Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

“Llego a la fórmula 1 para quedarme”

Sainz júnior, el duodécimo español en pilotar un F-1, se muestra ambicioso en su presentación: "Mi objetivo ahora será el de pelear en cada carrera para conseguir puntos"

Sainz júnior, durante su presentación. Ampliar foto
Sainz júnior, durante su presentación. REUTERS

Con una sonrisa en la cara y arropado de su padre, Carlos Sainz júnior compareció este sábado al mediodía desde el vertiginoso escenario que le había preparado su nueva escudería, Red Bull Toro Rosso, para presentarle como uno de sus pilotos de fórmula 1 para el Mundial 2015. La puesta en escena fue como un espejo de lo que espera en su nueva carrera, del salto que supone formar parte de la élite del gran circo: la planta número 42 de la torre Espacio de Madrid, uno de los edificios más altos de España. Desde ahí, entre flashes, micrófonos y cámaras, Sainz júnior expresó durante media hora su felicidad por encarar tal desafío. "Mi objetivo ahora será el de pelear en cada carrera para conseguir puntos. Queda un poco lejos todavía hablar de ser campeón, pero obviamente es el objetivo, no me basta con llegar a ser piloto de Fórmula Uno. He venido para intentar quedarme y ojalá se haga realidad", dijo con la voz entrecortada por la emoción.

Este año he tenido mucha presión. Sabía que para tener una oportunidad debía ganar las World Series"

Emoción también se percibía mucha en los ojos de su padre y en los de sus familiares. Junto a ellos figuraban en las primeras filas sus auxiliares deportivos y los superiores de la escudería para presenciar la primera aparición pública del español como piloto de F-1. "Intentar ganar algo este año está muy complicado, pero llego para conocer y hacer las cosas bien, como se me van a pedir, y dar una buena impresión a Toro Rosso y Red Bull. El principal objetivo para este año es hacer buenos test, aprender mucho y a partir de ahí veremos dónde estamos, pero es muy complicado llegar y ganar", manifestó el joven piloto madrileño.

El protagonista del acto restó trascendencia al hecho de ser hijo del bicampeón mundial de rallies. "Yo hago circuitos, voy a hacer F-1, no tiene nada que ver con los rallies. Eso es lo bueno, no van a poder compararme con mi padre", señaló. Con tan sólo 20 años, Carletes es un talento precoz. Este año se proclamó campeón de la Fórmula Renault 3.5 de las World Series, considerada como la antesala de la máxima categoría, logrando siete triunfos en 17 carreras, el récord absoluto.

Carlos Sainz Junior descansa junto a su padre tras disputar una carrera. ampliar foto
Carlos Sainz Junior descansa junto a su padre tras disputar una carrera. AS

Junto al holandés Verstappen, de 17 años, conformará una de las duplas más jóvenes en la historia de la F-1. "A los dos nos tocará aprender mucho, ayudar a Toro Rosso a tirar para adelante y desarrollar un coche, que es clave, y luego batirnos uno a otro. Será un duelo bonito, no hay ninguna tensión entre nosotros", aseguró Sainz Junior, quien explicó que se quedaron una hora charlando durante los recientes tests post-temporada en Abu Dabi y que la impresión que le dejó el holandés, al que no conocía, fue "muy buena". "Pese a mi edad no me veo con muchas ventajas sobre Max porque ahora mismo lleva muchos más kilómetros que yo. Él ya tendrá su equipo de ingenieros y a mí me queda pendiente. La única ventaja que veo clara es que llevo más tiempo compitiendo que él en monoplazas, pero él es muy bueno y eso no le va a afectar. Será un año complicado, pero con ilusión y confianza saldrán las cosas. Red Bull tiene la misma presión para que los dos hagamos un buen trabajo, que se haya confirmado su fichaje antes en marzo nadie se acordara de ello y los dos partimos los dos de cero, aunque yo tengo que hacerlo mejor que él y debo sorprender a mis jefes", declaró. 

A Fernando Alonso le voy a estar agradecido toda mi vida"

El madrileño, por tanto, compartirá parrilla el próximo curso con Fernando Alonso. Un sueño hecho realidad ("Lo conocí con seis o siete años y lo veía como un dios. Me apoyó desde pequeñito, siempre que ha tenido la oportunidad ha hablado bien de mí y le voy a estar agradecido toda mi vida", reconoció) y que le ha exigido "mucho trabajo y mucho sacrificio" desde que optara por pilotar en el filial de Red Bull, hace cinco años. "Este año he tenido mucha presión. Sabía que para tener una oportunidad debía ganar las World Series y además de manera muy convincente. Estoy contento de que bajo presión he respondido y es lo que más confianza me da para llegar sin miedo a la Fórmula Uno, porque habrá mucha más presión y gracias a estos momentos tengo un poco de confianza", confesó.

Sainz júnior, que se convierte en el duodécimo español en sentarse en un monoplaza de F-1 desde que el barcelonés Francisco Godia se estrenara en la edición de 1951, manifestó su ambición a largo plazo teniendo en cuenta lo vertiginoso de su trayectoria. "Obviamente llevo cinco años siendo miembro del equipo Red Bull, me han dado oportunidad de subirme a un Toro Rosso en Fórmula Uno y algún día espero ser campeón del mundo con Red Bull, que es lo que más ilusión me haría", concluyó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información