Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Con Simeone vuelve la guerra personificada”

Emery prepara un Sevilla copia del campeón para la batalla del Calderón: intensidad, pelea y estrategia contra el Atlético

Emery da instrucciones en la banda del Sánchez Pizjuán. Ampliar foto
Emery da instrucciones en la banda del Sánchez Pizjuán. REUTERS

“Alma”. Así reza una pancarta que preside el vestuario del Sevilla. Una táctica más de Unai Emery para motivar a un equipo que va en cohete. Cuatro triunfos y un empate en Liga y un triunfo en la Liga Europa son los números del conjunto andaluz, que se prepara para su primer partido importante de la temporada, la siempre difícil visita al Vicente Calderón. Vuelve Simeone al banquillo y Emery tuvo palabras para analizar el regreso del argentino. “Con Simeone regresa la guerra escenificada. Es un entrenador que compite antes, durante y después de los partidos. A mí me ha tocado vivirlo, aunque no quiero entrar en detalles”, concluyó Emery, a quien se le notó algo picado en su comparecencia con el propio Simeone y el Atlético de Madrid.

El vasco ha trabajado con especial mimo el partido en el Manzanares. “Ellos llevan a la máxima que el fútbol es de hombres”, manifiesta Emery, quien tiene lista a toda su artillería para la batalla. En el fondo, el técnico admira al Atlético. Tanto, que su equipo es, con algunos matices, una copia del actual campeón de Liga y subcampeón de la Liga de Campeones. El Sevilla, especialmente este año tras la marcha de Rakitic, ha cambiado el toque por el músculo y, además, se asienta en la intensidad y la estrategia como valores importantes de su juego.

Emery prepara un Sevilla en el Calderón con un centro del campo demoledor: Krychowiak (1,86 metros de altura), Iborra (1,95) y M'Bia (1,90). Los tres estarán ante el Atlético en un modelo de equipo de un perfil más defensivo que el habitual. “Nosotros también queremos jugar como hombres”, aclara Emery, intenso en la banda, inquieto y hablador, como Simeone.

Emery prepara un centro del campo muy intenso con M'Bia, Iborra y Krychowiak  para detener al Atlético

También se parece el Sevilla al Atlético en su demoledor juego de estrategia. “Son bárbaros a balón parado”, admite el entrenador. Su equipo, también. Ahí están los datos para corroborarlo. De los 11 goles anotados por el Sevilla está temporada tanto en la Liga como en la Liga Europa, casi la mitad, cinco, han sido producto de la estrategia: uno ante el Espanyol (0-2) de Iborra. Un penalti a Krychowiak que acabó en el 1-0 ante el Getafe. Los dos goles frente al Feyenoord (Krychowiak y M’Bia) y otro del propio M’Bia frente al Córdoba (el 0-2). Denis Suárez y Deulofeu fueron los pasadores en estos tantos, fundamentales también en el desarrollo de la estrategia.

Asentado en estos pilares, el Sevilla crece desde la defensa. Tan solo ha encajado tres goles (uno ante el Valencia, otro frente al Espanyol y uno con el Córdoba) y es el tercer equipo menos goleado de la Liga junto a Barcelona (0) y Valencia (2). Además, su magnífico trabajo en el juego defensivo, que se plasma en el enorme sacrificio de jugadores como Aleix Vidal, Bacca y Vitolo en la presión en campo contrario, se ha reflejado en que en los cinco encuentros de Liga disputados solo ha recibido ocho remates a puerta (solo el Barcelona, con cinco, lo mejora).

En este camino por hacerse competitivo, resulta curioso que haya utilizado a tres porteros en este inicio por las lesiones de Beto y Barbosa, con un papel importante de Sergio Rico, guardameta del filial. Beto, no obstante, está recuperado será titular en el Calderón, escenario en el que debutó con la camiseta del Sevilla el 31 de enero de 2013. De obtener un solo punto, el Sevilla lograría el mejor arranque liguero de toda su historia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información