Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Regreso al pasado

Moyá recupera el puesto y Simeone, sin Mandzukic, apuesta por un ataque más veloz.

Jugadores del Atlético en el entrenamiento del viernes Ampliar foto
Jugadores del Atlético en el entrenamiento del viernes EFE

Desde que se inició el curso, Diego Pablo Simeone insiste en la reconstrucción ofensiva de un equipo que ya no cuenta con la poderosa verticalidad de Diego Costa en las conducciones. La tarea del técnico se ha centrado en estos dos meses de trabajo en intentar adecuar un engranaje ofensivo que explote al máximo las mejores virtudes de Mario Mandzukic.

La fractura nasal que el delantero croata sufrió en Atenas ha paralizado por el momento ese plan. Sin Mandzukic, el Atlético puede parecerse más en ataque al conjunto de la temporada pasada. Simeone anunció ayer que hoy jugarán Griezmann y Raúl Jiménez para recibir al Celta (20.00, C+ Liga y Gol T). Del delantero mexicano, al que ya concedió la titularidad en el último derbi ganado al Madrid en el Bernabéu, Simeone dice que, “sin serlo, es el jugador más parecido a Diego Costa”.

En Chamartín, a Raúl Jiménez se le apreció superado por la altura del encuentro cuando le tocó estirar al equipo. Se enredó con el balón en los pies en algunas contras que pudo lanzar. Simeone le tiene fe y en los partidos que disputó en la pretemporada se le apareció como una buena solución para darle rapidez y verticalidad al juego de ataque. Griezmann también le puede aportar esa velocidad en el contragolpe que definió al campeón de Liga.

La derrota en Atenas dejó una lectura en el técnico en la que apunta claramente al equilibrio entre el ataque y la defensa. “Cuando uno pierde, normalmente no juega bien; normalmente juega mal. Por eso se pierde. El otro día nosotros tuvimos ataques importantes, pero jugar bien es otra cosa. Pareció que jugamos bien, pero para mí jugamos mal”, explicó el técnico. Pareció muy centrado Simeone en explicar qué es jugar bien para él y para su idea de juego en el Atlético. “Lo más complicado en el fútbol es defender atacando. Cuando un equipo está fuerte, tiene esa función o esa posibilidad que te permita atacar con la pelota, tener situaciones de gol y continuar siendo un bloque desde lo defensivo atacando, porque cuantos más metros tienes para atrás es más difícil defender”, abundó.

La vista fallida a Atenas también dejó el ruido de la decisión de alinear a Oblak en vez de a Moyá, que había sido decisivo en la conquista de la Supercopa y en la victoria liguera ante el Madrid. En el aire está si al revés, con Oblak bajo palos desde el inicio y con actuaciones solventes como las de Moyá, también le hubiera concedido a este último el premio de jugar la Liga de Campeones por su trabajo en los entrenamientos.

Simeone confirmó ayer que hoy jugará Moyá, pero sigue sin desvelar si habrá alternancia cuando llegue la competición europea. Excompañeros de Moyá hablan de un portero de “nivel de selección”, pero al que minarle la confianza puede hacerle disminuir su rendimiento.

“Nosotros tenemos confianza en los dos porteros. Me pasó una vez ante el Almería que puse a Aranzubía y salió un mal partido, ustedes consideraron que no hizo el partido que esperaban y las culpas fueron para mí. No les puedo decir si seguirá habiendo cambios o no. Actuaré en consecuencia de lo que yo sienta”, volvió a insistir el técnico.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información