Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla firma otra gesta y pasa a semifinales ante el Zenit

Un gol de Gameiro acaba con los rusos, que estaban completando un buen partido

Sevilla FC Ampliar foto
Los jugadores del Sevilla celebran el tanto de Bacca. EFE

Enésima gesta del Sevilla en Europa. Otra vez el campeón en su versión más pura, recomponiéndose a los errores de Beto, que volvía a la titularidad. Superando mil y un obstáculos para volar en busca de las semifinales de la Liga Europa. Es su torneo, en el que más disfruta y donde no para de cosechar alegrías. Un gol de Gameiro cuando faltaban cinco minutos rompió el 2-1 a favor del Zenit y permite soñar a los andaluces. Fue el magnífico colofón a un Sevilla bendecido. Imperial en la primera mitad y mucho más tímido en la segunda, cuando el Zenit, impulsado por un Hulk sideral y los errores de Beto, igualó el resultado cosechado en nervión. Para ser justos, el portugués, que se tragó los dos goles de los rusos, estuvo luego imponente para salvar al Sevilla en claras ocasiones de Hulk y Rondón. Pudo ser su noche más triste, pero acabó siendo gloriosa porque este equipo siempre se recompone. Los abrazos de sus compañeros al final del partido lo señalan como el gran nombre del encuentro.

Fiorentina, Nápoles y Dnipro esperan al campeón en las semifinales

El cúmulo de emociones que fue el partido acabó marcado por la felicidad del Sevilla. Otro éxito de Emery y sus jugadores. Otro paso adelante de un equipo que no para de crecer y que se cree capaz de lograr lo imposible. El equipo de Vitolo y sus carreras imposibles. De la calidad de Banega y el despliegue de Krychowiak, monumental de central tras la lesión de Pareja. El Sevilla de Gameiro, letal al contragolpe, de una fe infinita en sus posibilidades cuando peor lo pasaba y se atisbaba el tercer gol del Zenit. En definitiva, el Sevilla campeón, que resucitó en una jugada prodigiosa en el minuto 85. La anticipación de Carriço, la carrera de Vitolo y su pase a Gameiro, ayudado por el movimiento de Iborra, lo sitúan en una nueva semifinal europea. Sonríe el fútbol español, con tres equipos en la cima del fútbol continental.

ZENIT, 2-SEVILLA, 2

Zenit: Lodygin; Smolnikov, Neto, Lombaerts, Criscito; Javi García, Witsel; Hulk, Danny, Shatov; y Rondón (Kerzhakov, m. 83).No utilizados: Malafaeev; Anyukov, Rodic, Tymoshchuk, Sheydaev y Arshavin.

Sevilla: Beto; Coke, Pareja (Iborra, m. 21), Carriço, Trenoulinas; Krychowiak, Mbia; Aleix Vidal, Banega, Vitolo (Denis Suárez, m. 92); y Bacca (Gameiro, m. 72). No utilizados: Rico; Fernando Navarro, Diogo y Reyes.

Goles: 0-1. M. 6. Bacca, de penalti. 1-1. M. 47. Rondón, tras error de Beto. 2-1. M. 72. Hulk. 2-2. M. 85. Gameiro, de disparo cruzado en el área.

Árbitro: Nicola Rizzoli. Amonestó a Neto, Witsel, Iborra, Banega y Lodygin.

Petrovsky Stadium. 20.000 espectadores.

No hay mejor exponente de este Sevilla que Vitolo. El canario tiene cualidades para convertirse en un jugador de categoría por su físico y su potencia. El canario, un atleta, fue el protagonista de la jugada que definió a la perfección a este equipo construido por Emery. El Sevilla destrozó todos los pronósticos previos con un robo impresionante de Krychowiak, un pase al hueco de Banega y la irrupción de Vitolo en el área. Neto fue muy pardillo. Mordió en el anzuelo que le tiró el extremo y Bacca transformó el penalti con maestría. Una puesta en escena fabulosa, digna del campeón, que premió el planteamiento de su entrenador y la calidad y entrega de sus jugadores. El Zenit acusó el golpe, aunque lógicamente todavía estaba en la eliminatoria. Sobre todo porque tiene a un jugador capaz de llevar toda la responsabilidad de su equipo, el portugués Danny.

El Sevilla dio ese paso atrás tan típico de sus partidos fuera de casa y utilizó el repliegue para intentar machacar al Zenit al contragolpe. Fueron momentos dignos de alabanza, donde Vitolo lo mismo tumbaba rivales que sacaba balones en su área. Instantes en los que Banega ofrecía su fútbol de seda y le robaba balones a Hulk. Un equipo capaz de sobreponerse a la baja de uno de sus pilares, Pareja, al que se le dobló la rodilla. En su disertación, el equipo defendía con orden y contragolpeaba con maestría. Con rapidez y verticalidad, el Sevilla volaba. Aleix Vidal y Bacca tuvieron dos ocasiones claras de convertir el cero a dos.

El segundo tiempo fue un infierno para el Sevilla, destrozado por el Zenit, con una marcha más, y por los errores de Beto, al que Emery le dio la titularidad en detrimento del joven Rico. El conjunto ruso remontó y tuvo muchas opciones de hacer el tercer gol, que habría sido definitivo. Entonces, con todo casi perdido y la herida sangrando, llegó el contragolpe letal. La mística de un equipo campeón que no se cansa de romper registros en su competición favorita. Ahora, busca su cuarta UEFA.

"Queremos la Copa"

R. P.

Nada más que la lesión de Pareja, que puede ser grave, turbaba la felicidad del Sevilla, tricampeón de la Liga Europa. “Ha sido una gran alegría para mí marcar este gol tan importante. El Sevilla nunca se rinde y queremos la Copa”, aclaró Gameiro, que ha conseguido un gol que pasará a la historia de este Sevilla tan fantástico. “No ha sido fácil, pero lo hemos logrado. No creo que se trate de un milagro, sino de responder, una vez más, a las situaciones complicadas que se nos aparecen en los partidos”, señaló Unai Emery, uno de los grandes triunfadores de este Sevilla. “Seguimos creciendo y aprendiendo a competir”, añadió el entrenador del conjunto andaluz, quien se refirió a los errores del portero Beto, que metieron al Zenit en la eliminatoria. “Bueno, es cierto que ha podido fallar, pero luego nos ha salvado con dos grandes paradas”, afirmó el entrenador del conjunto andaluz mientras la Feria de Sevilla se desbordaba de alegría.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información