Las gradas se cerrarán si hay cánticos ofensivos

Antiviolencia se atreve a anunciar el fin de los ultras en el fútbol con medidas contundentes

Imagen de la reunión de la Comisión Antiviolencia.
Imagen de la reunión de la Comisión Antiviolencia. JESUS RUBIO (DIARIO AS)

Introducir en los estatutos federativos el cierre de campos total o de zonas conflictivas de los graderíos, un listado de los grupos ultras que operan en el fútbol español con el fin de acabar con ellos y una unidad para controlar la venta de entradas son las propuestas que la Comisión Antiviolencia anunció ayer. De la reunión en la sede del Consejo Superior de Deportes brotó una propuesta tan ambiciosa como repetida cada vez que en los últimos años el fútbol español ha tenido que digerir una muerte. Sin embargo, la asistencia al fútbol de los grupos ultras no ha cesado.

A la reunión no comparecieron ni el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), Ángel María Villar, ni Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid. La sorprendente ausencia de ambos fue justificada porque sus sustitutos, Clemente Villaverde, gerente del Atlético y vicepresidente de la Liga, y Vicente Temprado, son presidente de federación madrileña, miembros permanentes de Antiviolencia. En el ambiente quedó que ante un hecho tan grave su falta no ayuda a reforzar la idea de que esta vez las medidas serán definitivas como propagó Javier Tebas, presidente de la patronal, "es el fin de los ultras". Igual de optimista se mostró tras la reunión Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte: "La fecha en la que estamos es ya un antes y un después con lo que tiene que ver con la violencia en los estadios de fútbol y lo van a comprobar en breve".

A partir de hoy, habrá un antes y un después con la violencia en los estadios” Miguel Ángel Cardenal, secretario de estado de Deporte

La ejecución de las medidas con la contundencia con la que fueron anunciadas por Cardenal aún está por ver. De momento, se han definido unas líneas poco concretas en cuanto al tiempo de su aplicación que tratarán de matizarse en una reunión el jueves entre la Liga, la Federación y el CSD: "Vamos a elaborar un listado de los grupos ultras para decidir expulsarlos de nuestros estadios y ponernos un plazo para hacerlo y acabar con ellos. Queremos eliminar completamente a estos radicales del ámbito del fútbol", advirtió Cardenal, que puso como ejemplo sin nombrarlos, al Real Madrid y al Barcelona: "Si hay equipos que han realizado ese complicado viaje, por qué no lo van a realizar otros". En la misma dirección se expresó en París el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que animó a una cruzada común. Sin embargo, las responsabilidades se siguen eludiendo en todos los frentes. Luis Miquel Venteo, inspector jefe de los Mossos d'Esquadra y coordinador de la seguridad en el Camp Nou, asegura que la responsabilidad de la violencia en el fútbol corresponde en gran medida a los clubes: "De una forma y otra, siempre hay una vinculación con las directivas", afirmó en una entrevista a La Graderia, de Radio Barcelona. El inspector considera que, en la actualidad (después de que la junta de Joan Laporta expulsara a los Boixos Nois del Camp Nou), el Barça no está haciendo todo lo que debería contra los violentos: "No están colaborando tanto como querríamos", añadió.

Habrá un listado de los grupos fanáticos y una unidad para controlar la venta de entradas

Cardenal también deslizó ayer una crítica velada hacia la condescendencia que tanto los coordinadores policiales de seguridad que trabajan en los estadios de fútbol, como los árbitros y los propios clubes, han tenido con los cánticos xenófobos o los insultos: "Si en las actas de los árbitros o en los informes de los responsables de seguridad no se reflejan, es imposible erradicarlas". En estos años en el Vicente Calderón se han escuchado referencias a Aitor Zabaleta, el seguidor de la Real Sociedad asesinado por un miembro del Frente Atlético o "Ea, ea, ea Puerta se marea [en alusión al jugador del Sevilla fallecido en 2007 por una parada cardiaca]". Este último domingo en Mestalla se escuchó "Messi subnormal" y en el Bernabéu también han proliferado gritos racistas o "Luis Aragonés, qué borracho es". En la mayoría de los campos del fútbol español abundan los cánticos que, según Cardenal, son un "caldo de cultivo" de un ambiente "inaceptable". Según fuentes del Consejo, a partir de ahora, cualquier cántico ofensivo "será sancionado con el cierre del campo o de la grada desde donde hayan emanado los insultos".

Ayer, tanto el Atlético de Madrid como el Deportivo solicitaron a las autoridades el listado de los detenidos para proceder a su expulsión si fueran socios o abonados. En el caso del Atlético, incluso aseguran que cualquiera de los implicados que no sea socio también será fichado para no permitir que en un futuro puedan afiliarse. En el Atlético insisten en que en los últimos años han expulsado a 46 aficionados conflictivos y que no proporcionan entradas gratis a los ultras.

Rueda de prensa de la Comisión AntiviolenciaReuters-Live (reuters_live)

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS