Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duane, reina de Europa en 200 espalda

La nadadora española irrumpe desde la última posición para imponerse en la final con 2m 9,37s

Da Rocha, durante los europeos. Ampliar foto
Da Rocha, durante los europeos. AFP

La nadadora española Duane da Rocha es la nueva campeona de Europa de 200 espalda. Su consagración ha sido tardía. A los 26 años, edad a la que muchos nadadores abandonan las piscinas, este talento puro consiguió expresarse por completo. Fue en una final con suspense. Pasó octava por el parcial de 100 metros, en la última posición, y recuperó en el regreso. Lo hizo con una exhibición de categoría. Sin descomponer el estilo. Como si nadara con calma. Volteó la tercera en el 150 y se lanzó a por la última pared sin perder el ritmo. Tocó en 2m 9,37s. Por delante de todas. La siguieron la británica Elizabeth Simmonds (2m 9,66s), la rusa Daria Ustinova (2m 9,79s) y la alemana Lisa Graf, que perdió el podio (2m 10,64s). La otra española en la final, Melani Costa Schmid, acabó sexta. Logró una marca de 2m 11s.

Duane se ha colgado el primer oro que logra España en estos Campeonatos de Europa de Natación, celebrados en Berlín. No fue una sorpresa. Ayer, en las semifinales, batió el récord nacional de 200 espalda, en poder de Nina Zhivanevskaya desde el 4 de julio de 2002. Zhivanevskaya hizo 2m 9,53s. Duane le recortó 40 centésimas (2m 9,13s). Nadó las semifinales más rápido que la final. Y aun así pudo ser campeona. El dato revela el pobre nivel de una competición en la que faltan las mejores. Duane se limitó a actualizar una especialidad que en España se quedó congelada en el tiempo. El año pasado, con su crono de la final de hoy habría quedado en el puesto 18 del ránking mundial. La primera, la estadounidense Missy Franklin, de 18 años, ganó el oro mundial en Barcelona con 2m 4,76s. Cuatro segundos más veloz. En 200 metros, una eternidad.

Las medallas de España

Duane da Rocha. Oro. 200 espalda

Mireia Belmonte. Plata en 400m y bronce en 5km en aguas abiertas.

Sincronizada. Plata en solo y combo; bronce en dúo, y equipo rutina libre.

Ya en 2005, Paul Wildeboer, el responsable técnico de la psicina de la Blume, señalaba el talento extraordinario de la morena a su cargo. Entonces Duane tenía 17 años, la habían descubierto en una piscinita en Mijas, el pueblo en el que se crió, y todos los entrenadores que la conocían coincidían en que se trataba de uno de los mayores hallazgos de la natación española en la última década. No había noticias de Mireia Belmonte todavía. Ni de Rafa Muñoz. Solo de Duane, cuya mayor virtud era la capacidad de deslizamiento, la flotabilidad. Se movía sobre la superficie como una tabla de surf. Sin esfuerzo.

La final de Berlín ofreció un muestrario de todo aquello que la distingue. Hace falta tener mucha clase para mantener el torso equilibrado, siempre hacia arriba, siempre flotando, cuando los brazos y las piernas comienzan a acalambrarse. Ahí es donde Duane resultó decisiva. Insuperable para sus adversarias. En los últomos 50 metros. Un detalle sirve de ejemplo. La checa Simona Baumtrova pasó por el último giro en primera posición y terminó quinta. Baumtrova, con su poderosa musculatura, debió hacer 45 brazadas para salvar ese último largo, patinando como una rueda en el barro, y hundiéndose, presa de la rigidez. Duane, más elástica, más técnica, solo necesitó 38 brazadas. Pura eficacia en el arte de coger agua y avanzar más con menos esfuerzo.

Solo Duane puede responder la gran pregunta. ¿Por qué nunca consiguió nada importante en una gran competición? ¿Por qué es precisamente ahora, cuando su condición física declina por la edad, cuando se ha consagrado como la número uno de Europa? Los expertos señalan que debió hacer estas marcas hace años si se hubiera preparado más a conciencia. Pero hay algo de diletante en Duane. Algo de nadadora aficionada. De rebelde. De insurgente.

En los Juegos de Londres, en donde no consiguió nadar ninguna final, Duane fue una de las más vehementes integrantes del equipo nacional a la hora de enfrentarse a los modos tiránicos del entonces director técnico Luis Villanueva. Meses antes, el 6 de diciembre de 2012, había colgado un tuit muy expresivo: "Esto solo pasa en España!! Premio nacional del deporte... Cristiano Ronaldo?? #WTF Indignante ser deportista española". Lo acompañó con una foto de la Reina Sofía saludando al goleador del Madrid durante un acto.

Duane se convirtió en una veterana sin darse cuenta. Tal vez, sin darse cuenta, se le pasaron los mejores años en la vida biológica de un nadador. Hace poco abandonó el club Canoe de Madrid y el entorno más próximo a los centros de alto rendimiento de la federación. Regresó a Málaga, al club donde se formó, el CN Mijas. Allí se puso a las órdenes del entrenador Xavi Cassademont. Y, cuando todo parecía adquirir un tono crepuscular, sacó el talento que llevaba dentro. Hoy es la reina de Europa.

Más información