Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Almería destituye a JIM

El conjunto andaluz, en puestos de descenso, lleva siete jornadas sin conocer el triunfo y fue vapuleado por el Levante, un rival directo en la pelea por la salvación

JIM saluda a Michel en una imagen de archivo. Ampliar foto
JIM saluda a Michel en una imagen de archivo.

Alfonso García, presidente del Almería, no pudo disimular su enfado a la conclusión de la debacle de su equipo el pasado sábado ante el Levante (1-4) en los Juegos del Mediterráneo. Un rival directo pasó por encima del equipo andaluz y el dirigente, que lleva al Almería de forma unipersonal, se reunió consigo mismo para tratar el futuro de Juan Ignacio Martínez, entrenador de la primera plantilla andaluza. Aunque JIM dirigió la sesión de entrenamiento matinal, Alfonso García había sentenciado ya a un técnico que no ha podido evitar la deriva de un equipo en puestos de descenso y que lleva siete partidos sin conocer el triunfo (cuatro derrotas y tres empates). Por la tarde, el club anunció su destitución.

Con 22 puntos (tres en litigio aunque han sido restados ya por la Federación de orden de la FIFA), el Almería es penúltimo y se encuentra a cuatro puntos de la salvación. Miguel Rivera, técnico del filial, se hace cargo del equipo de manera provisional. Rivera podría sentarse en el banquillo en el próximo partido del Almería. Será en el Camp Nou el miércoles ante el Barcelona. Rivera ocupa el puesto por segunda ocasión, pues dirigió al equipo tras el adiós de Francisco en el duelo contra el Madrid (1-4).

El Almería busca ya al tercer entrenador de la temporada, puesto que JIM ya sustituyó a Francisco, destituido en la jornada 13. JIM, que ha sido destituido curiosamente después de una derrota ante el Levante, club en el que triunfó en pasadas temporadas, ha ocupado el banquillo del Almería durante 14 encuentros, de los que el conjunto andaluz ganó cuatro, empató tres y perdió siete. Ante el Levante, las sensaciones del Almería fueron muy malas y la grada fue muy dura con sus jugadores, con el cuerpo técnico y el propio palco, pidiendo una reacción.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información