Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA A FRAN ESCRIBÁ, ENTRENADOR DEL ELCHE

“Estoy abrumado, el reconocimiento es excesivo”

Escribá cuenta cómo ha conseguido unir al Elche pese a los impagos y cómo espera competir frente al Madrid

Fran Escribá, en un entrenamiento.
Fran Escribá, en un entrenamiento. DIARIO AS

Fran Escribá (Valencia, 49 años) es un técnico tranquilo y minucioso, de esos que construyen palmo a palmo un equipo hasta rescatarlo de Segunda 24 años después y mantenerlo en Primera dos años pese a las miserias económicas del club. La ciudad de Elche lo venera y hoy recibe al Madrid (21.00, Canal + 1).

 

Pregunta. ¿Cómo reconstruyó el centro del campo [se fueron en verano los cuatro medios titulares y más tarde se lesionó Mosquera]?

Respuesta. Además de cantidad tuvo también que ver con la calidad. Los que están jugando son de características más ofensivas que los que se fueron. Y ahora Adrián y Pasalic han aprendido funciones a las que no estaban acostumbrados. El equipo había perdido consistencia y los tres por detrás de Jonathas han tenido que aumentar su compromiso.

P. ¿Qué pensó la primera vez que vio a Jonathas?

R. Me avisó Víctor Orta, de cuando hizo de ojeador en el Zenit. Me extrañó que no tuviera equipos detrás porque ya destacaba en el Latina, en la Segunda italiana. Fue un acierto total.

P. ¿Comparable a Diego Costa?

R. Sí, es muy incómodo de marcar, protege bien el balón y tiene recursos para jugar también de enganche: visión de juego y potente al espacio. También comparte la ambición de jugar al límite. Tenemos una opción de compra de 1,5 millones por el 50% y una cesión de dos años.

P. ¿Cómo logra mantener unido al equipo? ¿Es un don?

R. He creído mucho en la fuerza del colectivo y más en los equipos pequeños. Los grandes pueden ganar por sus individualidades; nosotros no. En estos tres años nunca tuvimos un futbolista que destacara entre los demás salvo ahora con Jonathas.

P. ¿Cómo dirige a unos jugadores que no cobran?

R. Cobrar es importante, pero en el día a día, tratamos de tener un grupo que sea honesto, que trabaje mucho y en el que todos sumen.

P. El Elche, que ha gastado solo 10 millones en la plantilla, ¿cómo puede competir contra un rival que ha gastado 130?

R. Uno siempre se ilusiona. La distancia del deporte no es la misma que la económica. Los grandes siempre se dejan algún punto, como cuando nosotros conseguimos la salvación el curso pasado al empatar contra el Barça. Y con el Madrid de no haber sido por ese penalti [de la Roca Sánchez a Pepe] con el tiempo cumplido…[y supuso la victoria madridista]... Fue un error del árbitro [Muñiz Fernández].

P. ¿Ve al Madrid en crisis?

R. Todos tenemos nuestros buenos y malos momentos individual y colectivamente. La baja de Modric ha alterado su fútbol, pero también ha permitido ver la mejor versión de Isco.

P. ¿Cómo visualiza el partido?

R. Nos gustaría cerrarles los espacios para correr y, por supuesto, mirar a su portería. Es difícil que el Madrid no te marque.

P. ¿Se siente un Dios en Elche?

R. Bueno, me siento muy querido, llevo dos años y medio muy buenos. En todos los partidos se ha coreado mi nombre, pero solo soy la cabeza visible de un colectivo. Me siento abrumado, el reconocimiento es excesivo. Es un premio a la honradez de un grupo de trabajo [Josep Alcácer, segundo; José Mascarós, preparador físico; y Marcos Abad, de porteros].

P. La Universidad Miguel Hernández va a concederle ahora un galardón.

R. Sí, les digo a los jugadores que el privilegio no es ser futbolistas de Primera ni ganar mucho dinero, sino ver a un niño con tu camiseta. Me encanta que la gente me demuestre su cariño en una terraza. Más no quiero. Querían ponerme una calle, pero eso no, es para gente más importante.

P. ¿Y su vida social?

R. Tengo a la familia en Valencia y salgo muy poco porque el trabajo me absorbe. Se puede vivir mejor. Pueden pasar meses desde la última película que vi. Me apetece examinar esta ciudad milenaria, con el Palmeral y el Misteri, es para disfrutarla, aunque yo ya la conocía porque estuve ocho años viviendo aquí, del 91 al 99, siendo funcionario de justicia de los Juzgados de Elche.

P. ¿Echa de menos esa época de funcionario?

R. No, pero sí tengo una gran relación con mis excompañeros. Quedo a tomar café con ellos o les doy entradas para los partidos.