Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez y la táctica de Jerez

El piloto de Honda logra la pole en Argentina con una estrategia a dos paradas, una más que sus rivales directos

Márquez celebra la pole position lograda en el GP de Argentina. Ampliar foto
Márquez celebra la pole position lograda en el GP de Argentina. REUTERS

Marc Márquez es mucho más que una muñeca extrovertida, más que un cuerpo de goma que se descuelga de la máquina. Es todo cabeza. Además del equipo que tiene detrás, que le apoya y le anima en sus decisiones. Como aquella vez, hace prácticamente un año, en la que quiso arriesgar con dos paradas en la sesión de clasificación del sábado, en lugar de una, como hacían todos sus rivales. Fue en el GP de España del año pasado, en Jerez. El circuito, no demasiado largo (4,4 km), se prestaba a la prueba: sacar el máximo partido de esos 15 minutos en los que se concentraba la lucha por la pole. Y, como acostumbra, arriesgó y ganó. Se apuntó la primera posición de la parrilla y lo hizo con el tiempo que logró en el último intento. Lo mismo ocurrió este sábado en Argentina.

Esta vez había unos cuantos metros más por recorrer –concretamente 4,8 km tiene el circuito de Termas–, pero el desgaste al que están sometidos los neumáticos por el asfalto del trazado argentino, que se estrenó en el calendario mundialista hace solo un año, era motivo suficiente para hacer el intento. El piloto de Honda sabía que las gomas más blandas a su disposición (el compuesto duro, pues también disponen de uno extraduro expresamente para esta carrera) eran excelentes a una vuelta, pero poco útiles después. La vida de ese neumático de clasificación era de apenas tres vueltas. Así que mejor apostar por hacer dos paradas en el garaje y disponer no de dos, sino de tres gomas nuevas y frescas para atacar el cronómetro.

En la carrera, Jorge y Valentino tendrán un gran ritmo y serán duros rivales”

Marc Márquez, piloto de Honda

Así lo hizo. Y aprovechó cada una de sus salidas. Fue el más rápido en la primera vuelta lanzada. Y rápidamente regresó a su garaje. Lo hizo también Aleix Espargaró, igual de avispado, aunque algo menos veloz con su Suzuki. Cuando ambos volvieron a la pista todavía tenían nueve minutos por delante para completar la hazaña. Mejoraron sus tiempos. El primero más que el segundo, claro. Lo hizo el campeón del mundo en unas cuatro décimas. Y volvió a repetir la táctica. Al igual que Aleix. El primero exhibió su insultante velocidad –qué más da si el de Argentina es, sobre el papel, un trazado de curvas rápidas, más adecuado para las Yamaha– y bajó otro medio segundo (1m, 37'8s); el de Suzuki siguió picando piedra, como durante todo el fin de semana, exprimió su goma más blanda (la del compuesto de dureza media, concesión de las open), y defendió su segunda posición con uñas y dientes.

Terminó Espargaró a medio segundo de Márquez. Y más contento que unas castañuelas: “Estamos muy contentos, es la tercera carrera y ya estamos en la primera línea. Este proyecto es todavía muy nuevo, nos falta potencia, pero estamos cada vez más cerca”, dijo. Aunque sabe que la carrera será otra cosa. “Esta vez utilizamos una estrategia diferente. Aleix también lo ha hecho y se ha demostrado que fue la elección correcta”, declaró Márquez nada más bajarse de la moto. El domingo será distinto. Cuando los pilotos oficiales calcen sus neumáticos extraduros los tiempos bajarán y nadie sabe con certeza cuánto resistirán, mucho menos cuánto aguantarán los duros, los que llevarán las Ducati. Lo sabía Iannone, que terminó tercero: “No será fácil”. “En la carrera Jorge y Valentino [quinto y octavo, respectivamente] tendrán un gran ritmo y serán duros rivales”, apunta Márquez, modesto. Pero nadie parece tener mejor ritmo que él.

Oliveira se impone en Moto3, Zarco es el más rápido en Moto2

Miguel Oliveira se llevó el mejor tiempo y saldrá desde la primera posición de la parrilla de Moto3. Lo hizo tirando tanto como pudo de su KTM, que ya no es la moto más rápida de la categoría, pero las diferencias de motor se diluyen ligeramente en este circuito de Termas de Río Hondo, con una sola recta y pocas curvas lentas. Lo hizo con una vuelta en 1m, 48'4s, más de un segundo más rápida que la de la pole del año pasado. En la primera línea le acompañan Kent y Antonelli, ambos con una Honda, probablemente la mejor máquina de la categoría pequeña.

En Moto2 fue Johann Zarco quien dominó la sesión y fue capaz de mejorar en la última vuelta su tiempo, que ya le daba la pole, en otras tres décimas. El francés fue el único que pudo alejar a Rabat de la primera posición de la parrilla de este domingo. Tercero saldrá Luthi. Y en la quinta posición lo hará Rins, el líder de la clasificación, merced a su regularidad en las primeras carreras del año. El novato se ha adaptado perfectamente a la categoría.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información