Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Godín, la cadena del cacique

El defensa uruguayo es el último eslabón de los centrales históricos del Atlético

Godín cabecea en un partido de Champions del pasado mes de octubre. Ampliar foto
Godín cabecea en un partido de Champions del pasado mes de octubre. reuters

La figura del cacique defensivo está muy arraigada a la historia del Atlético de Madrid. Griffa, Ovejero, Panadero Díaz Heredia, Luiz Periera con su estilo más artístico, Arteche... Ahora, Diego Godín, que hoy regresa al Camp Nou, el estadio en el que un rotundo cabezazo suyo le dio una la Liga al Atlético 18 años después, ha entrado en ese santuario rojiblanco como último eslabón de centrales mandones del Atlético. "Está en esa línea", concede el histórico capitán rojiblanco Adelardo, "Diego es expeditivo y tiene carácter para imponerse en el vestuario dentro y fuera del campo", prosigue.

"Atrás no se duda y él tiene esa virtud. No se le puede comparar a Griffa, que era más físico y aparatoso. Godín mide más la fuerza a la hora de entrar, pero sí tienen la misma contundencia", dice Ovejero. "Yo jugué con Griffa y le vi tirarse de cabeza a un balón raso entre dos delanteros enormes del Hamburgo. Se jugó el físico. Con ese tipo de jugadas te dejaba con la boca abierta. No paraba de abroncar a los que corrían menos como Ufarte o Gárate. Godín es distinto, pero está en la senda de esos grandes defensas históricos del club", incide Adelardo.

"Vi a Griffa tirarse de cabeza a un balón raso entre dos delanteros enormes”, dice Adelardo

Este curso, Gabi no ha tirado tanto del equipo para ir a presionar. Esas arrancadas eran una especie de señal para el resto de jugadores de que había que ir a por los partidos. Ahora es más Godín el que con sus subidas al ataque o sus arengas el que tira muchas veces del equipo. "Hay muchos que parecen que van para caciques y luego no llegan. Un cacique se erige primero desde sus virtudes futbolísticas y después desde su cabeza. No conozco a Godín, pero si está considerado como tal será por eso", advierte Griffa. "Tiene una cosa que es fundamental, un par de pelotas. Para jugar ahí y como lo hace él hay que saber imponerse", añade Luiz Pereira. "Hay y ha habido centrales, no solo en el Atlético, cuya influencia va más allá del juego y Godín es uno de ellos. Luego, yo le veo muy rápido y excelente en la marca. Además, los goles a los defensas les suben la autoestima, es como si los retroalimentara y él los marca porque va muy bien por arriba", dice Roberto Solozábal, el capitán del doblete.

Desde hace tiempo, en el vestuario del Atlético también se comparte ese crecimiento de Godín. "Es uno de esos futbolistas al que es muy difícil reemplazar, por su jerarquía y su identidad con el equipo. Su equilibrio en el campo y fuera de él le ofrece un lugar importante en el vestuario y en el fútbol mundial. Es referencia de la selección uruguaya y nosotros le elegimos para que sea uno de nuestros capitanes", dice Simeone. "Se han ido jugadores importantes y él ahora es uno de los capitanes, esto le ha dado aún más confianza. Lee muy bien las situaciones del juego", relata Tiago. "Impresionante, para mí el mejor central del mundo. Nos da mucha tranquilidad", dice Juanfran.

Este curso, Gabi no ha tirado tanto para ir a presionar. Ahora es más Godín el que con sus subidas al ataque tira del equipo

Godín verá hoy de cerca a su compatriota Luis Suárez. Normalmente parte de la banda derecha y ahí, a Gámez, que apunta a sorpresa en el lateral izquierdo rojiblanco, le tocará defenderle. "Suárez es el mejor jugador como nueve de raza que puede tener un equipo", asegura el técnico rojiblanco. En Luis Suárez ve Simeone una de las variantes del Barça de Luis Enrique. "Es diferente a los extremos que suelen jugar en el Barça. Con Pedro hacen más diagonales hacia adentro, pero Luis es muy completo. Puede girar de espaldas, tiene llegada desde la segunda línea, patea tiros libres, cabecea, me encanta por su juego y su voracidad a la hora de atacar", concluye Simeone.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.