ATLETISMO | EUROPEOS EN PISTA CUBIERTA

Todo el poder para Adel Mechaal

La baja de Manolo Olmedo, lesionado, deja al mediofondo español en Praga en manos del atleta de Palamós

Adel Mechaal, imponiéndose en el 1.500 del campeonato de España en pista cubierta.
Adel Mechaal, imponiéndose en el 1.500 del campeonato de España en pista cubierta.JORGE ZAPATA / EFE

En las pistas del INEF de Madrid casi desiertas de atletas de élite los viejos intentan mantener la llama encendida. Está Jesús España, la melena tan larga como fuerte es su carácter, entrenando duro con su técnico, Juan del Campo, preparándose para una batalla más en el 3.000; y está Víctor García, que no ha logrado clasificarse para Praga porque ha estado lesionado medio invierno, pero sigue machacándose junto a su entrenador, Antonio Serrano, uno de los que más poblada cuadra de fondistas dirige en España: habrá atletas de Serrano en el maratón de Londres y en el Mundial de cross, pero ninguno estará en Praga esta semana, en los Europeos en pista cubierta.

Y no hay mucho más fondo que ver en el mejor centro de entrenamiento nacional, silo inagotable en sus tiempos.

No habrá mujeres fondistas en Praga, y los hombres llegarán, como cogidos con pinzas, de Tarancón (Cuenca), por ejemplo, donde Arturo Casado, que no ha podido clasificarse para el 1.500, entrena al asturiano Carlos Alonso, especialista en 3.000m, o de Gavà (Barcelona), donde entrena el joven Marc Alcalá, con futuro en el 1.500.

Creemos que puede ganar el 3.000”, dice González Amo, el responsable técnico

Diego Ruiz, veterano del 1.500, lo hará desde Burgos y desde Mallorca debería volar Manuel Olmedo, pero duda. El atleta sevillano, quien mostró su gran forma para repetir cuatro años después el título de campeón de Europa de 1.500m en pista cubierta corriendo un 800m en 1m 47s, se lesionó en un gemelo antes del campeonato de España, hace 10 días, y apenas se ha entrenado desde entonces. Después de someterse la tarde del lunes a una última prueba, Olmedo decidió finalmente no participar en Praga. Su baja otorga el papel estelar del fondo español en Praga a un joven de Palamós (Girona) nacido en Tetuán (Marruecos) hace 24 años, que logró en los Campeonatos de España ganar el 1.500 y el 3.000 con autoridad y dominio indiscutibles y del que se pueden ver en Youtube entrenamientos que asustan.

Aunque podría doblar 1.500 y 3.000 en Praga, el joven de Palamós, que se llama Adel Mechaal, solo correrá el 3.000. “Aunque podría correr las dos ocupando la posible baja de Olmedo, dado que la semifinal de 3.000 es el viernes, la semifinal de 1.500 el sábado por la mañana y la final de 3.000 el sábado por la tarde, es prácticamente imposible doblar. Y esto es así porque creemos que puede ganar el 3.000. Está para correr en siete treinta y pico”, dice, con su entusiasmo y pasión habituales, Jorge González Amo, el responsable del mediofondo español. “Solo nos plantearíamos que corriera el 1.500 si quedara eliminado el viernes del 3.000, pero eso es poco probable, porque, repito, creemos que puede ganar la final”.

Mechaal también lo cree, y por eso, pese a tener también una gran marca en 1.500 eligió correr el 3.000, en el que sus grandes rivales serán el británico Lee Emanuel, que ha corrido un 1.500 en 3m 35s, y el belga Pieter Jan Hannes, que también llega del 1.500.

Aunque vive en Palamós con sus padres y seis hermanos desde que tenía cinco años, Mechaal es español solo desde 2013. Praga será su tercera gran competición con la selección: en las dos anteriores, ambas en 2014, el Mundial en pista cubierta y el Europeo de Zúrich al aire libre, ambas en 1.500, no estuvo muy lucido, pues no alcanzó la final. “Pero no hay que olvidar que en Zúrich perdió los clavos de una zapatilla en la cámara de llamadas y corrió medio cojo. Y pese a ello salió tirando”, recuerda González Amo.

Antes de ser atleta, Mechaal fue futbolista de escaso éxito. A los 18 años, viendo su nulo futuro en el césped, empezó a hacer atletismo con el entrenador Josep Carballude, con quien aún sigue. Para ganarse la vida, trabaja siete horas al día como funcionario en el polideportivo de Calonge, pueblo vecino a Palamós. El resto lo dedica a entrenarse. Pero, según refleja la prensa local, esto cambiará dentro de unos meses. Convencido de que su futuro es el atletismo profesional, Mechaal ha pedido una excedencia laboral de cinco años, que comenzará a disfrutar en septiembre, a su regreso del Mundial de Pekín, en el que espera correr el 1.500. Entonces, quizás ya sea la figura que sueña ser, con alguna medalla en su casa.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50