Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Messi y Neymar calientan para Madrid

Las dos estrellas lideran la victoria del Barça (3-1), que administra esfuerzos frente a un tierno Ajax

Messi se dispone a tirar a puerta ante varios jugadores del Ajax. Ampliar foto
Messi se dispone a tirar a puerta ante varios jugadores del Ajax. AP

Nada más reparador para combatir la tensión de los juzgados que acudir al Camp Nou y admirar el juego de Messi y los goles de Neymar. Los jugadores nada saben de pleitos, acaso son sus padres quienes les meten en líos que acaban en los tribunales, escenario muy común últimamente para los directivos y exdirectivos del Barça. No hay día en que no salga una noticia de una demanda de la misma manera que no pasa partido sin que Messi y Neymar no sean protagonistas en el Barcelona. Así funcionan las cosas en el Camp Nou. Un clásico desde que llegó Luis Enrique. El mayor activo blaugrana es la pareja que forman el 10 y el11. La rutina no necesariamente es mala en el fútbol. La afición llevaba mucho tiempo aguardando al dúo Messi-Neymar.

Messi se pasó cinco minutos como espectador del Camp Nou. Incluso pareció que mascaba un chicle, o así se explicó en la transmisión de Puyal en Catalunya Ràdio, y si hubiera podido seguramente habría vaciado una bolsa de pipas, para utilizar el comentario de un espectador impaciente de tribuna. El 10 miraba cómo defendía el Ajax y pensaba de qué manera tenía que atacar el Barça. Los ajaccied estaban muy bien puestos, fieles al 4-3-3, se movían de forma muy académica, su presión era alta y el juego de posición evocaba los mejores rondos de los tiempos del Dream Team, cuando mandaba un holandés decisivo en la historia del Barça de nombre Cruyff. Muy pocos equipos tienen la arrolladora personalidad del Ajax. Sorprendía la quietud de Messi.

Barcelona, 3-Ajax, 1

Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Bartra, Jordi Alba; Rakitic, Mascherano, Iniesta (Rafinha, m. 75) ; Pedro, Messi (Munir, m. 65) y Neymar (Sandro, m. 61). No utilizados: Bravo; Montoya, Xavi y Samper.

Ajax: Cillessen; Van Rhijn, Veltman, Moisander, Viergever; Klaassen, Zimling (Riedewald, m. 55), Andersen; Schöne, Sigthorsson (El Ghazi, m. 72) y Kishna (Milik, m. 46). No utilizados: Boer; Duarte, Denswill y Menig.

Goles: 1-0. M. 7. Neymar. 2-0. M. 24. Messi. 2-1. M. 87. El Ghazi. 3-1. M. 91. Sandro. 

Árbitro: William Collum (Escocés). Mostró cartulina amarilla a Veltman, Van Rhijn, Pedro y Riedewald.

Camp Nou. 79.357 espectadores. Tercera jornada de la fase de grupos.

Aguardaba el 10 el momento de ejecutar la jugada procesada después de escrutar al Ajax y al Barça. Tomó la pelota en la línea de tres cuartos, se apoyó en Pedro y cuando la retomó aceleró de forma vertiginosa para descuartizar a los centrales y asistir a Neymar, rápido en el desmarque, infalible en el tiro: 1-0. El guion fue inalterable durante todo el partido: aunque tímido, se movía bien el Ajax y jugaba el Barça. Había largos ratos para mirar las entradas de Alba y las recuperaciones de Mascherano al tiempo que los entendidos hablaban del talento de Schöne, Klaassen y Sigthorsson. Hasta que se activaba Messi. Las intervenciones del 10 eran desequilibrantes, como en el 2-0, cuando recibió un pase filtrado excepcional de Iniesta y dobló las manos de Cillessen.

El Ajax es hoy un equipo muy tierno para la Champions. Ya sabe que no la ganará, así que se dedica a jugarla, a veces bien y en otras mal, siempre reconocible, pendiente en cualquier caso del rival, y ayer el Barcelona fue un equipo serio, competente en el control y gobierno de la contienda, selectivo en sus ataques, resolutivo como no lo ha sido nunca en la Liga. Jugaron los blaugrana de manera muy responsable por la necesidad de la victoria después de la derrota en París. La hinchada pasó una noche agradable en vigilias del clásico en Madrid. Hasta Pedro mejoró actuaciones anteriores y decreció la preocupación por la pubalgia de Busquets después de ver que Mascherano juega estupendamente como volante central, el 5 clásico en Argentina.

Ahora mismo, y después de dar por descontado que volverá Mathieu, no se sabe si Luis Enrique encajará a Xavi en el once de Chamartín. La noche se puso tan estupenda que dio para todo tipo de cábalas. La cháchara solo se paraba cuando tomaba el balón Messi. Hubo una jugada en que tiró un caño para después regatear de izquierda a derecha a tres rivales en el área y rematar al exterior de la red. Igual de intervencionista estaba Neymar, como si compitieran para que no les cambiara Luis Enrique. Y el técnico les sustituyó a ambos, primero al 11 y después al 10, que por vez primera no completó un partido, una medida que pareció consensuada después de la dichosa escena con el Eibar.

El 10 fue sustituido por primera vez en este curso, una medida que pareció consensuada

El encuentro decayó y costó llegar al final, más que nada porque la primera hora había sido interesante y completa para el Barça. Aunque discontinuo, el equipo mezcló bien los ritmos y las transiciones resultaron entretenidas, suficientes para mantener a raya al Ajax. La rueda de cambios dejó el choque a pies de chicos tan jóvenes que en el Camp Nou daba la sensación de jugarse la UEFA Youth League y no la Champions. El mejor terreno para el Ajax. La productividad de la escuela ajaccied es infinita y El Ghazi puso el 2-1. Ausentes Neymar y Messi, el Camp Nou se puso nervioso con los críos de Frank de Boer. Al Barça le espera el Madrid y administró esfuerzos antes de tiempo Luis Enrique.

A los muchachos que llegaron del Miniestadi les dolió que se cuestionara su presencia en el Camp Nou y acabaron por disipar las dudas después de una excelente contra montada por Rafinha y Munir y rematada por el certero Sandro. Ninguno será titular seguramente en el Bernabéu. La afición espera que la Agencia Tributaria no se pronuncie todavía sobre las cuentas de Messi y el juez Pablo Ruz no resuelva aún sobre el fichaje de Neymar. Otra cosa será comprobar qué efecto tendrá Luis Suárez sobre la feliz pareja que hoy forman Neymar y Messi. Un dúo no es lo mismo que un trío, y bien que lo saben en Chamartín.

Más información