Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué domina el hermano mayor

LeBron James, jugador de la conferencia Este. Ampliar foto
LeBron James, jugador de la conferencia Este. AFP

Durante mucho tiempo, la Conferencia Oeste de la NBA ha actuado como el hermano mayor dominante de la asociación. Desde comienzos del presente siglo, solo una vez (en la temporada 2008-2009) los equipos de la Conferencia Oeste han obtenido un porcentaje agregado de victorias peor que el de los de la Conferencia Este. Si bien es verdad que esta temporada acaba de empezar, parece que nada ha cambiado. Es cierto que la Este alardea de tener a LeBron James y a los Cavaliers de Cleveland. Y, en teoría, este año los Bulls de Chicago serán buenos. Pero, por lo demás, la mayoría de sus equipos me exigen que me convenza a mí mismo de que son competitivos.

Este tipo de negociaciones no son necesarias en la Oeste, donde los Spurs, los Warriors y los Grizzlies ya parecen estar preparándose para la final del campeonato, mientras que los Blazers, los Clippers, los Rockets y los Mavericks se abren paso a codazos hacia los puestos intermedios de la clasificación. Y eso sin mencionar a los Thunder de Oklahoma, cuyas dos estrellas están lesionadas, lo que hace que el trueno parezca más bien un relámpago, ya que podemos verlos pero no estamos seguros de dónde están.

La cuestión, no obstante, es por qué. El sentido común apunta a que el dominio del Oeste es cíclico, aleatorio, basado en la buena suerte en el draft de la NBA. Me he preguntado si el desequilibrio tiene que ver con las ventajas fiscales del Estado de Texas (hogar de las tres potencias de la Conferencia Oeste), pero nadie ha presentado nunca una respuesta satisfactoria. Quince años parece mucho tiempo para que sea aleatorio. Y mi teoría sobre Texas queda fácilmente refutada por el hecho de que Florida (donde están Miami y Orlando) tiene sus propias ventajas fiscales.

El sentido común apunta a que el dominio del Oeste es cíclico, aleatorio, basado en la buena suerte en el draft de la NBA

Hace algunas tardes, en Los Ángeles, estaba mirando la tabla de los partidos de la NBA que se jugaban esa noche tratando de decidir si valía la penar ver alguno. Me acompañaba una mujer joven con la que acabo de empezar a salir. Cuando repasamos los partidos y nos dimos cuenta de que no queríamos ver ninguno en el que participase un equipo de la Conferencia Este, le pregunté qué pensaba del motivo por el cual la Oeste era mucho mejor.

Consideró mi pregunta durante cinco segundos y luego dijo: "A lo mejor es por el tiempo". Así que investigué un poco e hice un gráfico con las medias de las temperaturas máximas en todas las ciudades de la NBA en febrero (porque febrero suele ser el mes más miserable del campeonato). ¿Y cuáles fueron los resultados? La media en febrero para las ciudades de la Conferencia Este es de 7,8 grados; para las de la Oeste, de 14,5 grados.

Es posible que el predomino del Oeste no se encamine hacia un fin próximo

No me gustan los inviernos cálidos. Echo de menos el frío, las chimeneas, los jerséis y las largas cenas en familia. Pero la mayoría de la gente no es como yo. Y la mayoría de la gente probablemente incluya a los jugadores de la NBA que pueden elegir dónde desempeñar su oficio. Esto significa que, al contrario de lo se suele creer, es posible que el predomino del Oeste no se encamine hacia un fin próximo. También quiere decir que esta joven que he conocido no solo es inteligente, divertida y guapa, sino capaz de resolver misterios. Espero que pueda resolver el siguiente que le voy a proponer: por qué no es mi novia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información