Saúl, el nuevo llegador de Simeone

El técnico del Atlético pretende transformar al canterano en un jugador clave de la segunda línea

Saúl trata de marcharse de Gunino en el partido ante el Córdoba disputado el sábado.
Saúl trata de marcharse de Gunino en el partido ante el Córdoba disputado el sábado.Rafa Alcaide (EFE)

Un par de días después de su brillante actuación en el derbi liguero ante el Madrid (4-0), Saúl aguardaba aparcamiento del Cerro del Espino que un lavacoches terminara de sacarle brillo a su vehículo de alta gama. A unos pocos metros, la prensa hacía corrillo. Saúl jugaba con el móvil y lanzaba miradas de desconfianza. De repente, recibió una felicitación por su partido de la semana anterior ante el Eibar (1-3), donde el estado del terreno de juego hizo que se jugara bajo los parámetros de la Segunda B. El barro propició un partido de balones largos, prolongaciones y muchos choques. Fue uno de los dueños del juego en Ipurúa junto a Mandzukic.

Más información
El riñón frena a Saúl
El cacique precoz
Un eje contestario en Malmoe

Saúl acababa de marcarle un gol de chilena al Madrid, llegando desde atrás, y le sonó extraño que esa felicitación apuntara más a Eibar, a saber jugar esa clase de partidos, que a la trascendencia de lo que había hecho contra el Madrid. Casi pareció molestarle que le dijeran que había jugado como un jugador de Segunda B, cuando se le trataba de decir que su gran virtud había sido la de saber jugar a ese tipo de fútbol y haberse impuesto pese a su juventud (20 años) desde su poderío físico. No parecía ponderar que partidos como el que hizo en Ipurúa eran los que le abren los ojos a Simeone. Es en esos duelos duros en los que el técnico considera que los canteranos pueden derribar las puertas de la titularidad. Desde ese partido con el Eibar Saúl no salió del once hasta su lesión en Leverkusen. Allí sorprendió que aguantara sobre el terreno de juego más de 20 minutos con el golpetazo en el riñón operado el pasado verano. Aguantó hasta que en un salto vio que no podía chocar por el dolor. Ese tiempo de más fue otra señal que convenció a Simeone de que se había convertido en lo que él denomina “hombre competitivo”. A la mínima que ha podido le ha vuelto a alinear tras su recuperación. Está recuperado. Le costó en el primer tramo del partido como le costó a varios de los chicos porque hacía mucho calor. No era simple poder combinar y jugar”, le disculpaba Simeone al término del partido por lo poco que pesó en el juego con el balón. El propio Saúl hizo autocrítica: “No he estado bien con la pelota”.

El Cholo ve en Saúl a un todocampista, capaz de jugar en cualquier posición del centro del campo, pero sobre todo, ve a un volante por convencer de sus posibilidades cuando se asoma al área por sorpresa. “Es un chico llegador desde segunda línea, tiene gol”, le analiza. A Simeone se le dilatan las pupilas con los centrocampistas que tienen gol y Saúl lleva cuatro en los seis partidos que ha jugado de inicio en esta Liga. Desde que llegó al Atlético, la aportación goleadora de los centrocampistas ha sido siempre una de sus obsesiones. Simeone celebró con entusiasmo su gol al Córdoba por la jugada, lleva semanas preparando jugadas con el potente saque de banda de Gámez, y por ver cómo Saúl se impuso en el salto llegando desde atrás y conectando un cabezazo contundente.

Es un chico llegador desde la segunda línea, tiene gol” Simeone

La relación entre Saúl y Simeone no ha sido fácil por la impaciencia del chico, que demandó minutos de calidad en el inicio de la temporada bajo la amenaza de marcharse. También dio muestras de cierta rebeldía táctica cuando expresó en público que no le gusta partir desde una banda porque se ve más suelto como mediocentro o como volante por delante de los dos pivotes. Aquello le valió unas cuantas suplencias. Su entrenador, defensor de que los buenos jugadores pueden jugar en cualquier posición, ha tratado de convencerle de que ahora mismo solo tiene sitio partiendo de un costado, aunque no le niega libertad para pisar el área. “Necesitamos que deje que le podamos seguir dando cosas para seguir mejorando porque tiene un montón para dar”, advierte Simeone, que sabe que el club maneja el interés de varios clubes de la Premier e intenta prolongarle un contrato del que un 20% de sus derechos pertenecen a un fondo de inversión asesorado por Jorge Mendes, su representante.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS