Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un clásico a la sombra de los Gasol

España se juega pasar a semifinales con Francia, a la que siempre ganó con Pau en la cancha

Pau y Marc Gasol en el partido ante Francia de la fase de grupos. Ampliar foto
Pau y Marc Gasol en el partido ante Francia de la fase de grupos. AFP

Los hermanos Gasol, la exuberancia del juego del equipo español y las ausencias de Tony Parker, Ajinça y De Colo prefiguran un España-Francia muy decantado camino de las semifinales del Mundial. La escuadra de Juan Antonio Orenga todavía no se ha encontrado con un rival que le haya inquietado de veras en su carta de navegación hacia su final soñada ante Estados Unidos. Francia, gracias a su victoria en los octavos de final ante Croacia, se ha ganado el privilegio de contar con una segunda oportunidad. Salió muy malparada de la primera, en la fase de grupos en Granada, donde España la derrotó por 88-64.

Las tres victorias de Francia sobre España en la última década (Serbia 2005, Turquía 2010 y Eslovenia 2013) tienen un común denominador: la ausencia de Pau Gasol. “Es nuestro problema número uno”, reconoce Vincent Collet, el seleccionador francés. “Es un jugador que anota y distribuye. Es muy complicado pararle y de ahí que, con él en cancha, nunca hayamos podido con España”. Pietrus, el ala-pívot, va más allá en su apreciación de la próxima cita: “El equipo español sin Pau Gasol es un buen equipo, pero no es lo mismo. Les aporta mucho en el campo por la serenidad que desprende. Es un jugador excepcional. Jugar frente a un Gasol es difícil, pero hacerlo ante dos es aún más complicado”.

Luchar con un Gasol es difícil; hacerlo contra dos es muy complicado”, dice el técnico galo

Los dos Gasol tendrán una motivación adicional. Marc abandonó la concentración del equipo en Madrid durante unas horas para estar presente en el nacimiento de su hija, Julia. El seleccionador, Juan Antonio Orenga, afirmó que iba a regresar a la concentración lo antes posible y añadió que Pau estará en disposición de jugar el partido a pesar de unas molestias en un aductor: “Nos jugamos mucho y la ilusión de todos es tremenda. Estos partidos, ni cojo ni manco te los quieres perder”.

Las ausencias de Parker, Ajinça y De Colo y la presencia de Pau Gasol, Ibaka, Felipe Reyes y Navarro, ausentes en Eslovenia hace un año, han cambiado de manera radical la relación de fuerzas. “Sabemos que las condiciones son muy diferentes, pero somos campeones de Europa e intentaremos defender ese honor”, resume Batum. Todo cambió en aquel septiembre de 2013 para la selección francesa, plagada de magníficos jugadores, con un puñado de ellos triunfando en la NBA, pero que repetidamente se había estrellado, y casi siempre contra España: cuartos del Europeo de 2009, final del de 2011 y cuartos de final de los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres.

Fuente: FIBA y elaboración propia. ampliar foto
Fuente: FIBA y elaboración propia.

Llull ya manifestó que él y sus compañeros prevén un partido con mucha intensidad física y Pietrus así lo ratificó refiriéndose a la manera en que Francia intentará parar a los Gasol: “Como a todos los jugadores de talento, no les gusta demasiado el juego físico. Otra cosa será cuando salga Ibaka”. Orenga contestó a la dureza defensiva a la que probablemente recurrirá Francia. “Corren dos riesgos, que se queden sin jugadores o que les piten antideportivas si cortan nuestros contraataques de manera muy clara. Estamos preparados para jugar de todas las maneras posibles, por dentro, por fuera, rápido, más controlado, con dureza o sin ella”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información