Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Málaga condena al Almería

Guiados por un magnífico Amrabat, los de Gracia recuperan la séptima plaza y dejan a los de Sergi a un paso del descenso a Segunda

Darder y Amrabat celebran el primer gol del Málaga. Ampliar foto
Darder y Amrabat celebran el primer gol del Málaga. EFE

Perdonó mucho el Almería. Tanto, que el Málaga acabó imponiendo su superior calidad y pegada para dejarlo al borde de la Segunda División. Wellignton Silva y Espinosa fallaron ocasiones muy claras y Casado se metió en un gol en su propia portería. Demasiadas facilidades para un Málaga que recupera la séptima plaza y que cuenta con jugadores como Amrabat, un auténtico seguro de vida para romper una racha de ocho partidos sin ganar. El ejemplo más claro de lo que ocurrió en el Juegos del Mediterráneo llegó en el descuento. Zongo se quedó solo en el área para empatar y con todo a favor lanzó fuera. Respiró el Málaga y el Almería se mete en puestos de descenso. Si el TAS le da los tres puntos que le ha quitado la Federación por orden de la FIFA, respiraría, pero aun así le queda un mundo por delante en las dos últimas jornadas: Sevilla y Valencia. Un equipo que se quiere salvar no puede perdonar tanto.

ALMERÍA, 1-MÁLAGA, 2

Almería: Rubén; Casado (Marín, m. 56), Ximo Navarro, Trujillo, Dubarbier; Verza (Hemed, m. 76), Thomas; Wellington, Corona, Espinosa (Zongo, m. 66); y Thievy. No utilizados: Yeray; Mané, Soriano y Azeez.

Málaga: Kameni; Rosales, Angeleri, Welligton (Sergio Sánchez, m. 62), Boka; Darder, Tissone; Samuel (Recio, m. 85), Amrabat, Duda (Juanmi, m. 75); y Javi Guerra. No utilizados: Ochoa; Torres, Horta y Castillejo.

Goles: 0-1. M. 23. Casado en propia puerta. 1-1. M. 30. Thomas. 1-2. M. 69. Javi Guerra.

Árbitro: Prieto Iglesias. Amonestó a Welligton, Casado, Soriano, Amrabat, Samu, Dubarbier y Recio.

Juegos del Mediterráneo. 10.843 espectadores.

Se jugó con mucho ritmo en Almería. Lo hizo el equipo de Sergi, que busca la salvación sin perder las buenas formas. También el Málaga, desencantado después de ocho partidos sin conocer el triunfo, pero con ganas de seguir peleando por la séptima plaza. Javi Gracia renovó mucho su once, dejando fuera al internacional Juanmi y el brillante Samu Castillejo. Le dio los galones a Duda. Fue el Almería el que comenzó como un rayo, superando en intensidad y velocidad al Málaga. Los primeros 10 minutos fueron una auténtica locura. Los futbolistas del Almería destrozaron la defensa del equipo de Gracia, donde tampoco estaba Sergio Sánchez. Thievy, Thomas y Wellington gozaron de tres claras ocasiones. Especialmente clara fue la de este último. Wellington, una bala, se metió en el área con calidad y velocidad, pero falló en el remate con todo a favor.

El perdón le costó caro al Almería. Sus limitaciones le impiden jugar a un alto nivel durante mucho tiempo. Lo aprovechó el Málaga, con Samuel y Amrabat a buen nivel. La tuvo Javi Guerra, aunque el gol llegó con la inestimable aportación de Casado, que desvío hacia su puerta un remate de Amrabat. El lateral zurdo tuvo que jugar por la derecha y sufrió una barbaridad ante el delantero. No está teniendo suerte Casado en estos partidos que le está dando Sergi. Eso sí, sea convertido en el lanzador de las faltas del Almería, algo que le permitió resarcirse de su error en el gol. Su balón al área fue muy bien rematado por Thomas con la inestimable colaboración de Kameni, que falló en la salida.

Fue más equipo el Málaga desde la igualada. Dominó el encuentro y llegó con cierta facilidad al área de Rubén. Sobre todo porque Amrabat seguía siendo un martirio para Casado. Tanto, que Sergi lo acabó sustituyendo ante la posibilidad de que fuera expulsado.

Amrabat le dio el gol a Javi Guerra y el Almería se desplomó. Lo intentó solo en el tramo final, cuando Zongo falló un gol cantado. En su desesperación, el Almería debe contar con los puntos del TAS y ganar al menos a Sevilla o Almería. El Málaga, por su parte, recupera la séptima plaza y peleará por Europa hasta el final.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información