa del Rey que se disputa el próximo fin de semana en Gijón. Está en disposición de repetir una de las gestas del dream team, que hizo el pleno con siete títulos en 2000. “Por supuesto que tenemos esa aspiración, pero no pensamos en ello. Deseamos ganar la Copa al margen de que hayamos ganado la Champions. Otra cosa es que podamos, porque tenemos muchas carencias. Lazarov y Rutenka están lesionados y no podemos utilizar jugadores del segundo equipo. Intentaremos recuperar a alguno. Lo que ha hecho muy bien este equipo es adaptarse a todas las circunstancias”.

Las adversidades se sucedieron en las dos anteriores Final Four. Hace dos años, el Barcelona cayó en la prórroga de la final ante el Hamburgo; el año pasado, en la semifinal, que tenía casi en el bolsillo, ante el Flensburg. “La adversidad hace a la gente más fuerte. Y en la final de hace dos años, para mí, el éxito del equipo fue brutal, pese a la derrota”. Pasqui es rontundo: “El secreto de este equipo es su ego colectivo. Estos jugadores son conscientes de que llegan al equipo para ganar títulos y para ello tienen que adaptarse al funcionamiento del grupo, dentro y fuera del campo. Más que humildad, en este grupo todos tienen que entender que el equipo siempre está por encima de cualquiera de sus componentes en cualquier situación”.

Cada jugador tuvo su motivación particular. Sigurdsson logró su primer título europeo en su quinta final con cuatro equipos distintos. Para Víctor Tomás fue el tercero, pero el primero en que recibió el trofeo en su condición de capitán. Lazarov se estrenó. Para Rutenka fue el sexto, lo que le sitúa a un paso de los más laureados de la historia, los blaugrana O'Callaghan, Barrufet y Xepkin. Para Morros fue el primero de blaugrana tras haberlo ganado dos veces con el Ciudad Real. Para Karabatic, en fin, fue el tercero, tras los que alzó con el Montpellier y el Kiel. La estrella del balonmano mundial dejará el equipo para fichar por el PSG.

“Niko ha demostrado lo mejor de sí mismo aquí. Es quien es por los compañeros que tiene y sus compañeros tienen la suerte de contar con él”, concluye Pascual. El entrenador reivindica a jugadores menos mediáticos: “Gurbindo completó una grandísima final, igual que los centrales (Sarmiento y Entrerríos), Jesper (Noddesbo) o Viran (Morros). Pasan más desapercibidos, pero son importantísimos. Sumas todo eso y es lo que da equilibrio al equipo”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información