Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Hamilton gana su segundo Mundial

El británico reedita el título de 2008 tras superar a su compañero de Mercedes, Nico Rosberg, en el Gran Premio de Abu Dabi

Hamilton en Abu Dabi Ampliar foto
Hamilton en Abu Dabi EFE

Lewis Hamilton resolvió el dilema en menos de tres segundos. Fue el tiempo que precisó para superar a su compañero de equipo en Mercedes, Nico Rosberg, en la salida y colocarse ya en la primera posición de una carrera que dominó de principio a fin. Hamilton, de 29 años, ganó en Abu Dabi y se aseguró de esta forma su segundo título mundial, seis años después de haber conquistado el primero en 2008, cuando corría con McLaren. Fue el primer título de pilotos de Mercedes desde que en 1954 y 1955 Juan Manuel Fangio les dio los dos primeros. La anunciada batalla entre los dos pilotos de Mercedes se diluyó absolutamente transcurridas 24 vueltas, cuando el piloto alemán sufrió una evidente pérdida de potencia debida a un problema electrónico, que le impidió defender sus opciones. El británico compartió el podio con Felipe Massa y Valtteri Bottas, los dos hombres de Williams.

Allí acabó la batalla. Mientras Hamilton se escapaba de forma definitiva hacia su onceava victoria de la temporada, Rosberg veía cómo Felipe Massa conseguía arrebatarle los ocho segundos que les separaban y acababa adelantándole sin ningún problema solo dos vueltas más tarde. También Valteri Bottas le avanzaba unos giros más tarde, sin que el alemán tuviera ninguna capacidad de resistencia. En Mercedes confirmaron más tarde que había perdido la potencia que concede el ERS. Para Rosberg todo había concluido. Todos sus rivales le fueron adelantando y su moral acabó por los suelos.

En cambio, Hamilton se mostraba cada vez más sólido en cabeza, seguro ya de que, si nada fallaba, tenía asegurado su segundo título mundial. Era el premio que había estado esperando desde que esta misma temporada fichó por Mercedes, abandonando por primera vez en su vida la disciplina de McLaren. El disgusto de Ron Dennis fue mayúsculo. El jefe y copropietario de la escudería británica había dado su apoyo incondicional a Hamilton desde que éste tenía 13 años. En su etapa de karting, cuando ya estaba luchando con Rosberg para ganar los títulos, el padre del alemán, Keke Rosberg, aseguró: “Aquí hay buenos pilotos, pero solo dos llegarán a la F-1. Lewis porque tiene el apoyo de Dennis y Nico porque es mi hijo”. Sus duelos se fueron reproduciendo en las distintas categorías en las que coincidieron. Hasta este año en la F-1, cuando ambos dispusieron del mejor coche de la parrilla.

Hamilton debutó en la F-1, tras ganar el título de GP2, en 2007, sentado al volante de un McLaren y compartiendo equipo con Fernando Alonso. Era duro, pero estaba acostumbrado a superarse. Y lo hizo, le complicó las cosas al asturiano y, con el apoyo del equipo, perdió el título en la última carrera y lo dejó en manos de Kimi Raikkonen. Un año más tarde, se lo jugó de nuevo en la última carrera, aquella vez con Felipe Massa. En Ferrari ya celebraban el título en Brasil, pero Hamilton realizó un último adelantamiento que le permitió asegurarse la corona y convertirse en el campeón más joven… hasta que llegó Vettel. Confirmó de esta manera la calidad que atesoraba y que le ha permitido desde entonces estar siempre en el grupo de los mejores.

Fernando Alonso, por su parte, realizó una buena carrera. Su salida fue brillante y ganó ya dos plazas, colocándose sexto. Pero después las cosas se le fueron complicando en los cambios de neumáticos y se quedó encallado en el tráfico. Sin embargo, se había obstinado en ser positivo toda la carrera para acabar su trayectoria de cinco años en Ferrari con una carrera al menos potable. Y lo consiguió. Acabó en los puntos, noveno, y lo cierto es que no podía aspirar a mucho más con el monoplaza que este año han puesto en sus manos. Al menos, dijo adiós superando de nuevo a su compañero de equipo, Kimi Raikkonen, décimo.

Sin embargo, lo más importante que ocurrió en relación al asturiano fue la confesión que le realizó al rey Juan Carlos, cuando éste le visitó antes de iniciar la carrera. Cuando su Alteza habló con los periodistas, les confesó que Fernando le había dicho que correría en McLaren la próxima temporada. “Está muy contento”, sentenció. Y desveló de esta forma uno de los secretos que tanto el piloto como el equipo McLaren han querido guardar con más sigilo. Todo el mundo en el paddock da por hecho que Alonso ha fichado por McLaren. Pero la escudería británica no quiere anunciarlo hasta el 1 de diciembre.

El Mundial concluyó tal como había empezado, con una superioridad aplastante de los Mercedes que solo han cedido por problemas mecánicos o entre sus dos pilotos. Rosberg dominó la primera parte del campeonato. Pero cuando Hamilton se adaptó bien al coche, se convirtió en prácticamente imbatible. Y por eso, porque es más sólido que Rosberg, acabó ganando su segunda corona mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información