Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estudiante, cocinillas y daltónico

Con 23 años, Pérez de Vargas, portero de la selección, parece un veterano

“Es el futuro, pero ya está muy maduro”, dice sobre él Barrufet

Pérez de Vargas tras ser nombrado el mejor del partido ante Eslovenia. Ampliar foto
Pérez de Vargas tras ser nombrado el mejor del partido ante Eslovenia. Bongarts/Getty Images

“No me obsesiono con los vídeos, porque a veces he seguido las pautas y luego me han jugado malas pasadas. Prefiero hacer lo que siento en cada momento”. Pese a su juventud, Gonzalo Pérez de Vargas (Toledo, 23 años) habla como quien lo hace desde la atalaya de la veteranía, como quien llevase la vida entera debajo de la portería y estuviese ya de vuelta. Es lo que tiene comenzar a despejar pelotazos con cinco años, en el colegio Ciudad de Nara de su Toledo natal, cuando el resto de los niños no querían, o debutar con tan sólo 18 en el Barcelona.

Hasta allí le llevó el técnico Xavi Pascual, que adivinó en su frialdad y sus reflejos una mina. “Es el futuro, pero ya está muy maduro”, reseña David Barrufet, el eterno guardián azulgrana. Fogueado después en el Granollers y reforzado tras un Erasmus en Toulouse el año pasado, volvió al Palau antes de lo previsto por la marcha de Sterbik. Ahora, su maestro en casa es otro fenómeno, el bosnio Saric, que defiende el marco de Qatar durante el Mundial.

Dujshebaev intenta un lanzamiento, en el duelo contra Bielorrusia. ampliar foto
Dujshebaev intenta un lanzamiento, en el duelo contra Bielorrusia. EFE

Estudiante de ADE en la Universidad de Barcelona, le gusta cocinar y es daltónico. “Pero no me perjudica”, apunta; “mis compañeros se ríen de mí alguna vez porque no sé de que color vamos, pero no hay problema”, dice. “Lo suyo no es ninguna sorpresa. Entreno todos los días con él y lo tengo desde hace mucho tiempo clarísimo”, reconocía en la zona mixta su compañero Víctor Tomás, rotundo. “Supone una alegría especial que los jóvenes tengan éxito. Él y Alex [Dujshebaev] han estado espléndidos”, prolongaba Manolo Cadenas.

“Es el futuro, pero ya está muy maduro”, dice sobre él Barrufet

Y es que los focos también enfocaron esta vez al joven Alex. “Tenía ganas de intentar ayudar a los compañeros”, declaraba el lateral del Vardar nada más concluir el encuentro; “tengo muy claro mi rol. Cuanto más confíe en mí Manolo, perfecto. Los jóvenes debemos estar siempre al servicio del equipo. Gonzalo ha estado increíble y tiene ya mucha experiencia”.

Ahora, en octavos, Túnez será el escollo. “Aún podemos mejorar más. Nuestra virtud como equipo es que en los momentos difíciles conseguimos remontar resultados y ganar partidos. El aspecto psicológico de jugar partidos igualados o segundos tiempos complicados lo manejamos bien. Túnez está haciendo un gran campeonato, con grandes jugadores, dos fantásticos laterales. Es un equipo muy luchador”, zanjaba Cadenas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información