Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Rosberg lo clava en Montmeló

El alemán logra su primera victoria del curso por delante de Hamilton y Vettel en una carrera en la que Sainz termina el noveno

El piloto alemán de Mercedes, Nico Rosberg, celebra la victoria con su equipo, ayer en Montmeló
El piloto alemán de Mercedes, Nico Rosberg, celebra la victoria con su equipo, ayer en Montmeló

Quien pretenda ganarle una carrera a la versión actual de Lewis Hamilton tiene que saber que está obligado a rozar la excelencia, y eso es precisamente lo que consiguió este fin de semana Nico Rosberg, su pareja en Mercedes. El alemán logró aquello que reclamaba desde hace ya varios meses y estrenó su casillero de victorias en Montmeló, donde marcó la pauta el viernes, se llevó la pole el sábado y remató la faena el domingo sacándose un peso de encima que comenzaba a martirizarle. El segundo fue Hamilton, que tuvo que sacar el martillo para recuperar la posición que Sebastian Vettel (tercero) le birló al arrancar. Carlos Sainz fue de menos a más y cruzó la meta el noveno después de abrasar a Max Verstappen y a Daniil Kvyat en las dos últimas vueltas, con dos maniobras que levantaron a la gente de las gradas de sus asientos. Fernando Alonso se vio obligado a abandonar por culpa de un problema en los frenos de su McLaren que a punto estuvo de provocar un desastre –no pudo detener su bólido en los talleres y casi atropella a un mecánico– y Roberto Merhi volvió a terminar el último.

Simplemente todo me ha salido bien”

Si algo tiene Rosberg es que nunca se calla nada. Prefiere quejarse aunque sepa que no tiene razón a quedarse con la frustración dentro. Lo demostró en China, por ejemplo, cuando acusó públicamente a Hamilton de haber rodado más lento de lo necesario para exponerle a él al ataque de Vettel. Si alguien ha agradecido el parón previo al desembarco del Mundial en Europa este ha sido el chico de Wiesbaden, que en lo que llevábamos de calendario no había atinado a desconectar a su vecino. Lo logró en Barcelona, donde todo le cuadró para suerte de la hinchada, deseosa de que el campeonato aumente un poco de voltaje.

El Gran Premio de España era el escenario en el que teóricamente Ferrari debía dar caza a Mercedes y al final resultó todo lo contrario: la marca de la estrella salió reforzada del trazado catalán, con el tercer doblete del curso en el zurrón y dando la impresión de haber optimizado considerablemente el rendimiento de su prototipo. Habrá que esperar a ver cómo se plantan unos y otros dentro de 15 días en Mónaco para sacar conclusiones, pero es evidente que en Maranello hay días de mucho trabajo por delante.

“Ha sido un fin de semana fantástico a pesar de que no he cambiado nada, ni de mi preparación ni tampoco de la forma de encarar la prueba. Simplemente todo me ha salido bien”, declaró Rosberg nada más bajarse del podio. Allí le esperaba su mujer, Vivien, embarazada de una niña que debe nacer en agosto y que aún no se había dejado ver por el paddock en este 2015. Mientras Hamilton no ha parado quieto en las últimas semanas, avión arriba y avión abajo, el matrimonio se ha quedado en su casa, en Mónaco, donde el corredor ha seguido con su puesta a punto. Competir al lado de una bestia como el actual campeón no es nada fácil, y de ello pueden dar fe los compañeros a los que se ha ido zampando. El británico es una especie de agujero negro que no hace más que absorber todo lo que le rodea. Estar a su lado es bueno y malo a la vez. Por un lado puede llegar a desquiciarte aunque también es posible que te lleve a límites a los que desconocías que podías llegar. Eso le pasa al germano, que hasta reconoce que grita dentro del casco cuando le persigue.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información