Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Este equipo tiene mucho carácter”

Dueñas, seleccionador de balonmano femenino, analiza la evolución de España, que juega este viernes (18.00, Tdp) las semifinales del Europeo ante Montenegro

El entrenador de España, Jorge Dueñas y Carmen Martín. Ampliar foto
El entrenador de España, Jorge Dueñas y Carmen Martín. EFE

En media hora todo se pudo venir abajo. Una parte de los seis partidos en la que estuvieron a punto de desvanecerse las opciones de medalla para España tras un buen torneo. Un tiempo en el que España apenas anotó seis goles, y que Rumania aprovechó para dar la vuelta a un encuentro que estaba controlado. “Excepto esos 30 minutos, el equipo siempre ha dado la cara. Se ha mostrado muy entero. El miércoles lo demostraron ganando un partido a cara o cruz”. Se refiere Jorge Dueñas (Bilbao, 52 años), técnico de la selección femenina de balonmano, al duelo en el que España se repuso de su tropiezo ante las rumanas para acabar con Dinamarca, una de las favoritas. Un triunfo que volvió a mostrar la mejor cara del equipo, que hoy (18.00, Tdp), frente a Montenegro, se juega un puesto en la final del Europeo de Hungría y Croacia.

“Tras caer con Rumanía, les dije que no podíamos tirar por tierra un buen campeonato por media hora. Que no merecían acabar de esa forma. Que si nos beneficiaban los resultados, teníamos una posibilidad”, recuerda por teléfono Dueñas. El mensaje caló. Seguramente activó esa parte del juego que no se ve sobre el terreno y al que el técnico se refiere como la parte invisible. “Somos un equipo en el que todas se apoyan y se refuerzan. Cuando las cosas van mal somos capaces de animarnos y de enderezar el grupo, y cuando van bien somos alegres”, explica.

Hasta la lucha por un puesto en la final, España ha doblegado a Polonia, Rusia, Hungría y ha caído con Noruega, la gran favorita, y Rumania. “Hemos mostrado una buena disposición defensiva, una buena aportación en la portería y un ataque alegre y dinámico, que se lo pone difícil a los equipos preparados, que nos han estudiado”, analiza. “Este equipo tiene mucho orgullo y carácter. En momentos duros y difíciles ha sabido reaccionar. A veces, cuando reaccionas no salen las cosas, pero al menos se pone todo para que no se tuerzan más. Lo hemos hecho en otros partidos en los que hemos ido perdiendo de tres y los hemos sabido ganar”, subraya.

Tenemos que ser dinámicos, sin entrar en el contacto, para no desgastarnos”

La selección, explica, no es un equipo tan de goles a la contra como las nórdicas. No, al menos, en la segunda oleada. “Pero sí muy ajustadas en lo defensivo. Y somos difíciles de defender porque somos sorpresivos a la hora de tomar decisiones”. Esa será la baza con la que contará su equipo para el duelo ante Montenegro. Dueñas espera a un rival compacto, muy fuerte en defensa, con gran capacidad de lanzamiento exterior y penetración. “Tenemos que ser dinámicos, sin entrar en el contacto, porque nos desgastarían e iríamos más lento. Tenemos que intentar que su ataque no sea tan coordinado, tan colectivo”, advierte.

Ante Dinamarca, emergieron varias figuras. Algunas, como Silvia Navarro y Carmen Martín, han brillado todo el torneo, otras como Alexandrina Cabral, Shandy, o Bea Fernández han emergido con el torneo más avanzado. “Nosotros somos un equipo y no dependemos de una o dos jugadoras. Todas aportan. Estaba claro que Bea Fernández tenía que aparecer y apareció ante Dinamarca, aunque con Polonia ya se pudo ver algo. Igual que Eli Pinedo, que había estado menos llamativa. Cuando unas no están tan bien hay otras que aparecen”, explica. “El miércoles se vio el talento natural de Shandy, su velocidad y su explosividad”.

Diez de las 16 jugadoras presentes en Hungría han emigrado al extranjero en busca de Ligas más competitivas y con más dedicación profesional. “En un aspecto nos beneficia, porque mantienen un nivel alto de competición y dedicación. Y por otro lado nos perjudica porque la forma de jugar y entrenar es diferente en sus clubes y les cuesta asimilar la de España”, lamenta Dueñas. Tres de ellas, Carmen Martín (Bucuresti, Rumania), Macarena Aguilar (Györi, Hungría) y Nerea Pena (FTC Rail Cargo, Hungría) militan en equipos de Europa del Este. “Han apostado por eso. Allí pueden jugar Champions. En España hay equipos que han tenido que renunciar a participar en competiciones europeas”.

Desde que el técnico vasco cogiera las riendas de la selección en 2007, España ha sido subcampeona de Europa en 2008, bronce en el Mundial de 2011 y bronce en los Juegos de Londres. “La selección de 2008 dio el primer paso. A partir de ahí vamos a los campeonatos sabiendo que si estamos en un buen momento y con un poco de suerte se pueden conseguir cosas”. Para volver a hacerlo deberán superar hoy a Montenegro, que les separa de la lucha por el oro y por un pase directo a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información