FÚTBOL | FC BARCELONA

Laporta y su junta deben avalar

Un juez condena a ocho exdirectivos del Barça a provisionar 23,2 millones por las pérdidas de 2003

Joan Laporta.
Joan Laporta.EFE

Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona, y siete de los directivos que le acompañaron en su mandato —Alfons Godall, Joan Boix, Rafael Yuste, Jaume Ferrer, Albert Perrín, Alfons Castro y Josep Cubells— deberán avalar 23.240.810 euros, 2,9 millones de euros cada uno, ante la Liga de Fútbol Profesional (LFP). El juez Antonio Nuno de la Rosa solicitó ayer la ejecución de la sentencia, ante la que no cabe recurso, y que fue dictada en su día por el Tribunal Supremo.

El caso podría verse afectado por el veredicto de la acción de responsabilidad

La cantidad a avalar por los exdirectivos corresponde al 15% del presupuesto que el Barcelona aprobó para la temporada 2006-2007 y que, de acuerdo con la sentencia, debía haber sido satisfecho por la directiva a tenor de las pérdidas acumuladas al final de su primer mandato, que en este caso, convalida ocho días al frente del Barcelona por todo un año fiscal. La situación arranca cuando un juez ordenó a la junta de Laporta convocar elecciones en el verano del 2006 porque entendía que los ocho días que la directiva estuvo en el tramo final de junio de 2003 contabilizaban como un año de mandato, según los estatutos.

Atendiendo a la sentencia de ayer, cada implicado deberá presentar el aval personalizado de 2,9 millones, a expensas de la resolución de la sentencia de la acción de responsabilidad civil, que está a la espera de sentencia. En el supuesto de que el juez falle a favor de los exdirectivos, no se ejecutaría el aval que ahora deben presentar Laporta y sus directivos y que no presentaron en su día por considerar que las pérdidas correspondían al mandato anterior de Joan Gaspart.

La LFP exoneró en su día al expresidente y a su consejo de presentar el aval, pero el Supremo entiende que la Liga no puede tener la última palabra, ya que la presentación de avales en clubes deportivos profesionales, según la Ley del Deporte, es un “deber legal” que debe y puede ser exigido por los tribunales. Las pérdidas acumuladas en su momento ascendían a 63,8 millones de euros de los que deberían responder por algo más de 23,2. Es decir, por el 15% del presupuesto.

Para varios de los directivos implicados, que no tienen margen de maniobra ya que la sentencia no permite recurso alguno, el dictamen judicial supone la “ruina personal más absoluta”, según admitió uno de los sentenciados.

Guardiola, siendo entrenador del Barcelona, rompió una lanza en favor de los que habían sido directivos del club cuando él accedió al cargo y manifestó públicamente que consideraba injusta la reclamación del socio Vicenç Pla. “No me parece bien lo que están pasando”, dijo en su día el entonces entrenador del Barça. Una parte del barcelonismo sospechó siempre que detrás de la figura de Pla, se encuentran personas vinculadas al expresidente Sandro Rosell. En ese sentido se manifestó Joan Laporta, que lo denunció abiertamente: “Hay una relación muy estrecha entre Pla y la actual directiva, sus estrategias coinciden”, aseguró.

“Es innecesaria toda esta situación. Si se nos imputan estas pérdidas por esos ocho días habría otras personas en aquella junta directiva que deberían estar señaladas y no han sido salpicadas. Este aval es extemporáneo e innecesario”, dijo el expresidente en su momento, que añadió: “No queremos ni perdón ni clemencia, sólo justicia”. Ayer, el juez dictó la suya y le condenó, junto a siete de los que fueron sus directivos, a personar avales individuales por valor de 2,9 millones de euros antes de dos meses. “Es el precio de 14 títulos”, lamentó uno de los afectados, visiblemente emocionado al ser consciente de que deberá poner sobre la mesa del juzgado casi todo su patrimonio.

Pla siempre aseguró que lo hizo para “favorecer al Barça”. Al tener noticia de la sentencia, declaró estar a expensas de saber que pensaban sus abogados.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50